Portada » Columnistas » ¿Tradición o maldición?

¿Tradición o maldición?

Por Malena Ramos , 23 mayo, 2021

Ayer se celebró en el Ahoy Arena de Róterdam (Países Bajos) la sexagésima quinta edición del festival de Eurovisión, tras un año sin poder festejarlo debido a la pandemia provocada por el covid-19.

La gala fue de todo menos aburrida, y acabó con la victoria del grupo italiano Maneskin, que contó con 524 puntos (318 de ellos otorgados por el público). Cerrando la lista, se encontraban España (6), Alemania (3) y Reino Unido (0).

La mayoría de los españoles sabían que Blas Cantó (representante español 2021) acabaría en un puesto bastante bajo, ya nos hemos acostumbrado. Llevamos desde 2014 sin posicionarnos en el “top 10” de las mejores actuaciones de la noche. ¿Es verdad que se ha convertido en toda una tradición o en realidad es que hay algo maldito?

Muchas personas piensan que hay una “fórmula” para poder ganar este festival. Llevar una canción que sea pegadiza, y a poder ser, marchosa, así es más fácil de recordar.

Siguiendo estas pautas, Miki Núñez, representante español de Eurovisión 2019, cantó una canción que cumplía con todas estas características, y quedó en vigésimo segundo lugar. ¿Entonces, a qué se debe el fracaso de las votaciones?

Mucha gente cree que en Eurovisión las votaciones se realizan dependiendo de las relaciones políticas de cada país respecto con los otros. Este año, España no ha recibido ni un punto de sus vecinos Portugal y Francia.

Creo que hay que darles más importancia a las actuaciones de cada país y realizar las votaciones en función de si ha gustado o no, independientemente de las relaciones personales y políticas de los países, y también probar con canciones que transmitan buen rollo y marcha a los espectadores.

En esta vida los retos a los que te enfrentas dependen, a veces, del factor suerte y no del trabajo realizado. Dicen que con esfuerzo conseguirás lo que te propongas, pero no siempre es así porque el azar también cuenta y a la vista está. Blas ha hecho un gran esfuerzo, poniéndole muchas ganas y trabajando un montón, pero no ha podido ser. En esta ocasión la suerte no ha estado de su lado, no le ha permitido ganar ni posicionarse en un buen lugar.

Deje un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.