Portada » Cultura » La Telaraña: la emblemática librería valenciana de Julia de la Rúa

La Telaraña: la emblemática librería valenciana de Julia de la Rúa

Por José Antonio Olmedo López-Amor , 20 febrero, 2021

Anteriormente ubicada en el Paseo de las Facultades, la librería La Bella Araña se encuentra hoy en la calle Alta, número 38: el corazón del Barrio del Carmen en Valencia. Esta librería, rebautizada como La Telaraña, se ha distinguido siempre por su carácter abierto y multidisciplinar, rasgos que comparte con su alma mater, Julia de la Rúa. Versátil artista e intelectual, De la Rúa ha convertido a La Telaraña en un espacio que acoge a la expresión artística en su manifestación más plural. Constantes exposiciones pictóricas, recitales o presentaciones de libros son solo una parte de su amplia propuesta cultural.

Julia de la Rúa

Hoy, Araña Editorial y la librería La Telaraña comparten sede en un proyecto internacional ya consolidado que demuestra su fortaleza en estos tiempos difíciles de pandemia. Nacida en 2005, esta editorial, fundada también por Julia de la Rúa, publica libros de muy diversas temáticas y lo hace con rigor y gusto por la edición. La unión de ambos proyectos en el espacio retroalimenta la idea de apoyo mutuo como herramienta para el enriquecimiento y el progreso, algo que la propia De la Rúa manifestó con motivo de la inauguración de su librería:

«Un sueño largamente buscado se hizo realidad en unos tiempos en los que crear una librería es casi utópico. Agradezco a la vida que yo haya tenido el privilegio de poder dar un paso más en mi trayectoria de lucha continua a favor del las artes y la cultura. La puerta ya está abierta. Quiero agradecer a los amigos que acudieron a participar en la inauguración con su entrega, alegría, libertad y amor. También a los que no pudieron llegar, a los lejanos que habitan otros países, a los futuros escritores de Araña Editorial por querer compartir sus experiencias literarias en una editorial como la nuestra, a mi familia por seguir apoyándome es esta locura imparable de querer compartir la belleza de la vida, a todos los que en silencio nos siguen…
Lo más notable del encuentro es que nos dimos cita jóvenes, mayores y niños todos en armonía. Nada me hace más feliz que ver a los jóvenes como agradecen tener un lugar de encuentro y a los escritores y artistas participar sin divismo y comunicando entre todos su saber estar agradecidos lo que hacen. Ahora queda el camino. Seguro que entre todos seremos capaces de alegrar mucho nuestro entorno cotidiano para que llegue a lo más profundo de todas las sociedades del mundo». (http://aranyaeditorial.com/).

 

Verdadera humanista con vocación solidaria, De la Rúa ha contribuido —y lo sigue haciendo— a crear una sociedad más justa y a tejer un telar cultural en el que los valores son la verdadera base de una aspiración estética ligada siempre a la reflexión. Para llevar a cabo esta tarea, De la Rúa ha debido sortear numerosos obstáculos, entre ellos, la permitida competencia desleal entre grandes plataformas como Amazon y las pequeñas librerías, pero también, y la no tan conocida, entre los propios libreros y entre estos y algunos medios de comunicación. Por desgracia, nadie ni nada con perfil público está a salvo de ser objetivo de intereses espurios, pero hay que seguir, y el proyecto que defiende De la Rúa es digno de divulgar y defenderse:

«Araña Editorial nace de la necesidad imperiosa de canalizar una serie de inquietudes y actividades artísticas. El mundo mediático actual se somete a reglas que en la mayoría de las ocasiones desatiende lo más importante: los autores que crean Arte. Araña Editorial pretende con su independencia recuperar y dar prioridad a personas con los valores y sentimientos que ellas mismas nos legan. Poesía, literatura, pintura, diseño, filosofía, música serán los caminos para dar la oportunidad a la humanidad del resurgir verdadero, de la mano de todos aquellos que se sientan vivos sin artilugios que deterioren la belleza tan necesaria en nuestro mundo». (http://aranyaeditorial.com/conocenos/).

Es de celebrar que librerías como La Telaraña sigan en activo y transmitiendo a la sociedad un mensaje tan positivo como esperanzador. La defensa de las Humanidades y del arte en general es más necesaria que nunca en un contexto social actual tan propenso a la soledad y el ensimismamiento.

Deje un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.