Portada » Columnistas » A levante y a poniente » La educación y la obsesión por lo mínimo

La educación y la obsesión por lo mínimo

Por José María García Linares , 13 marzo, 2014

Te lo advierto, lector, este tema me aburre enormemente. Me desalienta, me cansa y me produce un cierto tipo de calambre que sólo logro suavizar comiéndome media tableta de chocolate. Intento, por ello, hablar lo menos posible, porque al final tú te vas a otra página web y yo me tengo que quedar quemando esas calorías tan molestas y tan insistentes. Hablar de educación en España es casi un sinsentido. Todo el mundo sabe, toda la sociedad opina pero somos los menos quienes lidiamos entre cuatro paredes cochambrosas con una veintena (o dos, según el centro) de infantes desaforados. Expertos (¡?), ministros, empresarios o magos, lo mismo da, cada uno con su teoría y con la fórmula mágica para sacarnos a todos del atolladero. Cuanto más moderna sea esa solución, mucho mejor. Te aseguras conferencias, jornadas, libros, debates en televisión…, pero todos limpitos, bien peinados, frescos como lechugas, sin un atisbo de tiza en las manos, en la chaqueta o en el alma. En doce años que llevo en la enseñanza, ninguna autoridad competente o incompetente me ha preguntado, de manera seria y comprometida, no con papeleo justificativo que nadie lee después, qué haría yo para poner remedio a los problemas.

Y claro, lector antilomceano, acabas con la lengua fuera intentando hacerte oír ante un auditorio que no está interesado en escuchar nada de lo que tengas que aportar. El discurso dominante nos aplastó hace décadas y desde entonces nuestra profesión y nuestra dignidad viven con respiración asistida. Una reforma tras otra han llenado nuestras vidas y nuestro quehacer diario de un galimatías teórico incomprensible por estúpido e inaplicable por imposible o imposible por impracticable o qué sé yo, lector antipedagógico, harto como estoy de la gilipollez y del raquitismo intelectual de todos estos que inventan sus teorías en sus despachos y que les da exactamente igual si, al cabo de los años, los alumnos acaban sabiendo más, sabiendo menos o no sabiendo nada.

Hoy he tenido que ir a mi centro educativo habiendo leído un artículo en el que se sostenía que no nos hemos dado cuenta profesores y padres de que el objetivo de nuestro sistema educativo es lograr que los jóvenes “alcancen unos mínimos conocimientos, actitudes, competencias y valores que les faciliten el ejercicio de su libertad, y para contribuir a limar las desigualdades sociales ligadas al origen social”. El artículo no tiene desperdicio, aunque lo que más me irrita es esa obsesión por el reinado de lo mínimo, de lo básico, de lo simple. ¿Para qué enseñar cuestiones complejas? ¿Para qué profundizar en el conocimiento? Y todo esto, en nombre de esa supuesta libertad e igualdad social.

Voy a intentar ser lo más simple, lo más competencialmente básico para exponer mis ideas. Espero que los expertos no se ofendan si comprueban que soy capaz de rebatir sus argumentaciones (lo soy porque he estudiado durante muchos años, y sigo estudiando hoy en día). Los jóvenes españoles no tienen culpa del estrato social en el que nacen. Los hay que vienen al mundo en el seno de una familia acomodada y, seguramente, llegarán en el futuro a disfrutar de todo tipo de oportunidades. También los que ven la luz en mitad de la pobreza, la incultura o la violencia, y sus opciones, lógicamente, se verán severamente reducidas. Un sistema educativo de calidad debe ofrecer lo mejor a todos los estudiantes. Que tanto los de un lado como los del otro (ninguno ha hecho nada para estar en cada extremo) puedan acceder a lo mejor, puedan disfrutar de las mismas oportunidades. ¿Qué los más desfavorecidos lo tienen difícil? Evidentemente. Vamos a invertir todos los millones en ellos, vamos a procurar que no les falte de nada, que no se ausenten de clase, que tengan ayudas para las asignaturas que no consigan superar, que no tengan que comprar material alguno si en su casa no hay ni para mortadela. Pero no los engañemos, no los estafemos.

Sin embargo, en nombre de la igualdad (del igualitarismo ramplón, mejor), rebajamos el nivel de exigencia para que no haya descompensación y así parezca que nuestro sistema es equitativo. Un alumno que ha nacido en un entorno acomodado no debería renunciar al esfuerzo, al espíritu de superación, a la competencia máxima. Si puede optar a la excelencia, ¿por qué renunciar a ella? Hoy, desde los medios de comunicación, desde las tertulias o desde las inspecciones educativas se busca obsesivamente la simplificación, el reduccionismo, el no destaques que no es bueno… Es la dictadura de la mediocridad, de la medianía. Si llegas arriba, que sea peloteando y haciendo favores, no porque valgas (uf, el verbo valer…).

Un sistema fundamentado en lo básico nunca puede garantizar la libertad, al menos la del futuro trabajador. La del empresario sí, porque tendrá plena libertad para despedir y contratar, puesto que la especialización será cada vez menor, y no olvidemos que eso es necesario en un marco de precariedad laboral. Mientras la incultura, la ignorancia, el analfabetismo y la pasividad se van haciendo con las aulas del sistema público, la concertada y la privada formarán a los mejores, pero no porque sean excluyentes ni nada de eso, sino porque la educación pública ha optado por la reducción y el desconocimiento. Y esto no es un efecto de la LOMCE. Viene desde la implantación de la LOGSE. Cuando se grita en las calles contra la ley Wert, ¿contra qué se lucha o favor de qué se lucha? ¿Por una educación de calidad o contra una ley del PP? Lo digo porque los malos resultados que hoy tenemos no los ha provocado la ley del ministro. ¿Por qué no se protestó antes? Cosas que pasan, ¿verdad? ¿Saben los que gritan que la LOGSE es de Rubalcaba?

Por todo esto, lector comprensivo y generoso, me canso. Yo quiero que mis alumnos puedan alcanzar esa utópica libertad desde la filosofía, la literatura, la música, la historia, el arte, las matemáticas, la física, el latín, la informática… no desde una fichita con contenidos mínimos y competencias básicas que, como mucho, pretenden que los chicos y las chicas puedan medio escribir y medio leer y que los mal-preparan (o bien-preparen, según se vea) para ganar seiscientos o quinientos euros en un trabajo de mierda. No soy experto, como verás. Sí que soy un poco brujo, y además de los buenos. No tengo que leer cartas ni líneas de las manos. Sólo con ver a cada vez más alumnos puedo intuir cómo serán sus vidas, y no me gusta. Los veo parados, explotados, manipulados y manejados por los poderes políticos. Y veo también a los dirigentes bebiendo champán y mascando jamón de bellota hartos de reírse y ciegos de éxito.

11 Respuestas a La educación y la obsesión por lo mínimo

Deje un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.