Portada » Columnistas » El aquelarre de Trump

El aquelarre de Trump

Por José Luis Muñoz , 7 enero, 2021

Conociendo al personaje, no debería extrañarnos el regalo de Reyes Magos que dejó el presidente saliente de Estados Unidos arengando a asaltar el Capitolio a sus huestes venidas desde todos los confines de ese enorme país para asistir a su mitin incendiario. Cumplió Donald Trump su palabra de que no iba a dejar el poder tranquilamente. Podía intuirse de la actitud del máximo mandatario del país más poderoso del mundo que ni se rendía ni reconocía su derrota, y vislumbraba yo un escenario en el que el cuerpo de marines o los encarnizados seal tendrían que sacarlo a rastras de la Casa Blanca para que entrara Joe Biden. Me equivoqué de secuencia y el ególatra y narcisista presidente de los Estados Unidos optó por animar a los suyos a ese asalto estrafalario con aroma a 23 F hispano (Tejero entró con su ejército de Pancho Villa a tiro limpio y bajo tricornio) y tachando de traidor hasta a su vicepresidente por revalidar la incuestionable victoria de Joe Biden en unas elecciones que no ha ganado el demócrata sino el antitrumpismo.

Vayamos por partes. El aquelarre, aunque los tipos que invadieron el Capitolio fueran disfrazados de Búfalo Bill, Sitting Bull, bisonte de las praderas o Correcaminos (al estadounidense medio le resbala la vergüenza ajena), y unos cuantos, por cierto, con uniformes paramilitares, chalecos antibalas, casco y armas largas, se saldó, que se sepa, con cuatro muertos pese a la tibieza en la respuesta de la escasa policía que mal custodiaba el lugar y se vio claramente desbordada. Muchos nos preguntamos, al ver las esperpénticas escenas, cuál sería el balance de muertos si los asaltantes hubieran sido negros o latinos, y probablemente hablaríamos de una masacre a gran escala. En lo que pudimos ver por televisión advertimos el guante de seda en la respuesta policial y de la Guardia Nacional, que llegó pasadas cuatro horas, si lo comparamos con la reacción de las fuerzas antidisturbios a las protestas por el comportamiento racista de la policía en los últimos años (por cierto, el asesino de George Floyd, ese villano uniformado que lo estranguló en directo durante ocho largos minutos, ya está en la calle tras pagar la fianza y veremos sí es condenado en el juicio o sale de rositas como es habitual en estos casos). Durante más de tres horas esos tipos estrafalarios, que entraron por las ventanas (que rompieron con un escudo policial), camparon a sus anchas por los pasillos y salas del Capitolio, berrearon a gusto enarbolando hasta una bandera de Jesús junto a las de Donald Trump, las de las barras y estrellas y alguna confederada, se hicieron selfies en la mesa del despacho de la odiosa Nancy Pelosi y pusieron en fuga a los congresistas que debían validar la victoria de Joe Biden en lo que era la culminación de un larguísimo proceso que dura una eternidad (en España a las tres horas ya se sabe quién ha ganado las elecciones) y pone en duda la eficacia del sistema electoral norteamericano.

Washington DC este día de Reyes del recién inaugurado 2021, que no empieza con buen pie, se disfrazó de república bananera, como las que exportó tradicionalmente durante muchos años la política exterior norteamericana, pero Donald Trump, aunque deje la Casa Blanca tras este fin de fiesta glorioso de su reinado, no se va a retirar a ingerir comida basura en sus infumables Torres Trump neoyorquinas sino que va a seguir dando guerra para volver a dar la batalla en 2024 porque tiene nada menos que 72 millones de votantes prendados de su carisma hortera que lo han votado, como los alemanes que votaron a Adolf Hitler, sabiendo qué clase de personaje era, precisamente por ello.

El caladero del trumpismo, si se analiza con detenimiento, puede producir efectos psicotrópicos diversos. Por un lado está esa América profunda, blanca, desencantada, libertaria en el sentido de insolidaria y de que quiere hacer lo que le dé la gana sin estar sometida al estado, empobrecida por la globalización y la deslocalización, harta de que el stablishment ponga el foco en las minorías (Me Too, colectivo LGTB, negros, latinos…) y no en ellos, para los que el magnate multimillonario de peluca rubia y tez porcina se ha convertido en su líder al prometerles que se va a ocupar de ellos y les va a restituir el empleo digno que perdieron en las sucesivas crisis económicas. Por otra parte está un amplio espectro latino, vergonzante de su origen, insolidario con los suyos, que se siente yanqui y cierra la puerta a los que llaman en ese muro que finalmente el magnate no pudo construir más que con sus bravatas. La poderosa Asociación Nacional del Rifle, que fue uno de sus máximos donantes, en un país que se jacta de tener 400 millones de armas de fuego en manos de civiles y nada hace por atajar las periódicas masacres que se producen en escuelas, institutos y universidades, también le apoya. El lobby judío que ha conseguido que Donald Trump reconozca Jerusalén como capital de Israel, no lo ve con malos ojos sino todo lo contrario. Y por último, y ahí me pierdo, un conglomerado de iglesias ultraconservadoras (ya saben que en Estados Unidos hay más iglesias que bares, y tanto rezar produce daños cerebrales irreparables), sobre todo evangelistas, que tienen al reconocido putero y showman televisivo como líder a pesar de no saber cómo coger una Biblia y no pisar una iglesia, porque les ha prometido, entre otras cosas, prohibir el aborto.

Desde el primer momento dije que Donald Trump sería mucho más letal para los norteamericanos que para el resto del mundo (salvo por su rechazo al cambio climático que afecta a todos), y así lo ha demostrado al propiciar desde el inicio de su campaña electoral y a lo largo de todo su mandato el enfrenamiento social reeditando el del Norte/Sur de la Guerra de Secesión, una fractura que aún sigue latente en los Estados Unidos a pesar de que el conflicto civil acabó hace 155 años. En política exterior han sido mucho más letales y agresivos todos sus predecesores, incluido Barack Obama, que el lenguaraz presidente de los Estados Unidos que amagaba conflictos bélicos con Irán, Venezuela y Corea del Norte y, a la hora de la verdad, se tragaba sus propias bravatas. La poderosísima industria armamentística norteamericana no puede estar muy satisfecha del reinado de Donald Trump que no le ha dado los beneficios exorbitantes que produce una buena guerra.

Hace tiempo que me cansa ese mantra, repetido hasta la saciedad en medios de comunicación y por un sinfín de periodistas, que ponen a Estados Unidos como modelo de democracia (su sistema electoral tiene enormes deficiencias y es aun menos proporcional y representativo que el español, por ejemplo) y habla de ese país como la democracia más antigua del planeta olvidándose de la griega. Un país que ha alentado desde siempre un montón de golpes militares sangrientos para derrocar gobiernos democráticos que no eran de su gusto, que ha invadido países cuando no ha podido derrocar a sus regímenes o ha impuesto bloqueos económicos sobre otros que han tenido consecuencias desastrosas para su población, no puede ser modelo de nada. Un país que no es capaz de juzgar a un presidente mentiroso (las armas de destrucción masiva) y criminal (los 400.000 muertos provocados por la guerra e invasión de Irak) que avalaba el uso de la tortura (Guantánamo, Abu Graib y otros muchos centros de torturas, incluidos buques fantasma y cárceles secretas) y facilitó que corporaciones civiles (Black Water) sobrevolaran como buitres carroñeros un país arrasado para hacer negocio de la destrucción, como el exdipsómano que leía los libros al revés George W. Bush y, en cambio, gastó tiempo, energías y dinero en el impeachment de otro presidente, Bill Clinton, por unas felaciones en el Despacho Oval, no es para mí un país serio ni solvente. Un país que asesina a sus propios presidentes (cuatro), que mantiene la discriminación racial en sus cuerpos policiales, que acepta como normal el uso de las armas de fuego y que un niño aprenda a disparar con ellas, y apoya mayoritariamente la aplicación de la pena de muerte que ningún mandatario osa cuestionar en su programa electoral, no puede dar lecciones a nadie.

Como Hitler, Mussolini o Franco, Trump no es un personaje venido de la nada sino que representa a una parte considerable e irreductible de la población norteamericana, esa América profunda ultraconservadora, inculta, que no lee otro libro que el Antiguo Testamento, que vive en pequeñas comunidades aisladas, que no cree en la política ni en el estado, heredera de los que forjaron ese enorme y diverso país a tiro de Colt y Winchester y se siente identificada con un tipo malhablado, maleducado y bravucón que, como ellos, utiliza un lenguaje tabernario y simplista. Así es que, aunque Joe Biden ocupe, por fin, la Casa Blanca (y no descartemos sorpresas de última hora), vamos a tener Donald Trump para rato porque representa a casi la mitad de ese inmenso y contradictorio país.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.