Portada » Columnistas » Chat de cantina

Chat de cantina

Por José Luis Muñoz , 5 diciembre, 2020

Vaya desde aquí mi apoyo al grueso de las Fuerzas Armadas que debe de sentir en sus uniformes vergüenza ajena por los escritos que un grupo de ex altos oficiales retirados ha dirigido al rey y los exabruptos vertidos en un chat privado que sonrojan a cualquiera.

Lo del chat tiene tufo a cantina cuartelaría y Machaquito.  Me retrotraen los exabruptos y las machadas de boquilla de esos militares indignos a mis meses de milicia en los que fui testigo de  ciertas conductas poco ejemplares de los oficiales de guardia que se entregaban, para quemar esas interminables horas, a brindar a Baco y rebuznar por sus bocas acorchadas. Había uno, al que recuerdo siempre borracho, un brigada chusquero que bien podría estar en ese chat de haber conseguido alguna estrella, que se jactaba, falsamente,  de haber dado el tiro de gracia a Txiki, el etarra fusilado por un grupo de guardias civiles voluntarios que hicieron tiro al blanco sobre su cuerpo.

Ese cantante de ópera que ostentaba el grado de general del ejército del aire y se jacta de dar títulos de españolidad en el chat, resulta el más vocinglero de ese grupo de energúmenos uniformados que querían fusilar a la mitad de España e invocaban la figura de Franco y el golpe de estado del 36. Preocupa relativamente por cuanto esos ex altos oficiales (el ex importa), que disfrutan de una pensión pública, no hicieron la guerra, como los integrantes del partido de extrema derecha VOX, pero se jactan de su devoción al Caudillo, como los de Abascal que los arropan diciendo que son de los suyos en un arranque de sinceridad del que han tomado nota los demócratas.

Ese chat de arengas patrioteras zafias tiene relación con esas misivas, y las que se estaban preparando, de ex altos mandos del ejército que apelaban a la figura del rey para detener la deriva de “este gobierno social-comunista que quiere destruir España”. Yo, por sistema, desconfío de los salvapatrias y del concepto de patria que suele tener esta gente que dista años luz del mío. Lo que querían hacer con ese tipo de pronunciamientos públicos era alentar un golpe de estado contra la democracia, una versión descafeinada del 23F, ya que los integrantes de dicho chat y los firmantes de las cartas no tienen mando en tropa. Imagino que esperaban que altos mandos en ejercicio se hicieran eco de sus palabras, cosa que no ha sucedido ni sucederá. Esta vez no hay Brunete que valga.

Tenemos unas fuerzas armadas profesionales cuya misión es protegernos en caso de una agresión exterior y que, mientras eso no ha sucedido, se han dedicado a misiones de paz en países lejanos y ayudar a la población en la reciente pandemia del Covid, profesionales, bien formadas y desideologizadas, como son todas las fuerzas armadas de los países de nuestro entorno. Estoy seguro de que el grueso de los mandos de nuestro ejército siente vergüenza ajena por esos manifiestos de ultraderechistas uniformados, alentados por VOX, que se representan a sí mismos, y por esos whatsappeadores ridículos que sueñan con golpes de estado. Quizá estemos magnificando a un grupo de tipos seniles que añoran una guerra que no han tenido y lo mejor sea ignorarlos, que sería el mayor de nuestros desprecios, en vez de darles la relevancia que buscan.

Deje un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.