Portada » Columnistas » Carta a Gala. Derecho a opinar o violencia racial.

Carta a Gala. Derecho a opinar o violencia racial.

Por Esther Bendahan , 25 julio, 2014

Sr. Gala:

Ud. escribió hace dos días. “ES DIFÍCIL que los judíos se ganen las simpatías del mundo… es una raza la suya sumamente especial…y fría”. Y en su columna del mundo de hoy Viernes 25 de Julio insiste: “No extraña que los expulsen tanto. Lo que extraña es que los vuelvan a llamar. Porque o no son buenos o alguien los envenena. No soy racista.”

¿No es racista? Menos mal que lo dice, nadie lo hubiera creído. ¿Qué estadísticas sobre simpatía ha consultado? Sea cual sea, al pueblo judío, pueblo y no raza Sr. Gala, le exige Vd. lo que a ningún otro, obtener la simpatía del mundo, es decir hay por un lado judíos; por el otro el resto del mundo del que es portavoz. ¡Qué pueblo tozudo oiga¡ Los judíos siguen existiendo, otros pueblos bíblicos no. Sobre rechazo al otro en Europa, el maltrato en especial a las mujeres (poco simpáticas para muchos) y a los judíos le diría que son dos constantes en la historia de una Europa Negra a la que Ud. se empeña en permanecer, salga de allí y busque algo de luz o acaso ve Ud. natural que sigan quemando sinagogas en Francia por ejemplo; claro, si es que son muy antipáticos y fríos, todos por igual, desde Bar Rafaeli, Margarita Nelke a Max Aub por decir algún ejemplo y lo peor es que son muy independientes según Ud. (¿una virtud?).

No sé cuál es su raza Sr. Gala, pero se parece la de los hombres que no saben discernir, que dividen en razas a los otros jerarquizando lo humano. Yo sólo conozco dos razas: la de los hombres que quieren la vida y la de quienes están en su contra. Además Vd. confunde judaísmo con Israel. Yo, que soy judía española, tan cálida como los españoles, me enorgullece el esfuerzo español por devolver a la historia propia a grandes nombres de la cultura de Sefarad. Yo soy española y me duelen todas las víctimas del mundo. Palestinos e israelíes, las mujeres maltratadas y los homosexuales perseguidos en algunos países  fundamentalistas y nadie les culpa a ellos sino a los perseguidores (yo le presupongo simpatía por ellos), como las víctimas de atentados en Irak. Y desgraciadamente, Israel, que no quiere la Guerra, incluso para defenderse, debe pedir disculpas y esperar las simpatías de personas como Ud. que se cree en el derecho a perdonar la vida a un estado que sufre, en sus palabras, las mismas discriminaciones que el pueblo judío sufrió en su tiempo. Pero no es nuevo en sus columnas, ya deberíamos acostumbrarnos, pero hay días que uno  está algo menos frío y se decide a responder. Le diré además que según la ley española, quizá, justificar la expulsión sea incitación al odio racial.


19 Respuestas a Carta a Gala. Derecho a opinar o violencia racial.

Deje un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.