Portada » agenda » “Siri, escríbeme un libro”

“Siri, escríbeme un libro”

Por Juan F. Trillo , 6 febrero, 2021

Escrito ¿por?

Por Juan F. Trillo.

Vale, les voy a contar algo, pero prométanme que no se van a poner nerviosos: la IA está aprendiendo a escribir. ¿Qué? ¿Pensaban que era algo tan difícil? Para nada; si sabe hablar, también sabe escribir. Y lo hace muy bien, además.

 

De hecho, y para ser precisos, la Inteligencia Artificial lleva ya más de una década escribiendo toda clase de textos, desde notas de prensa breves, a informes meteorológicos y comentarios petardos en los chats sociales, sin que la mayoría de lectores se hayan dado cuenta. Solo que últimamente a los dueños de las super-editoriales —esos tipos tan encantadores— se les ha ocurrido que, para qué pagar a un autor de carne y hueso, cuando un programita les puede escribir un bestseller en un pis-pas. Dicho y hecho. Vean sino el éxito que está teniendo la biografía del anterior ex presidente de los USA: Barack Obama Book: The Biography of Barack Obama.

 

Editado por University Press, este es el único nombre que figura como autor del breve texto de tan solo sesenta y una páginas. Y se está vendiendo muy bien, no es que encabece las listas, pero al público le gusta y los lectores, en general, quedan satisfechos con la compra ($12.99) y con la lectura. Porque va al grano, nada de meter páginas de relleno para engordar el libro, y esto es algo que muchos lectores hoy en día agradecen; quieren datos, información concreta, y a otra cosa mariposa. Vean la diferencia con la biografía de referencia de Obama, A Promised Land, que tiene setecientas páginas de nada. En serio, ¿quién tiene tiempo de leer setecientas páginas?

 

Y no es el único personaje con el que los de University han aplicado esta fórmula; tienen toda una colección de biografías similares: Kamala Harris, Joe Biden, Vladimir Putin, Eleanor Roosevelt, Hilary Clinton, Donald Trump (¡cómo no!)…  Aunque también tienen libros sobre “temas de interés general”, al estilo de las sociedades secretas, los vikingos o la democracia. Todos ellos temas sobre los que un programa bien diseñado puede rastrear en la web la información necesaria para componer un texto informativo y fácil de consumir por un lector no demasiado exigente.

 

El periodista Dan Kois sometió varios párrafos del libro en cuestión al examen de otro programa informático, el Giant Language Model Test Room, un proyecto conjunto de la Universidad de Harvard y el MIT para identificar textos escritos por IAs y, como resultado, el Giant Language dijo que el libro “muy probablemente” había sido escrito por un colega suyo.

 

Claro, ahora se preguntan ustedes si quien escribió última novela que leyeron fue una persona de verdad o una persona artificial (no les importa que les llame personas, ¿verdad? Al fin y al cabo, también tienen sentimientos). Pues es muy sencillo salir de dudas, verán: si en el texto encuentran abundantes giros verbales, muchas metáforas y está redactado de una forma así como en plan cool, lo más probable es que lo haya escrito alguien que sangra cuando le pinchan. En cambio, si las frases tienen una construcción relativamente simple —como esta que están leyendo—, y en la que la información aparece de manera clara y accesible, entonces el autor bien pudiera ser un bot.

 

La clave está en que a los artis, a los artificiales, les cuesta manejar todo lo que no sea una interpretación literal del lenguaje. Ironías, dobles sentidos, juegos de palabras… por el momento se les resisten. Por el momento. Y en eso es en lo que se tienen que fijar para salir de dudas. Así que, cuando a su pareja de ustedes le dé por contestarles con sarcasmos, consuélense pensando que al menos, gracias a eso, pueden estar seguros de que tienen al lado a una persona real. Hay que ver el lado positivo de las cosas.

Deje un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.