Una viuda recupera sus 100.000 euros atrapados en preferentes |
Portada » Economía » Una viuda recupera sus 100.000 euros atrapados en preferentes

Una viuda recupera sus 100.000 euros atrapados en preferentes

Por José Julián Martín , 1 diciembre, 2014

20 eurosEl juzgado nº1 de Colmenar Viejo (Madrid) ha declarado nula la adquisición de preferentes de Bankia por parte de una profesora viuda con tres hijos a cargo. Considera que la entidad incurrió en dolo omisivo al no informar a la clienta de los riesgos y de “las vicisitudes de CajaMadrid”. Por ello, se condena a la entidad a devolver el dinero y al abono de las costas.

La clienta –profesora de profesión- enviudó en 2004 con tres hijos a su cargo. Decidió entonces invertir los ahorros de su marido en depósitos a plazo fijo. Quería tener la mayor seguridad y la mayor liquidez porque ese dinero “era para los estudios de sus hijos”, según le señaló a la directora de la sucursal y esta reconoció en el juicio. “Desgraciadamente hay muchos casos dramáticos como este en los que las entidades han colocado en situación límite a muchas familias”, denuncia Juan Ignacio Navas, director de Navas & Cusí que ha dirigido la defensa.

A pesar de la situación personal de la clienta, la directora le llamó en mayo de 2009 para ofrecerle las preferentes, colocadas como un producto seguro y liquido. No le pasó el test de idoneidad como era requerido en caso de asesoramiento financiero. En cambio, si que queda acreditado el test de conveniencia que -sin embargo- fue rellenado por la propia directora de la sucursal, según reconoció en el juicio. La directora también confirmó que “no le explicó nada del producto ni le explicó los riesgos; contrató porque se lo recomendé”.

La sentencia señala que la clienta “no sólo ignoraba las características del producto, sino que carecía de conocimientos y experiencia financiera, ignorando el mundo de las finanzas”. La directora de la sucursal reconoció en el juicio que la contratación se produjo por la confianza depositada en ella. “Haz lo que estimes conveniente”, le dijo la clienta. “En el juicio se evidencio el abuso de confianza de la entidad”, denuncia Navas.

La sentencia considera que la entidad incurrió en dolo omisivo al no informar de la situación económico-financiera de la entidad. “Debía haber traslado a la cliente las vicisitudes que atravesaba CajaMadrid”, señala la magistrada. “No era previsible la crisis”, es toda la respuesta en el juicio de la directora de sucursal. “CajaMadrid y otras entidades decidieron resolver sus dificultades financieras con cargo a los clientes, convirtiendo sus depósitos en capital sin informarles de los riesgos; una irresponsabilidad que afortunadamente los juzgados están corrigiendo”, concluye Navas.

La sentencia concluye que en la adquisición de las preferentes hubo un error imputable a la entidad sobre elementos esenciales del producto: su seguridad y su liquidez. “De conocer la naturaleza y riesgos del producto no lo habría contratado. La falta de información impidió que la cliente adquiriera plena conciencia de la naturaleza del producto y del riesgo que entrañaba”, concluye la sentencia.

Debido a esa falta de información, la cliente “pasa a ser corresponsable involuntaria del resultado o de la insolvencia de la entidad que las ha comercializado”, denuncia la sentencia. Por lo mismo, la sentencia también anula la compra de 10.000 euros en acciones de Bankia el 12 de julio de 2011. Considera que la entidad no informó suficientemente de la situación de la propia entidad, anula la compra y obliga a la entidad a devolver los 10.000 euros invertidos.

Deje un comentario