Una serie de catastróficas desdichas |
Portada » Deportes » Una serie de catastróficas desdichas

Una serie de catastróficas desdichas

Por Miguel Ángel González , 5 Junio, 2014
Radamel Falcao

Radamel Falcao

Diego Pablo Simeone, tras caer derrotado en el tiempo de descuento en el partido que le enfrentaba a su eterno rival, el Real Madrid, en la final de la pasada Champion League, se sentó en la sala de prensa, frente a varias decenas de periodistas, y dijo: “El fútbol es maravilloso por esto”.

Y, objetivamente, no creo que puedan definirse mejor esos pequeños infortunios tan habituales en el mundo del balompié, sin los que se perdería parte de su magia.

Ayer José Pekerman, seleccionador del combinado colombiano, anunció que definitivamente no podrá contar con Radamel Falcao para la cita mundialista, por lo que consideré oportuno realizar un pequeño repaso a la carrera de un futbolista al que algunas decisiones controvertidas y la suma de varios infortunios le han llevado a no poder tener una trayectoria a la altura de sus condiciones y su talento.

Falcao fichó por River Plate en el año 2001; tras pasar algunas temporadas en las categorías inferiores del club, debutó en la categoría reina argentina en la temporada 2005. Lo hizo, además, logrando una racha inmejorable, disputó siete partidos como titular y marcó siete goles. Ya en ese momento, cuando aún no había cumplido 20 años, varios clubes europeos comenzaron a interesarse por él, pero fue entonces cuando sufrió su primer percance; tras finalizar el Torneo Apertura, se lesionó de gravedad en los ligamentos, lo que le tuvo apartado una larga temporada de los terrenos de juego.

Regresó la temporada siguiente, en el año 2006, pero le costó recuperar la forma, por lo que en aquel Torneo Apertura  disputó 12 partidos logrando únicamente un gol.

Este primer contratiempo hizo que su llegada a Europa no se produjera hasta la temporada 2009-10, al menos dos años más tarde de lo que hubiera ocurrido en circunstancias normales. Lo hizo fichando por el Oporto, en el que jugó durante dos temporadas registrando unos números al alcance de muy pocos delanteros. En su primer año logró anotar 34 goles en 43 partidos. El siguiente batiría su propia marca logrando 39 dianas en 42 encuentros. Esa temporada además, el equipo portugués se alzó con el campeonato liguero, lo que le podría haber dado a Radamel la posibilidad de debutar en el torneo más prestigioso de Europa, la Champion League, pero tras terminar dicha campaña, el futbolista colombiano decidió marcharse al Atlético de Madrid, que por aquel entonces no había logrado clasificarse para la máxima competición continental.

Sus números en las dos temporadas que pasó en la escuadra madrileña fueron similares a los logrados anteriormente. En su primer año anotó 36 goles en 50 partidos y en la segunda temporada  marcó 34 en 41 encuentros.

Aunque la llegada de Falcao al equipo colchonero coincidió con un momento convulso en el club, con la eliminación de la Copa del Rey a manos del Albacete y la destitución de Gregorio Manzano como entrenador, la contratación de Simeone le dio estabilidad deportiva y en pocos meses el club logró sumar varios triunfos consecutivos: su segunda Europa League, su segunda Supercopa de Europa, su décima Copa del Rey, ganando en el Bernabeu al Real Madrid… y quizá el logro más importante para la estabilidad deportiva y financiera de la entidad, la clasificación para la Champion League tras terminar en tercera posición la temporada 2012-13.

Y otra vez, cuando todo hacía indicar que Radamel podría mostrar su enorme capacidad goleadora en un torneo de gran nivel, nuevamente tomó una decisión controvertida que le dejó sin debutar en dicha competición. En este caso aceptó una suculenta oferta del Mónaco, equipo recién ascendido a la primera división francesa y que, por tal motivo, no disputaría ninguna competición continental.

Su nuevo club no logró cumplir los objetivos marcados y falló en los dos títulos que disputó, cayendo en semifinales de Copa ante el Guingamp y acabando la Liga en segunda posición por detrás de su máximo rival, el Paris Saint Germain.

Para mayor desgracia, el jugador colombiano se produjo una rotura en el ligamento cruzado anterior lo que le llevó a perderse gran parte de la temporada y, como ya se ha comentado al inicio del artículo, el mundial de fútbol que está a punto de disputarse.

Y llegados a este punto es cuando cabe preguntarse si tal vez por una cuestión de mala suerte o quizá por alguna decisión poco acertada, la carrera deportiva de Radamel Falcao esté transcurriendo muy por debajo de sus capacidades.

Esta afirmación, como todas las que se hacen sobre situaciones intangibles, no se puede demostrar de forma fehaciente, pero lo que es innegable es que uno de los mejores delanteros centros del mundo cumplirá dentro de algunos meses 29 años, y lo hará sin haber disputado ni un solo minuto en la Champion League y sin haber debutado en una Copa del Mundo.

Una respuesta para Una serie de catastróficas desdichas

  1. David Responder

    1 Septiembre, 2014 a las 11:52 am

    Y por seguir la tradición, ahora ficha por el Manchester United que tampoco juega Champions.

Deje un comentario