UNA PERSONA DESAGRADECIDA, CHAFARDERA E IGNORANTE |
Portada » Social » UNA PERSONA DESAGRADECIDA, CHAFARDERA E IGNORANTE

UNA PERSONA DESAGRADECIDA, CHAFARDERA E IGNORANTE

Por Octavi Franch , 11 Enero, 2016

descargaHace unos días, mientras esperaba en la parada del autobús para ir al Vendrell (Tarragona) a una entrevista en una televisión comarcal de Cataluña, intervine en una conversación que mantenían una pareja mayor que yo. Él tenía pinta de alcohólico y ludópata y ella un poco de todo, pero sobre todo de no trabajar. ¿Porque qué hacen 2 personas en edad de currar a primera hora de la tarde en una marquesina del bus pasando el rato?

No recuerdo muy bien cómo fue la cosa, pero terminamos hablando, en un tono cordial, de que mi mujer ha comprado, recientemente, el piso de abajo y de arriba de donde vivimos porque están embargados por el banco. En su día, llegamos a un acuerdo con el ex propietario (la constructora del edificio) para comprar uno, pero llegamos tarde porque ya salían a subasta. Como en aquella época no teníamos ahorros, no pudimos ir. Pero hace dos años y medio nos vino a visitar un apoderado del banco malo para comprobar si los mencionados pisos estaban okupados. Le informamos muy amablemente de todo ello y nos dijo que le hiciéramos llegar una oferta formal por un precio en concreto, junto con una documentación. Y así lo hicimos.

Hemos tenido que esperar todo este tiempo por culpa de la burocracia de las viviendas embargadas. Finalmente, hemos adquirido los dos pisos por la mitad de lo que nos costó el nuestro en 2011 con valoración de 2009, que es cuando fuimos a vivir de alquiler con opción a compra. ¿Baratos? ¿Muy baratos? No. A mí me ofrecen pisos cada día por 10000 €. No, lo que pasa es que nosotros compramos muy caro, carísimo.

Y no es para hacer negocio, como creía una chica que también se esperaba en la parada del autobús para coger el mismo que yo. No. El problema es que vivimos en un apartamento de 25m2 y, además, tenemos la oficina en casa. De esta manera, podremos juntar los dos pisos de la segunda planta y repartir mejor las cosas. Y trasladar la oficina de la terraza al piso de la planta baja, a pie de calle, para ser todavía más profesionales y eficientes.

Pero esta chica que os decía me reprochó, sin tener la información pertinente, que mi mujer intentara hacer negocio con la compra de las dos viviendas. Decía que lo peor que puede hacer una persona es aprovecharse de la desgracia de los demás. ¿Disculpa? Una cosa sería entrar a vivir a un piso que acaban de desahuciar, lo que hubiera provocado que una familia sin recursos se fuera en la calle. Pero es que en estos pisos sólo han vivido unos delincuentes de alquiler a bajo y nadie al lado. ¿De qué desgracia nos estamos aprovechando? ¿El de la constructora? Mirad, conozco muy bien los dos socios y no son de fiar. Y, encima, uno es un maleducado. Sino que se lo expliquen nuestros vecinos, que son los que se asociaron para hacer los 4 apartamentos.

Ahora, prorrateando el precio de los 3 pisos, sí tienen un precio digno. Ni caro, ni bajo. Digno. Como debería ser todo en esta vida.

Ps: Esta chica se quejaba de que viviendo en Vilanova i la Geltrú tenía que ir a trabajar al Vendrell (hay unos 20 quilómetros en transporte público, a lo sumo). Sin comentarios…

Deje un comentario