Un cambio radical para la educación |
Portada » Educación » Un cambio radical para la educación

Un cambio radical para la educación

Por Clara Cordero , 24 enero, 2014
Puente

By Tom Butler

¿Construimos o derrocamos puentes?

Nos encontramos en un momento donde los dispositivos móviles han alcanzado tal grado de aceptación que hasta en la escuela se solicitan. Al mismo tiempo los fabricantes de estos intentar dar el último paso innovativo facilitándonos el trabajo a los docentes y poniendo sobre el tapete una herramienta más para educar, desde la creatividad y la motivación, a nuestros estudiantes. Así, aunque mayoritariamente fuera de España, muchos centros educativos cuentan ya con las tablets como algo habitual y lógico dentro de las aulas.

Esta semana saltaba la noticia de que por fin llegaban a España los libros de texto virtuales de Apple en su Ibooks store a través de Itunes Course Manager. Cuando las últimas noticias acercaban la filosofía del BYOD (bring your own device) al aula, con este proyecto cada vez lo vemos más cerca. Las tablets son una herramienta especialmente útil en las aulas de infantil por su sencillez de manejo, lo intuitivas que son y porque, no nos engañemos, los niños estos cacharros los manejan de maravilla. Si hablamos de otros niveles educativos, desde primaria a bachillerato,  permitir que en la escuela se utilice el dispositivo móvil que les sea más cómodo (notebooks, tablets o móviles) para desempeñar ciertas tarea,s ayudaría y mucho en descargar de peso sus espaldas y facilitarles y hacerles más útiles los aprendizajes, de manera que en clase se centrarán más en el aprendizaje experimental del contenido y menos en subrayar lo que ya pone en el libro. La posibilidad de compartir y crear archivos es ya una realidad y eso se debe notar en el aula. Aparecen las primeras aplicaciones de realidad aumentada aplicadas a la educación donde lo real se hace patente en cada clase, donde experimentamos a nivel digital, acercamos la realidad lejana al aula y facilitamos el proceso de aprendizaje.
Por todo ello se celebran cada vez más ferias anuales donde el sector tecnológico y el educativo están más relacionados. Esta semana no podemos dejar de nombrar la  Bett show 2014, que tiene lugar  del 22-25 de enero. Se van a tratar temas candentes de actualidad educativa  y de innovación tecnológica en el aula con la incorporación de las tablets, del establecimiento de  proyectos multidisciplinares donde las apps son parte integrante y necesaria de cada uno de ellos, donde se establecerán las principales ideas de cómo crear a nuestros líderes del futuro (no ya estudiantes simplemente sino protagonistas de su propio aprendizaje), donde se les ofrecerán las mayores oportunidades, el uso de recompensas digitales o badges como fuente motivadora del aprendizaje, y donde se analizan los trending topics en cuanto a innovación educativa se refiere, como ya hablamos en el anterior post de flipear la clase, entre otras.

La red se llena cada día de interesantes reflexiones sobre el tema en cuestión. Me ha llamado especial atención lo que comenta Raúl Gonzalez García en su artículo “12 razones por las que la escuela no se adapta a los tiempos“.  A pesar de que no todas las razones las comparto me ha parecido clarificador la denominación que ha hecho de las escuelas , como meras fábricas de obreros. Por supuesto, no se puede generalizar, ya que en España hay grandes movimientos educativos que tratan de innovar y adaptarse a las circunstancias actuales, pero en cierta manera tiene razón cuando habla de fábricas, porque en definitiva ves entrar y salir estudiantes hastiados de tanto examen (que no suele servir de mucho: según lo termino olvido lo “aprendido”) y cansado de repetir años tras año las mismas materias a las que les añaden un par de páginas más en los libros de texto. Desmotivador es una palabra suave para lo que sucede habitualmente en la escuela y donde la creatividad suele ser incluso castigada (véase el hecho de estar callados en clase atendiendo y no participar libremente).
En todo este batiburrillo de aprendizajes encontramos docentes implicados, que realmente hacen uso de la tecnología, y de las redes sociales como personas y que les lleva a conocer de primera mano como funcionan. Este tipo de docentes si saben como utilizar estos avances en el aula y permite su utilización para mejorar el aprendizaje de sus alumnos y ser más cercanos a ellos, lo que facilitará el aprendizaje pretendido. Os recomiendo el siguiente post donde Marcela Momberg expone la utilidad de las redes sociales en el aula.

Vivimos con tecnología, aprendemos con ella, necesitamos un cambio radical en la escuela (quizá disruptivo).

¡A qué estamos esperando! ¡Construyamos nuevos puentes!

Deje un comentario