TRAS LAS PRIMARIAS DEL PSOE |
Portada » Nacional » TRAS LAS PRIMARIAS DEL PSOE

TRAS LAS PRIMARIAS DEL PSOE

Por Agustín Ramírez , 25 Mayo, 2017

Ante la sorpresa general Pedro Sánchez ha sido elegido Secretario General del PSOE en las elecciones primarias realizadas entre la militancia, y los defensores a ultranza del orden establecido y vigente se han llevado las manos a la cabeza, considerándolo un desatino completo, tanto para el propio partido como para la propia España.

Lo que más me llama la atención es como los defensores de la candidatura de Susana Díaz han salido en tromba ante esta elección, como si se hubiesen ganado unas elecciones generales y a la tortilla del mapa político la hubiesen dado la vuelta y puesto del revés.

Ante la irrupción de Podemos y Ciudadanos el sistema de partidos establecido se tambaleó y costó dos elecciones generales que las aguas volvieran a su cauce; el Partido Popular firmó un acuerdo con Ciudadanos, que según ellos mismos han reconocido, no podían cumplir y sobre el PSOE se ejerció todo tipo de presión, desde el interior del partido y desde fuera, para que se llegase a una abstención que garantizase la gobernabilidad de España; en otras palabras, para que todo siguiese exactamente igual.

En estas elecciones internas del PSOE, mientras Patxi López era un verso libre que defendía ideas tradicionalmente socialdemócratas, Pedro Sánchez se acogía al ataque descarnado contra todos aquellos que defendieron la abstención y permitieron el gobierno de Mariano Rajoy, mientras que Susana Díaz asomaba la cabeza para defender que la apoyaban los gurús del partido, sus dirigentes históricos: González, Guerra, Zapatero, Rubalcaba, los líderes territoriales; en este contexto la elección de Pedro Sánchez demuestra que los militantes y los dirigentes caminan por caminos distintos que llevan a destinos diferentes.

La verdad es que declaraciones programáticas, propuestas concretas e ideas no ha sido, precisamente, lo que se ha escuchado; más bien ha sido una guerra fratricida que confirma que no hay peor enemigo que el que está dentro de casa.

Quiero hacer hincapié en que ese desafecto entre la militancia socialista y sus dirigentes “oficiales” no es sino el botón de muestra de lo que ocurre a nivel nacional entre la ciudadanía y los partidos políticos, que dicen que nos representan.

Buena parte de la ciudadanía, cierto es, debería seguir callada y silenciosa, como hasta ahora lo ha estado, apoyando a partidos bañados por la corrupción: el PP, ganador tanto en votos como en procesos de corrupción; el PSOE, en caída libre en los resultados electorales, no solo está bañado por los ERES de Andalucía, sino que algunos dirigentes históricos, como Serra y Hernández Moltó, además de sus afines del Banco de España, han sido protagonistas de las más negras páginas de la corrupción y crisis financiera; de la antigua CDC mejor no hablar, no contentos con las tropelías del señor Pujol y familia, cuando se ha destapado la corrupción, de todos conocida en Cataluña con la recordada intervención del señor Maragall, se han transformado en independentistas irredentos para intentar desviar el foco de la corrupción a la independencia.

Y la otra parte de la ciudadanía, la que es consciente de lo que pasa y se intenta rebelar contra ello, tiene dificultades para encontrar una representación adecuada. Pocas veces se oye hablar de propuestas concretas, de acuerdos de mínimos, de alianzas basadas en estos últimos, para desalojar al gobierno actual, pero no por el hecho de derribarlos del gobierno, sino de alcanzar éste para hacer cosas concretas, conocidas por todos y apoyados por una mayoría suficiente que de respuesta a los problemas que han ocasionado a los ciudadanos de a pie las políticas anticrisis y de austericidio impuestas, sin piedad, por el gobierno de turno desde el nefasto 12 de mayo del año 2010. Y hay referencias donde mirar, para mal y para bien: Grecia y Portugal; y que nadie se escandalice, aun aplicando estas medidas anti recortes, nada cambiaría, el sistema permanecería. Un poquito de Lampedusa, por favor.

Deje un comentario