¿Tienes el valor o te vale? |
Portada » Columnistas » México duerme » ¿Tienes el valor o te vale?

¿Tienes el valor o te vale?

Por Trixia Valle , 22 marzo, 2019

¿Tienes el valor o te vale? Es la campaña de valores que la empresa Televisa sustentaba en México desde hace más de 25 años y que avalaba su misión al ser una empresa de contenidos familiares. Grandes telenovelas traducidas a varios idiomas, contenidos que enaltecían los valores de México y el impulso a los talentos musicales, eran sus principales atributos, cuidando los desnudos y contenidos eróticos. Además, como parte de su responsabilidad social lanzaban continuamente spots sobre el respeto, la dignidad, la honestidad, entre muchos otros contenidos de calidad.

Sin embargo, hace unos pocos años, en medio de una lucha por rating y en plena crisis de valores, los contenidos se han ido deteriorando hasta convertirse en verdaderos laboratorios de ideas promiscuas, amorales, denigrantes para la mujer, en pro de un «supuesto progresismo» que sólo indica una falta de principios morales que alarma a muchos mexicanos. A partir de este cambio de giro, muchísimas personas comenzaron a criticar a la empresa y los televidentes se alejaron de su programación.

No obstante, existen millones de personas en México que viven en comunidades apartadas, donde sólo reciben esta señal como entretenimiento posible y consumen lo que se exhiba ahí para romper su rutina diaria. De esta forma, los contenidos no se cuidan, pues sea lo que sea, hay consumidores sin opciones que les siguen dando algunos puntos de rating.

Siendo esta la historia del cambio de valores en Televisa, amanecimos esta semana en la Ciudad de México, en medio de una de las principales vías rápidas, con el espectacular que muestra a un hombre completamente desnudo, agarrando las nalgas a una mujer, mientras ella toma de la mano a otro hombre. La imagen expuesta para todo público, muestra tres anti-valores de forma clara: la infidelidad, la promiscuidad y la misoginia, cosificando a la mujer al tocarla vulgarmente en el trasero.

En un mundo donde no se respetan los derechos de los niños y las niñas para vivir en un mundo que cuide los contenidos que están al alcance de todo público, esto rebasa e indigna, pues es una muestra clara de que la libertad de expresión ha rebasado a la razón. Es una muestra de que no importa lo que se exhibe, ni los valores que se promuevan, a pesar de que sean en deterioro de la sociedad y sin tener el cuidado de la formación de valores en las nuevas generaciones.

Al poner un post en redes sociales denunciando esto a las autoridades, la sociedad se sumó a mi queja, sin embargo poco después algunos trolles (perfiles falsos que atacan) comenzaron a denigrarme diciendo que soy una ridicula, vieja menopausica, antigua, doble moral, entre muchas otras cosas, lo cuál me ha dolido muchísimo pues yo sólo quiero que México respete a nuestros niños y que todo lo que esté al alcance de todo público, sea para todo público. Por supuesto que las autoridades no han contestado y es triste que siendo la máxima de mi país «el respeto al derecho ajeno es la paz», nadie responda ante el llamado de la sociedad para respetar a los niños y las niñas.

Y mientras la sociedad se desquebraja en sus valores, México duerme.

Deje un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.