Stella cadente, de Lluis Miñarro |
Portada » Cultura » Cine » Stella cadente, de Lluis Miñarro

Stella cadente, de Lluis Miñarro

Por José Luis Muñoz , 31 Mayo, 2014

Hay quEstrella_fugaz_Stella_cadente-810310433-maine ser muy valiente para hacer cine experimental en este país y en este momento, y el catalán Lluis Miñarro, uno de los más prestigiosos productores de cine—El extraño caso de Angélica, La mosquitera, La jungla interior, entre sus últimos proyectos llevados a buen fin—, por no decir el más desde que nos dejó Elías Querejeta, con un ojo siempre puesto en el cine experimental y de vanguardia y sin atender mucho al rédito económico, más un mecenas que un productor al uso, se pone detrás de la cámara con esta insólita película de impecable factura que habla del fugaz, de ahí el título, reinado de Amadeo de Saboya, monarca del que se sabe muy poco: que llegó a España en 1871 para ponerse al frente de la monarquía, perdió a su principal valedor, el general Prim, en un atentado oscuro y se implicó en un proyecto liberal progresista que fracasó.

Amadeo de Saboya (Álex Brendemühl) intenta modernizar España pero los poderes fácticos de entonces, la rancia clase política, la iglesia y la casta militar no le dejan y literalmente lo amordazan haciendo de él un rey de paja que reinó sólo 3 años y estuvo alejado durante ese periodo de los centros de poder del país.

Que nadie espere ver en el film de Lluis Miñarro una recreación histórica al uso—en una escena el rey y la reina María Victoria (Bárbara Lennie) se ponen a bailar al ritmo de una canción de François Hardy por si hubiera dudas de su tono—, ni tampoco un film político, aunque también lo sea y especialmente en el discurso final con el que el decepcionado monarca traza su programa y tira la toalla. Lo verdaderamente novedoso del primer film dirigido por el productor catalán  es la forma de abordar la historia, desde una puesta en escena decididamente minimalista con escasos exteriores—casi todo el film transcurre en el interior de un castillo, lo que sirve para subrayar la imagen de rey prisionero que acompaña a Amadeo de Saboya—, pasando por su aire marcadamente teatral—los diálogos son de Sergi Belbel—y acabando con un tono decididamente festivo y desenfadado—el ayuda de cámara del rey que literalmente se folla una sandía que luego ofrece al monarca que hace un gesto de asentimiento, tras probarla, es una de las más provocativas—.  Miñarro busca la sonrisa cómplice del espectador inteligente con una refinada batería irónica.

Como el Ludwig de Visconti, el Amadeo de Saboya de Lluis Miñarro es un tipo desubicado que llega a un país equivocado con la ingenua idea de cambiarlo y se siente prisionero y sin poder entre los que deberían rendirle obediencia y simplemente lo ignoran. Más cuerdo que el rey bávaro, que se refugió en el arte para huir de la política, este Amadeo de Saboya deambula vestido de gala como un sonámbulo por las habitaciones del castillo, hace el amor con una cortesana (Lola Dueñas), atisba los juegos homosexuales de sus ayudas de cámara como buen voyeur, espera pacientemente la llegada de la reina, come en silencio y firma sin entusiasmo todos los documentos que le ponen en sus manos, y el director subraya la soledad física y política que envuelven al protagonista de su película.

El propio Lluis Miñarro califica su película de divertimento. Es bastante más que eso. Stella cadente es una crítica feroz a la impudicia política y la corrupción económica, perfectamente trasladables al presente más rabioso, servida en tono de comedia surrealista. Además, cada uno de los intérpretes habla su idioma natural, italiano, castellano, catalán, francés, con lo que el film hace una apuesta firme por  el poliglotismo.

Stella cadente, es un experimento muy estimulante del tardío estreno como director de ficción de Lluis Miñarro tras haberse puesto detrás de la cámara en el documental Familystrip. Este productor arriesgado no podía ser un director convencional y deseamos que esta ópera prima no sea algo excepcional en su carrera porque de este tipo de cine anda el espectador sediento.

Título original: Stella cadente
País: España
Año de producción: 2014
Duración: 111 minutos
Director: Lluis Miñarro
Estreno en España: 30/05/2014

Deje un comentario