Sombras de la nada, de Jon Arretxe |
Portada » Cultura » Sombras de la nada, de Jon Arretxe

Sombras de la nada, de Jon Arretxe

Por José Luis Muñoz , 27 Agosto, 2014

SOMBRAS DE LA NADAEs Jon Arretxe hombre orquesta donde los haya. Este doctor en Filología Vasca—practicante, pues escribe sus libros en euskera—, licenciado en Educación Física, viajero por África y cantante de ópera tiene en su haber una veintena de obras publicadas, unas cuantas  en el género de literatura de viajes —7 colores, Tubabu, El Sur de la Memoria— y las demás cercanas al género negro como Shahmarán, La calle de los ángeles, Sueños de Tánger, 19 cámaras, 612 euros, las tres últimas pertenecientes a la saga del investigador burkinés Touré, mago, vidente, adivino, gigoló y hechicero, y también detective sui generis al que nadie paga, que desentraña casos criminales con métodos muy heterodoxos.

En Sombras de la nada Touré—si algo habría que reprochar en el perfil del protagonista sería su modo de hablar europeo, una opción que mantiene Arretxe con todos los personajes africanos de la novela y es algo que quizá pueda sorprender al lector—, habitante del gueto bilbaíno la Pequeña África de San Francisco, poblado por negros, drogadictos y buscavidas, deberá investigar un caso que le toca muy de cerca, la desaparición de su propia hija Sira con la ayuda de su amigo maliense Osmán y su amante blanca Cristina, a la que llama Sa Kené, y para ello deberá sortear  las dificultades que siempre le impone la Ertzaina—No te fíes nunca de los maderos. Entre ellos habrá personas normales, vale, pero la mayoría, en cuanto se pone el uniforme, se convierte en máquinas programadas para jorobar a la gente, por lo menos a gente como nosotros—, el larvado racismo de la sociedad—Tú mismo sabes hasta qué punto le puede facilitar la vida a un africano el simple hecho de formar pareja con una mujer de aquí—, las redes de prostitución en las que caen las jóvenes africanas que llegan sin papeles a España y las peligrosas y sanguinarias mafias nigerianas. Una novela con África como referencia y con africanos como héroes y villanos que hermana a Jon Arretxe con el canario Antonio Lozano cuyo grueso de novelas—Hárraga, El caso Shankara, Me llamo Suleimán—tienen al castigado continente negro como coprotagonista.

Con un ritmo narrativo muy ágil atrapa Jon Arretxe al lector en esta trama turbia, que también vuela a África, a los lugares de dónde salen los Ulises de este siglo que transitan por desiertos y cruzan mares en busca de un espejismo—Todos llegamos huyendo de la miseria, pero parece que a algunos se les ha olvidado, y en vez de mostrar un mínimo de solidaridad con nosotros, prefieren hacernos pagar los desdenes que, seguramente, ellos sufrieron antes—,  sin librarlo de la crudeza de un desenlace dramático.

Utiliza el autor vasco las herramientas de la novela negra, la nueva novela social heredera de los Balzac y Zola del XIX, para denunciar la hipocresía de un mundo en el que los africanos sobran o sólo se hacen presentes en la crónica de sucesos: Sombras de la nada, como muy bien los define en el título de su última novela Jon Arretxe.

Título: Sombras de la nada
Autor: Jon Arretxe
Género: novela negra
Editorial: Erein, Cosecha Roja, 2014
ISBN: 978-84-9746-890-9
Páginas: 246
Precio: 18 €

Deje un comentario