Sobre las mentiras y negocios del conflicto Israelí-Palestino |
Portada » Social » Sobre las mentiras y negocios del conflicto Israelí-Palestino

Sobre las mentiras y negocios del conflicto Israelí-Palestino

Por Agustín Ramírez , 4 Septiembre, 2014

 

Los medios de comunicación al servicio de las élites políticas y financieras nos quieren vender que el conflicto palestino-israelí está en vías de solución tras las prórrogas humanitarias de tres días y el mantenimiento de las negociaciones entre las partes afectadas a través de Egipto.

Gran mentira. La realidad me parece que se asemeja más a que tras la masacre del sionismo, a través del Estado de Israel, contra la población palestina de Gaza, habiendo alcanzado su objetivo de destruir los más de 30 túneles de Gaza con el exterior –utilizados para muchas actividades y no solo para incursiones militares-, además de las masacres contra la población de Gaza, fundamentalmente contra la población civil y, más especialmente, contra los niños, ahora sí es el momento para intentar rehacer su imagen de lobo sanguinario y disfrazarla de cordero pacífico.

Toda esta actividad militar surge con el pretexto de que los palestinos de Hamás habían matado a tres soldados israelíes; pero resulta que, según ha desvelado el periodista Christian Sievers, basándose en informes de la Agencia de Investigación Interna Israelí, Shim Bet, los tres jóvenes israelís ya habían sido asesinados por móviles económicos y no políticos, no cometidos por ciudadanos palestinos, pero de esta manera Israel tuvo el pretexto adecuado, su búsqueda, para justificar las acciones militares.

Abundando más en la tesis de la mentira como pretexto para justificar la última ofensiva israelí, la semana anterior al secuestro y muerte de los tres jóvenes judíos, el jefe del Mossad, Tamir Pardo, hacía la siguiente pregunta en voz alta: “¿Qué pasaría si, dentro de una semana fueran secuestrados 3 jóvenes de 14 años en una de las colonias?”. ¿Es casualidad que quince días después comenzase la ofensiva israelí?

La existencia del Estado de Israel tiene sus orígenes en el pacto anglosajón aprobado por el presidente estadounidense Woodrow Wilson y el primer ministro británico David Lloyd George después de los acuerdos franco-británicos Sykes-Picot, todo ello antes de 1920. La creación jurídica del Estado israelí en 1947, con el beneplácito de la ONU a través de su Resolución 181 de 1947 establece que debía crearse un Estado binacional conformado por un Estado judío, un Estado árabe y una zona “bajo régimen internacional especial” para administrar los lugares sagrados de Jerusalén y Belén. La realidad de hoy es que el Estado de Israel, dominado por un sionismo militarista y antiárabe, se ha ido conformando a través de las sucesivas victorias militares en una ampliación interesada y excluyente de los orígenes en los que se basó su nacimiento. El Estado de Israel ha reaccionado a cada resolución condenatoria de las Naciones Unidas por los conflictos bélicos generados en dos planos: inicialmente, ignorando la resolución en su contra para, más tarde, seguir ampliando sus límites a través de las colonizaciones de territorio palestino y el apoyo en acciones militares y así esperar a la siguiente resolución en contra hasta el día de hoy.

Y ¿qué han hecho para aplicar esas resoluciones condenatorias desde las Naciones Unidas? NADA. Palabras levemente críticas, apoyo permanente de Gran Bretaña y Estados Unidos de América y aplicar la teoría de los tres monos: no ver, no oír, no hablar. Y ¿qué han hecho los Estados para frenar el expansionismo sionista del Estado de Israel? NADA. Solamente seguir desarrollando acuerdos comerciales y facilitar los negocios.

Así, mientras el Estado de Israel se ha ido expandiendo, ha ido ampliándose a las mejores tierras, ha ido apoderándose de las zonas más beneficiadas por la existencia de agua, todo ello ha supuesto para Palestina todo lo contrario: una superficie cada vez menor, un Estado formado por dos franjas de terreno inconexas entre sí y unas tierras cada vez más pobres y más secas por falta de agua. En este contexto Palestina ha ido aplicando una política de pragmatismo, quizás excesivo, y, seguramente, consciente de su debilidad en todos los órdenes que ha empezado a saltar por los aires con la irrupción del grupo Hamás, más radical que la tradicional Autoridad Nacional Palestina, y que en la depauperada Franja de Gaza se ha aplicado a apoyar en todos los órdenes a la población palestina frente al continuo sometimiento del sionismo del Estado de Israel. La posibilidad de un acuerdo entre Hamás y la A.N.P. ha sido la última gota que ha colmado el pequeñísimo vaso de la paciencia israelí para desarrollar la última operación militar: Margen Protector, la cual no ha sido sino la continuación de las anteriores que por recordar solo las de este siglo –del que solo llevamos 14 años- fueron: Cinturón Defensivo en 2002, Días de Penitencia en 2004, Lluvias de Verano en 2006, Plomo Fundido en 2008 y Pilar Defensivo en 2012; todas ellas son sucesión de las anteriores guerras que condujeron a ampliar su territorio en superficie y calidad terrenal.

Y una reflexión final: tras los efectos devastadores de las campañas israelís contra Palestina, ¿Quién va a reconstruir casas, carreteras, escuelas, hospitales e infraestructuras?. ¿Qué nivel de beneficio alcanza la industria armamentística con este y otros conflictos?. ¿Quiénes son los propietarios de las empresas beneficiadas con este y otros conflictos?. Con el ánimo de no ser aburrido, recomiendo para más detalle sobre este tema, un articulo de Ana Bernal Triviño de fecha 6 de agosto en andaluces.es y titulado “Hacer negocio en Palestina”, en él podrán conocer las actividades de empresas como: Hewlett Packard, Motorola, Athlone Global Security, Cámara de Comercio de Chicago América-Israel, Coca-Cola, Deutsche Bank, Ahava, Volvo Buses, Caterpillar, Chevrolet, Ford, Land-Rover, Bomag, Liebher, Manitou, Veolia Environment, L?Oreal, Garnier y otras.

Quizás ahora esté más claro por qué Israel campa a sus anchas por el Próximo Oriente, el poder económico está siempre dispuesto a hacer negocio y la justicia del conflicto no es algo que le interese al dinero.

 

Una respuesta para Sobre las mentiras y negocios del conflicto Israelí-Palestino

  1. andres algar. Responder

    5 Septiembre, 2014 a las 10:51 am

    DESPUES DE LEER ESTE ARTICULO Y DE CALICICARLO ESCLERIFICADOR ME SUMO ALSENTIR DE ESTE PERIODISTA POR QUE ME PARECE ESCRITO Y SALIDO DEL CORAZON , YO AÑADO , CUANTAS GANANCIAS OSTENDRAN LAS EMPRESAS QUE SE DISPONGAN ALEVANTAR EL PUEBLO PALESTINO SIN PREGUNTARSE EL PORQUE DE ESE HORROROSO CRIMEN CONSENTIDO ?.

Deje un comentario