Sobre las emociones, la Ética y el Tiempo |
Portada » Columnistas » Sobre las emociones, la Ética y el Tiempo

Sobre las emociones, la Ética y el Tiempo

Por Carlos Almira , 22 enero, 2016

Hoy nos ha surgido en clase de Ética un problema que, yo creo, puede ser interesante. Estábamos estudiando la relación entre las emociones, los sentimientos, y la condición ética humana. Quería que analizásemos esto en relación con el tiempo, con los objetos que a lo largo de nuestra vida, se van quedando con (y llenando de) una parte de nosotros. El pasado constituido por estos objetos (y sucesos) sería también, el lugar de nuestras emociones, y por lo tanto, una fuente de nuestros valores éticos (o de nuestra capacidad de constituirlos). Para ilustrar esto, hemos visto un corto de animación: La morada de los cubos pequeños. La historia puede resumirse así:
Una ciudad sobre la que no deja de llover desde hace años, va quedando sumergida por las aguas. Conforme el agua asciende e inunda las casas, sus habitantes se ven obligados a construir sus nuevas casas encima, sobre el tejado o la azotea de las anteriores, donde trasladan parte de los objetos de la morada que abandonan cada vez, sumergida para siempre, para seguir con su vida. Al tener que construir sobre una superficie cada vez más pequeña, las casas son también cada vez más reducidas (es una cuestión de Geometría). Esta disminución hacia arriba coincide, además, con la creciente soledad de los habitantes de la ciudad.cubos
Un día, un anciano pierde su pipa mientras está construyendo una casa sobre el tejado de su morada que se inunda. La pipa desaparece bajo el agua, en la casa que hay inmediatamente debajo de la que ahora está abandonando. El hombre, que ya vive solo, decide recuperarla, porque era un regalo de su mujer. Se hace con un traje de buzo, y se sumerge por una trampilla que comunica con la casa donde vivió en la etapa inmediatamente anterior.
De pronto, cuando ya ha recuperado la pipa, ocurre algo. Ve a su mujer, en el momento de dársela, algo que sucedió precisamente en esa casa sumergida donde acaba de bajar. Entonces decide descender por la siguiente trampilla, a la casa anterior. En esta descubre la cama donde murió su mujer. Y así, inicia un descenso a las profundidades sumergidas, al pasado, a través de las casas donde ha ido viviendo, hasta llegar al fondo, esto es, a su infancia.maxresdefault
Y aquí está el problema. El fondo, donde el anciano fue niño, es anterior a la lluvia que empezó a inundar y a sumergir la ciudad. Hay un árbol donde él jugaba con la niña, que será su mujer. Cuando ambos construyen su primera casa, empieza la lluvia. A partir de ese momento, el agua del Tiempo empieza a sumergir la ciudad, y a empujarlos a ir construyendo sobre las casas que el tiempo va inundando, hacia arriba, hacia la vejez y la soledad, hacia la muerte.
El problema es: ¿cómo esposible que el tiempo que empuja al hombre y a la mujer a partir de un momento de su vida, que es el tiempo de su existencia, que es exclusivo de ellos, y único, sea a la vez el mismo Tiempo que anega toda la ciudad?
Este es el problema que nos ha surgido en clase y que, naturalmente, no hemos podido resolver. ¿Pueden resolvérmelo ustedes?

Deje un comentario