Sobre la manipulación informativa tras las marchas del 22M |
Portada » Social » Sobre la manipulación informativa tras las marchas del 22M

Sobre la manipulación informativa tras las marchas del 22M

Por Agustín Ramírez , 25 marzo, 2014

Una vez escuché a alguien describir una viñeta: era una hoja de papel, toda ella dibujada con cabezas de  personas salvo en una esquina en la que quedaba un pequeño trozo en blanco. Pues bien, esta imagen refleja muy a las claras, cual es el tratamiento informativo que la prensa de papel de Madrid ha dado a la gran manifestación de ayer, 22 de Marzo, que se celebró en la capital para recibir a las Marchas de la Dignidad que desde hacía un mes han venido caminando hasta Madrid desde diferentes puntos de España, a través de las seis autopistas radiales que convergen en la capital, y bajo el lema: NO AL PAGO DE LA DEUDA, NI UN RECORTE MÁS, FUERA LOS GOBIERNOS DE LA TRIKA y PAN, TRABAJO y TECHO PARA TODOS y TODAS.

Cuando hoy hemos visto la prensa en papel, la conclusión que sacamos es que un grupo de violentos arremetió contra la Policía y se dedicó a destrozar lo que encontraba a su paso. La prensa de papel ofrece esta información como dato principal –generoso en imágenes- pero, ¡oh casualidad!, poco o nada informa del número de personas ni de la tranquilidad con que dicha manifestación transcurrió. Y era de esperar.Esta prensa, que se considera objetiva y veraz, es bastante manipuladora de los hechos reales y demuestran su dependencia de los intereses económicos e  ideológicos a los grupos a los que pertenecen y sirven, bastante mal desde el punto de vista financiero según demuestran sus cuentas de resultados, pero mejor desde el punto de vista ideológico, sus informaciones son tendenciosas por servir a la ideología del dueño de quien dependen; por lo tanto,  vaya lo uno por lo otro, y si consiguen engañar a la población que quiera seguir adormecida pues, bienvenida sean las pérdidas, pondremos más dinero y la publicidad institucional nos lo compensará.

No voy a negar que hubiera incidentes, porque los hubo, pero éstos se produjeron al final de la manifestación: los clásicos alborotadores -¿cuántos de ellos estarían instigados por policías de paisano?, nunca lo sabremos- minoritarios y que son algo completamente ajeno a los miles de personas que durante horas participaron en la manifestación; y que nadie olvide –pruebas documentales hay de ello- que antes de terminar la manifestación las fuerzas de orden público ya estaban cargando contra manifestantes. Al final, objetivo cumplido: más desinformación, más miedo en el cuerpo para los que nos lean y nuestras amenazas preventivas de días anteriores, manifestadas por la Delegada del Gobierno, el Presidente de la Comunidad Autónoma y la Alcaldesa de Madrid cumplidas, como debe de ser.

Volviendo al principio del artículo, la pequeña esquina del papel en blanco es lo importante, el resto del dibujo no importa, y no importa porque no les interesa que importe; y no les interesa porque no hay que dar pábulo a las ideas y reivindicaciones de esa cuadrilla de zarrapastrososque vienen a Madrid a entorpecer el tráfico, ensuciar la ciudad, agredir a la Policía y, además, a destrozar todo lo que pillan a su paso, cual Atila  izquierdoso.

Pero todo esto ya se esperaba y era más que previsible.

La señora Cifuentes es una firme defensora del palo y tente tieso, a través de una defensa numantina de un orden que solo debe ser alterado cuando las manifestaciones son de gente de orden: visitas papales,  manifestaciones antiaborto y del foro de la familia,  son un buen ejemplo, amén de los méritos que deba realizar ante quien corresponda para posicionarse bien y seguir ascendiendo en el escalafón de la política del Partido Popular.

La señora Botella es un claro ejemplo de que los mejores y más preparados no siempre son los que llegan a los puestos de responsabilidad. Y no lo digo tanto por su gestión del Madrid Arena o por su defensa de la candidatura de Madrid como sede olímpica, como por la ineficiencia que ella se presupone, cuando necesita más de 150 asesores para la gestión municipal, pagados con el dinero de los madrileños, no con el suyo propio y  que dada su cuantía, más de cien mil euros anuales, alguno si podría abonar de su peculio particular. Ahora bien, seamos justos, se ha bajado el sueldo en casi dos mil euros al año,  ¡ejemplar comportamiento! podría pensarse, salvo que por imperativo legal tendría que hacerlo el próximo año; pues vaya, su ejemplaridad no es sino un truco para intentar engañarnos.

El señor González ha llegado a comparar las reivindicaciones de las Marchas del 22M, tildándoles de izquierdistas radicales -¡que miedo tal insulto! con las ideas de los nazis griegos de Amanecer Dorado, ¡qué capacidad política para mezclar la ideología comunista con fascismo y nacismo!, sería interesante que parte de su sueldo lo emplease en recibir clases de ciencia política. Más falsedad y peor mala leche es casi imposible; bueno, quizás se deba tranquilizar y dedicarse al descanso en ese maravilloso apartamento en la Costa del Sol que tiene con su señora para el descanso y que tantos quebraderos de cabeza le empieza a dar; claro que para estas personas es de lo más normal comprar los apartamentos a unos señores que tienen el domicilio fiscal en EE.UU., Delaware para ser más precisos y que, curiosamente, es otro paraíso fiscal.

En definitiva, ustedes ya lo predijeron, habría violencia; señoras Cifuentes y Botella, señor González, quizás no sean buenos políticos pero ustedes son un ejemplo de “videntes”,  predicen el futuro y lo aciertan. ¿Saben dónde estarán tras las próximas elecciones? Consideren si las reivindicaciones de las Marchas de la Dignidad y sus apoyos son consecuencia de acciones en las que ustedes tienen algún grado de responsabilidad.

Deje un comentario