Si odias a tu suegra y a la democracia, no culpes al inconsciente freudiano |
Portada » Pensamiento » Si odias a tu suegra y a la democracia, no culpes al inconsciente freudiano

Si odias a tu suegra y a la democracia, no culpes al inconsciente freudiano

Por Ignacio González Barbero , 20 marzo, 2014

Dos libros que hay que leer sí o sí. Por Ernesto Castro. 

lib_9788433934598UNO. De los creadores de La historia falsa y otros escritos, el volumen de artículos de Luciano Canfora editados por Capitán Swing sobre —entre otras cosas— el secuestro de Gramsci a manos de los fascistas (¿quién cometió la negligencia en ese caso?), la correspondencia entre figuras notables de la Antigüedad (Cicerón y Bruto) inventada para justificar la resolución del conflicto cara a la posteridad, y que también cuenta entre sus páginas la mejor glosa y análisis de la recepción de un testamento —el de Lenin— que se haya hecho nunca, llega ahora a sus mejores librerías El mundo de Atenas, cortesía de Anagrama, una continuación por otras sendas de las obsesiones centrales del historiador italiano.

Miento: las sendas son las mismas de siempre: la reconstrucción historiográfica de los hechos (y el sentido de esos hechos) como operación ficcional de legitimación con las vistas siempre puestas sobre una actualidad política en disputa. Lo que resulta fresco es el método: Canfora es un comparatista, y las abundantes notas a pie de página dan cuenta de su celo investigador, pero sus libros se leen como un blockbuster policíaco. Tanto monta que el marco temporal sea el siglo IV a.C. y los personajes caballeros de túnica holgada, pues leemos sus páginas con el entusiasmo de saber cuándo y cómo queda sedimentado para consumo de demócratas/ demagogos futuros el mito de la ciudad-Estado absolutamente igualitaria y plebiscitaria en sus métodos de decisión política.

Cosa que nadie duda, por cierto, otra cosa es el ejercicio efectivo de tales mecanismos y la transición tiránica (más o menos ilustrada) que antecedió a ese remanso de presunto poder plebeyo que conocemos como el siglo de Pericles, donde las cotas de chovinismo etnocéntrico —los atenienses como salvadores de todo-lo-bueno-y-griego ante las hordas bárbaras en Maratón, una lectura puesta en nueva circulación por Frank Miller y sus secuelas fílmicas— alcanzaron ciertamente niveles de infarto. Nadie ha escrito después con tanta contundencia como hizo entonces Aristófanes sobre el pueblo pobre y mantenido estatalmente; presten oídos a Las avispas, por ejemplo:

«Tú, que imperas sobre mil ciudades desde la Cerdeña al Ponto, sólo disfrutas del miserable sueldo que te dan, y aun eso te lo pagan poco a poco, gota a gota, como aceite que se exprime de un vellón de lana; en fin, lo preciso para que no te mueras de hambre. Quieren que seas pobre, y te diré la razón: para que, reconociéndoles por tus bienhechores, estés dispuesto, a la menor instigación, a lanzarte como un perro furioso sobre cualquiera de tus enemigos.»

Lo dicho: próximamente (en realidad desde febrero, llevamos un mes de retraso) en sus mejores librerías.

Portada_EdipodestronadoDOS. Bronislaw Malinowski es un clásico indiscutible, un founding father de la antropología; lo que quiere decir que la pertinencia científica de sus asertos decrece exponencialmente cada año al mismo ritmo con que aumentan las facultades literarias del difunto y el número de filósofos diciendo chorradas teoréticas sobre lo que en su momento tuvo voluntad de contraste empírico, nunca de repetición acrítica y académicamente papagayesca. Como diría el propio en el prólogo a Sex and repression in Savage Society: «la pedantería siempre será mi principal pasión».

En este contexto: pasión = Cristo mal.

Así pues, cumpliendo las funciones de una amigable señorita de la limpieza, la editorial Errata Naturae ha desempolvado este librazo, para mayor disfrute del lector ajeno a la Academia, añadiendo un Edipo destronado donde antes solo estaba el rutinario título original. Más de un aplauso merece este ejercicio de rotulación creativa, pues ajusta muy bien las expectativas lectoras a lo escrito mismamente por el antropólogo desde las Islas Trobiand. No solo se quedó una larga temporada en ellas fundamental y principalmente porque la Primera Guerra Mundial frustró sus intenciones de retorno a Europa, sino que, desde la aparición póstuma de sus diarios de campo, donde el fundador de la autoridad etnográfica escribe sus verdaderas preocupaciones, parece gravitar sobre su figura la sombra del modelo a no seguir en el futuro: un polaco vagabundo que aguarda el título de Sir mientras confiesa su spleen hacia la cultura milanesa y la excitación que le suscitan los cuerpos ‘animalescos’ [sic] de sus anfitriones en la selva.

En este sentido, recuperar el Malinowski matizador de Freud (otro cadáver exquisito de la ciencia actual) no solo sitúa la figura en contexto; puede servir como excusa para recordar la peculiar dualidad trobiandesa entre autoridad familiar (encarnada por el tío materno o kada) y paternidad xenofílica: el padre biológico no forma parte de la veyola o tribu propia; es un extraño. Literalmente ama sus hijos, unos forasteros (tomakava). Compárese a nuestro pater familias, que en Occidente sintetiza la autoridad y la paternidad, según Malinowski:

«El resultado suele ser una amalgama: es el ser perfecto y hay que hacer cualquier cosa por obtener su beneplácito, y al mismo tiempo es el ‘ogro’ al que hay que temer y para cuya comodidad—y el niño pronto se da cuenta—se organiza todo el hogar. El padre cariñoso y comprensivo no tardará en asumir el papel de semidiós, mientras que el padre pomposo, rígido y falto de tacto se granjeará pronto el recelo e incluso el odio del pequeño

Lecciones xenofílicas relevantes —las del padre extranjero trobiandés— cara a este presente nuestro de fronteras que proliferan.

Deje un comentario