SÍ es violencia |
Portada » Columnistas » SÍ es violencia

SÍ es violencia

Por Víctor Mora , 16 mayo, 2014

 

Hoy ha salido la noticia, “La Audiencia Provincial de Madrid considera que las palabras pronunciadas por el obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Plá, durante la homilía emitida por TVE en Semana Santa 2012,no contienen incitación alguna al odio, a la discriminación o a la violencia contra los homosexuales, sino que se limitan a poner de manifiesto las ideas del obispo sobre las personas de esa orientación sexual”.

 

Pueden verlo en este enlace:

 

http://www.madridiario.es/noticia/-madrid/homofobia/obispo-de-alcala-de-henares/juan-antonio-reig-pla/criticas-homosexuales/libertad-de-expresion/411594

 

No creo que haga falta explicarlo, pero lo haré: SÍ ES VIOLENCIA, no es opinión.

Toda definición hecha desde una posición como la de este señor SÍ es violencia. Toda asociación semántica con “corromperse”, con “prostituirse”, con “infierno” y con otras palabras peyorativas, SÍ ES VIOLENCIA. Es discriminación y es incitación al odio, claro, pero sobre todo ES VIOLENCIA.

 

Lo que ustedes, señores de la Audiencia Provincial de Madrid, han conseguido ahora, es que sea VIOLENCIA LEGÍTIMA. Lo que ustedes han hecho al desestimar como delito las palabras de este señor, cargadas de homofobia, es desprotegernos a nosotros como ciudadanos y protegerle a él. Defenderle a él, defender sus palabras, apoyar sus palabras. Por eso ahora sus palabras violentas son legítimas, están respaldadas. Punto.

 

Si ustedes, señores de la Audiencia Provincial de Madrid, quieren defender discursos como estos, que excluyen y que insultan, háganlo; los ciudadanos, por lo que veo, poco podemos hacer al respecto. Si quieren hacer legítimo este discurso, que nos retrotrae a un panorama que por desgracia ya conocemos, separatista y definitivamente peligroso, adelante.

Pero no intenten convencernos de que es algo inocuo, de que es una simple opinión, no den excusas. Ustedes estan apoyando la violencia.

 

PORQUE SÍ ES VIOLENCIA.

Deje un comentario