Sepulcros blanqueados |
Portada » Columnistas » Aves de paso » Sepulcros blanqueados

Sepulcros blanqueados

Por Miguel Angel Montanaro , 24 Enero, 2014

No se lo pierdan, esta semana, en el Congreso de los Diputados, los líderes de los dos grandes partidos políticos se pusieron místicos.

Rubalcaba –alias Alfredo en los períodos electorales–, quiso restarle méritos al presidente Rajoy en la aparente recuperación económica, y lo ninguneó con una cita evangélica. “Una palabra tuya bastará para sanarme”, dijo ingenioso, parafraseando al centurión que le pidió a Jesucristo la sanación de su esclavo; para, a continuación, adjudicarle a Mario Draghi el honor de haber evitado el rescate económico de España, gracias a aquella declaración del italiano: “Haré lo que sea necesario para salvar el euro, y será suficiente”.

El presidente se lució con una chicuelina bíblica, y se adornó con la sabrosa cita que nos dejó Jesús para condenar a los que condenan al prójimo: “… el que esté libre de pecado, que tire la primera piedra…”  ; acusando a Rubalcaba con esta frase, de la nefasta gestión de la crisis llevada a cabo durante su etapa como vicepresidente del desgobierno de Zapatero.

Rubalcaba, que se esperaba un salida catequética de Rajoy, ya tenía preparada su réplica y le dejó una sentenciosa perla neotestamentaria: “… Al César lo que es del César, y a Dios, lo que es de Dios…”, pretendiendo así, que el presidente reconociese que la bajada de la prima de riesgo, se debía a la acción del BCE y de ninguna manera, a las políticas puestas en marcha por el Gobierno.
Qué curioso, tan cristianos los dos, y ninguno entonó el mea culpa.

Así, este par de sepulcros blanqueados, que se jactan de ir por las Cámaras y ante las cámaras, con la verdad por delante, esconden en su interior la hipocresía de sus maquinarias partidistas que fabrican discursos ad hoc para militantes lobotomizados y abochornan a las galerías carcelarias con sus corruptos.
No se dan cuenta de que lo único que producen con su eterno cruce de acusaciones, es un hastío generalizado en los ciudadanos, que nos estamos ganando el cielo con sus políticas.

A nadie que no esté abducido por un catecismo político se le escapa que PP y PSOE van de la mano y de la mano,  han llevado  a España hasta el infierno económico y social donde se encuentra.
Les voy a poner un ejemplo curioso e ilustrativo.

En la trimilenaria ciudad de Cartagena, José López, el único concejal de un partido local llamado Movimiento Ciudadano –lo siento por Albert Rivera, pero lo suyo hace años que es una marca registrada–, ha sido denunciado por el ex alcalde socialista de esa ciudad, José Antonio Alonso.
El que fuera regidor de la ciudad portuaria, se ha querellado contra López, acusándole de injurias y calumnias; no podía consentir que el concejal de Movimiento Ciudadano, le hubiese puesto bajo sospecha de beneficiarse de la connivencia de la actual alcaldesa del PP, Pilar Barreiro, para presuntamente, dar unos pelotazos urbanísticos.
Heroica estampa. Un solitario concejal del pueblo en lucha contra los dos grandes partidos. ¿David contra Goliat?

El caso es que hace escasas horas, un conocido empresario de esa zona levantina, ha ratificado en sede judicial las palabras del concejal López.
No podemos hacer juicios paralelos, y la presunción de inocencia de todos los implicados en esos sucesos –que ya están siendo investigados judicialmente–, debe prevalecer por encima de cualquier otra consideración, pero, ¿no les suena esta canción sea cual sea el rincón de España donde estén ustedes leyendo esta columna? Y sobre todo… ¿no les parece cada vez más certera la percepción de que los dos grandes partidos tienen una sola ideología compartida que se imprime en forma de billetes de euro?

Y es que una cosa es predicar y otra, dar trigo.
Limpio, a ser posible.

2 Respuestas a Sepulcros blanqueados

  1. Zagaliko Responder

    24 Enero, 2014 a las 10:04 pm

    Don Miguel Ángel, adaptando mi comentario a los términos parafraseados por los políticos citados, le dire: “Tiene Vd. más razón que un santo”, o aquello de: “No son santos de mi devoción”.

  2. Pingback: Artículo de Miguel Ángel Montanaro en El cotidiano donde se cita a José López

Deje un comentario