Recorriendo Marruecos |
Portada » Viajes » Recorriendo Marruecos

Recorriendo Marruecos

Por Sara Navarro , 22 enero, 2014

 1

Marruecos es un destino en el que encontrarás más de lo que puedas imaginar: Sol, playa, montaña, desierto, ruido, silencio, ritmo desenfrenado, calma… Todo dependerá del rincón que escojas para perderte.

Es un destino con muchas ventajas, una de ellas es que te permite viajar muy barato. Os propongo un recorrido por Marruecos en el que tendréis la oportunidad de perderos por todos sus rincones durante 15 días. En este corto pero intenso periodo de tiempo, visitaremos el desierto, las ciudades más importantes de Morocco y como no, terminaremos en la costa, Essaouira, donde se afincaron durante largas temporadas artistas de la talla de Jimi Hendrix o Bob Marley. Nuestra ruta te encantará si lo que te gusta es sumergirte en la cultura, ser viajero y no turista.

2

 

Comenzamos en Marrakech, donde lo más importante será sumergirnos en su zoco, no temáis si os perdéis, en esto va a consistir la primera parte del viaje. Perderos, dejaros envolver por sus olores y colores, visitar la parte nueva y apreciar el contraste con la parte antigua. No os dejéis engañar pagando excursiones en camello o pagando entradas para diferentes museos, porque perderse por su ciudad es el verdadero encanto de Marrakech. Tampoco desesperéis por la insistencia de sus vendedores, recordar, estáis de vacaciones.

3

Cosas que no podemos olvidar hacer en esta ciudad: tomar té en uno de sus cafés o cenar en la plaza de Jamaa el Fna. Aquí se despliegan todas las noches un gran número de puestos que ofrecen diferentes degustaciones, todas con sabor marroquí. Y aunque a algunos os pueda echar para atrás el aspecto poco higiénico de los puestos, podéis estar seguros de que todo está delicioso. Disfrutarlo mucho, pues en Marrakech solo pasaremos dos días.

A continuación nos desplazaremos en autobús o en coche, según vuestras preferencias, a Tinerhir, una ciudad del este de Marruecos, situada al pie de las montañas del Atlas. El viaje será largo, y algo movidito si os decantáis por el autobús. Sus conductores son famosos por su ‘peculiar’ forma de conducir, pero tranquilos, llegaréis sanos y salvos a vuestro destino, y con nuevas experiencias que contar.

La parada en Tinerhir es obligatoria, no podemos irnos de Marruecos sin visitar las grandiosas Gargantas del Todra.

 4

 

Y tras disfrutar de las maravillosas vistas de las Gargantas, continuaremos nuestro recorrido. Nuestro siguiente destino será el desierto, Merzouga, se encuentra a un par de horas, aproximadamente, de Tinerhir. En esta parte del viaje, si os recomiendo gastar más dinero, y coger un buen hotel con vistas a las dunas, los hay incluso con piscina, y las vistas merecerán la pena, creerme.

 5

 

También son aconsejables las excursiones en 4×4 por las dunas e incluso, para los más atrevidos, pasar al menos una noche en las jaimas, en mitad del desierto. La experiencia será única y para tener presente durante toda la vida.

 

FOTO6

 

Disfrutar especialmente esta parte del viaje, levantaos temprano para ver el amanecer y no os perdáis el atardecer. Andar por las dunas, hacer fotografías, memorizar esta escena y dedicar tiempo en grabarla en vuestra memoria, porque más adelante, querréis volver.

 7

 

“El desierto llora por aquellos que no le conocen y los que lo conocen lloran por el desierto”

No entenderéis el alcance del significado de esta frase, hasta que os encontréis inmersos en la naturaleza del Sahara.

Tras pasar tres días en este paraíso, marcharemos a Fès, en el norte de Marruecos. El viaje será bastante largo, pero el paisaje del que disfrutaremos durante este viaje, será indescriptible. Pasaremos del desierto a la montaña, del amarillo y naranja, al verde e incluso blanco, si tenéis la suerte de encontrar nieve, todo dependerá de la época del año en la que viajéis.

Fès es una ciudad en la que hay que tener algo más de cuidado. Sobre todo si decidís subir a algún mirador para apreciar las vistas de la ciudad, algunos atracadores de la zona se aprovechan de la ilusión de los turistas y se valen de estos lugares para llevar acabo su actividad delictiva. Por lo demás, teniendo precaución, todo estará bajo control. Disfrutar del zoco, aprovechar para hacer compras y para pasear. En esta ciudad estaremos dos días.

Reanudaremos la marcha con dirección a Chefchaouen, situada en el noroeste de Marruecos, en las estribaciones de las montañas del Rif y muy cerca de Tetuán, una parada obligatoria. Aquí se grabó la famosa película ‘Bajarse al moro’.

8

 

Su población original estuvo compuesta por los exiliados de al-Ándalus, razón por la cual tiene un aspecto muy similar a la de los pueblos andaluces, pequeñas callejuelas de trazado irregular y casas con el azul como color predominante.

Además descubriréis al llegar, que la gente de esta ciudad es más amable que en otras ciudades de Marruecos, esto se debe a que están más acostumbrados a los turistas. Por lo que si os encontráis algo cansados de la insistencia de los vendedores, podréis aprovechar esta parada para descansar y disfrutar de su hospitalidad. No os olvidéis de visitar el lavadero o perderos por sus calles, es una zona muy segura. En esta ciudad permaneceremos dos días.

Tras este descanso, nos prepararemos para la recta final del viaje, siguiente parada, El-Jadida, llegamos a la costa marroquí. Una ciudad que utilizaremos como punto de descanso antes de llegar a Essaouira. De camino a El-Jadida pasaremos por Casa Blanca, podréis parar unas horas para haceros una idea de qué aspecto tiene esta ciudad, aunque no os recomiendo dedicarle demasiado tiempo.

Estaremos solo un día en El-Jadida y aprovecharemos para ver la antigua ciudadela portuguesa y sobre todo, el aljibe de la misma.

A la mañana siguiente continuaremos nuestro viaje hacia Essaouira, una pequeña ciudad fortificada en la costa marroquí, su medina es Patrimonio de la Humanidad.

10

 

Se le han atribuido diferentes apodos a esta ciudad, aunque personalmente los que más me han gustado son “La perla del Atlántico”  o “La bien guardada”.

 

11

En esta ciudad es donde se afincaron durante largas temporadas artistas como Jimi Hendrix o Bob Marley. Os recomiendo que paseéis por su centro, su medina, su puerto, que os desplacéis a las afueras para disfrutar de una puesta de sol.

Y si disponéis de tiempo o vehículo, intentar visitar Sidi Kaouiki está a menos de una hora de Essaouira y os encantará. Hay muy pocos chiringuitos o restaurantes en Sidi Kaouiki, lo cual lo hace más encantador, os dará la impresión de estar en mitad de la nada, eso sí, degustando unos platos exquisitos.

13

 

Permaneceremos tres días en Essaouira, por suerte se encuentra a 180 km aproximadamente de Marrakech, donde pasaremos el último día y la última noche, antes de volver a casa. Nuestro viaje ha terminado.

 

14

*Fotografías de Sara Navarro

 

Deje un comentario