La reforma laboral de 2012 ha tenido un efecto positivo sobre el empleo |
Portada » Economía » La reforma laboral de 2012 ha tenido un efecto positivo sobre el empleo

La reforma laboral de 2012 ha tenido un efecto positivo sobre el empleo

Por José Julián Martín , 6 Abril, 2016
Pixabay.com

Pixabay.com

La reforma laboral de 2012 ha tenido un efecto positivo sobre el empleo, siendo responsable de una más rápida salida del desempleo al empleo y de una menor tasa de despido de los trabajadores con contrato temporal. Sin embargo, sus efectos sobre la dualidad son todavía limitados.

FEDEA ha publicado un estudio de José Ignacio García Pérez (U. Pablo de Olavide) en el que se analizan los efectos de la última reforma laboral sobre el empleo y sobre el grado de dualidad del mercado de trabajo español. El trabajo replica un estudio de la OCDE realizado pocos meses después de la reforma, confirmando sus resultados positivos con una muestra sustancialmente más larga, e introduce algunas extensiones que corroboran la robustez de los resultados y permiten afinar las estimaciones del impacto de la reforma dependiendo del tamaño de la empresa y de otras variables como la duración del desempleo, la edad y el género de los trabajadores.

El impacto de la reforma se cuantifica mediante la estimación con datos individuales de la Muestra Continua de Vidas Laborales de modelos estadísticos que relacionan las tasas de salida del desempleo al empleo y del empleo al desempleo con las características personales y el historial de cada trabajador, con indicadores de la situación macroeconómica general y del estado del mercado laboral provincial y con una variable dicotómica que distingue entre antes y después de la reforma.

Los resultados del estudio sugieren que la reforma ha tenido un efecto positivo sobre el empleo por dos vías: aumentando la probabilidad de salir del desempleo hacia un empleo indefinido y reduciendo la probabilidad de despido para los trabajadores con un contrato temporal, seguramente porque las empresas están haciendo uso de las nuevas medidas de flexibilidad interna puestas a su disposición de cara a acomodar sus necesidades de ajuste de formas distintas al despido. Por otra parte, no se detectan efectos significativos sobre la probabilidad de despido de los trabajadores fijos o sobre la probabilidad de salida del desempleo hacia un trabajo temporal, siendo no obstante esta última la salida más usual desde el desempleo como ha venido ocurriendo desde hace décadas en España.

Un cálculo orientativo que puede darnos una idea aproximada del tamaño de los flujos relevantes en términos del número de empleos afectados consiste en aplicar a los stocks actuales de parados y ocupados con contratos temporales la variación en la probabilidad de salida inducida por la reforma que se ha estimado en el estudio.

El ejercicio indica que el stock de desempleados se habría reducido en cada año en unos 24.000 efectivos que son, en su totalidad, nuevos puestos de trabajo indefinidos creados anualmente gracias a la reforma y en unos 47.000 por la reducción en las tasas de despido de los temporales. Aunque estas cifras han de interpretarse con considerable precaución, los resultados sugieren que la reforma podría ser responsable de aproximadamente el 32% de la reducción observada en la serie del desempleo desde marzo de 2012 a diciembre de 2015.

Las mayores tasas de salida del desempleo al empleo, especialmente al empleo indefinido, implican que las duración media de los episodios de desempleo en nuestra muestra cae debido a la reforma de 12,5 a 11 meses, mientras que las menores tasas de despido de los trabajadores con contrato temporal hacen que sus duraciones medias en el empleo pasen de 10,5 a 13,3 meses.

Los resultados de la estimación también indican que la reforma ha contribuido a reducir en cierta medida el grado de dualidad de nuestro mercado de trabajo ya que la probabilidad mensual de salida del desempleo al empleo indefinido ha pasado del 1,7% al 2,6% en media durante los 12 primeros meses de desempleo mientras que la probabilidad de salida hacia el empleo temporal continúa estando en torno al 11,8%.

En cualquier caso, que todavía siga siendo casi cinco veces más probable salir del desempleo a un empleo temporal que a uno indefinido indica que será necesario un mayor esfuerzo para reducir de manera sustancial el grado de dualidad de nuestro mercado de trabajo de cara a mejorar su funcionamiento y a conseguir mayores tasas de crecimiento de la productividad.

Deje un comentario