¡¡Qué vienen los bárbaros!! |
Portada » Columnistas » ¡¡Qué vienen los bárbaros!!

¡¡Qué vienen los bárbaros!!

Por Alfonso Vila , 29 mayo, 2015

¿PODEMOS radicales?

 

Ser radical es esto:

 

“Jóvenes bárbaros de hoy, entrad a saco en la civilización decadente y miserable de este país sin ventura, destruid sus templos, acabad con sus dioses, alzad el velo de las novicias y elevarlas a la categoría de madres para virilizar la especie, penetrad en los registros de la propiedad y haced hogueras con sus papeles para que el fuego purifique la infame organización social”…

 

¿Por Dios, quién es el loco que escribió esto? Pues un republicano llamado Alejandro Lerroux que por entonces, esto es, en 1906 aún no había fundado su propio partido, que se fundará dos años después con el nombre de Partido Republicano Radical. Y sí, vaya si eran radicales. Con algo así hoy estaría en la cárcel…  Porque no os penséis que no lo pregonaba a los cuatro vientos. Éste es uno de los muchos artículos que publicaba en los diarios de la época, en periódicos que podía leer todo el mundo… De hecho, he tenido que leerlo varias veces porque no me lo acababa de creer…

 

Convertir en madres a las monjas (por suerte no aclara si con su participación activa o pasiva, porque Lerroux era un radical y un anticlerical, pero no un violador, ¿o sí?). Lo que sí que era, desde luego, es un incendiario… “Penetrad en los registros de la propiedad y haced hogueras con sus papeles”. Más claro agua. Y sin embargo, cuando 3 años después a los barceloneses les dio por hacerle caso y empezaron a quemar edificios en la Semana Trágica, a quien condenaron a muerte como autor intelectual de la rebelión y los desmanes anarquistas no fue a Lerroux sino al bueno de Ferrer y Guardia, que puede que en su pasado hubiera sido un poco travieso pero que en ese momento se dedicaba tranquilamente a sus Escuelas Modernas y que, para más inrí, en esos días ni siquiera había estado en Barcelona.

 

¿Y ahora os preguntaréis que pasó con el bestia de Lerroux, no?

 

Pues saltemos a 1933. El bestia de Lerroux es todo un señor de lo más formal. Tan formal que es el presidente del gobierno de España, un gobierno republicano de derechas que además, mira tú por donde, gobierna con la ayuda de un partido católico, la CEDA. De hecho, en 1934 Lerroux mete a tres ministros de la CEDA en su gobierno y se monta un lío tremendo, porque la izquierda se lo toma muy mal, empieza con una huelga general y acaba con la fallida (pero muy violenta y con una represión terrible) Revolución de Asturias de octubre del 34, el que para muchos es el primer ensayo de la Guerra Civil.

¿Moraleja? Que cuando eres joven está muy bien eso de ir diciendo que “hay que destruir la iglesia”, y ser radical y dar miedo a los buenos burgueses pero luego uno crece y el poder es el poder y la pasta es la pasta, y eso le pasó a nuestro Lerroux, que la pasta es la pasta y al final tuvo que dimitir por varios escándalos de corrupción. Y así pasamos del “Hay que destruirlo todo para hacerlo todo de nuevo” al “Dame la comisión que me toca o te quedas sin la licencia”. ¡¡Qué cosas tiene la política, verdad!!

 

Deje un comentario