¿Qué se puede hacer ante la reforma electoral del PP? |
Portada » Columnistas » ¿Qué se puede hacer ante la reforma electoral del PP?

¿Qué se puede hacer ante la reforma electoral del PP?

Por Carlos Almira , 7 septiembre, 2014

¿Qué deberían, a mi juicio, hacer los partidos políticos en las próximas elecciones municipales si el PP sacara adelante, como parece empeñado en hacer, una reforma electoral según la cual habría un nombramiento automático del alcalde de la lista más votada en cada localidad?

España oficial

España oficial

I. Participar en esas elecciones, incluyendo como un punto central de nuestro discurso el rechazo frontal, por principio democrático, de esa norma con todas sus consecuencias: es decir, 1º el no reconocimiento de todos aquellos alcaldes que, acogiéndose a la misma, sean nombrados con el voto de una minoría de los ciudadanos; y 2º el compromiso con los electores de que, en ningún caso, si la lista más votada es la nuestra, se acogerá nuestro candidato a dicho nombramiento automático contra la voluntad popular.
II. Como consecuencia de lo anterior: 1º en todos aquellos casos en que se nombren alcaldes por lista más votada y no por consenso democrático, no ocupar las concejalías propias, aun cuando se tome posesión de ellas; y 2º en los casos en que la lista más votada sea la nuestra, permitir que gobierne el ayuntamiento aquella candidatura que sea capaz de obtener un consenso democrático más amplio; y en el caso de que la ley impida esta fórmula, no ocupar tampoco las concejalías que nos correspondan, aunque se tome legalmente posesión de ellas.
III. Una vez formados los ayuntamientos, de un modo u otro, participar en el gobierno o en la oposición municipal sólo en los casos en que no haya sido necesario aplicar esta ley: es decir, donde la lista más votada sea también la que cuenta con un mayor respaldo real de los ciudadanos. En el resto de situaciones, trasladar (pacífica y legalmente) la oposición fuera de las instituciones municipales, a otros foros públicos (asambleas, acuerdos entre partidos, con o sin “gobiernos municipales en la sombra”, etcétera).
IV. Si, como quieren algunos miembros destacados del PP (Rita Barberá…) esta reforma electoral anti-democrática se aplicase también a las elecciones autonómicas, en mi opinión los demás partidos políticos (con o sin el PSOE) deberían actuar de un modo similar al señalado. Del mismo modo que si se pretendiese aplicar a las elecciones generales. Eso sí, evitando en cualquier caso siempre, y de un modo escrupuloso, toda provocación y recurso a la violencia.
V. Se entiende que todos los acuerdos y normas emanados de esas instituciones ocupadas contra la voluntad de la mayoría real de los ciudadanos, carecerían de vigencia y legitimidad por muy legal que resultasen en la forma, por lo que la única sujeción de los ciudadanos ante ellos consistiría en la pura obediencia por la fuerza. Acaso un consenso de este tipo entre todos los partidos que rechazan esa perversión de la democracia, sin perjuicio de las actuaciones legales y recursos que se pudieran tomar contra esa norma, sí podría ser un primer paso en la necesaria regeneración pacífica y legal del sistema político español.

4 Respuestas a ¿Qué se puede hacer ante la reforma electoral del PP?

  1. José Luis Muñoz Responder

    7 septiembre, 2014 a las 12:15 pm

    Si esa aberración antidemocrática se produce bueno sería que ningún partido presentara listas y la ciudadania boicoteara las elecciones. Y desde luego desobediencia a las antidemocráticas autoridades. NO A ESE GOLPE DE ESTADO QUE TORPEDEA EL SISTEMA DEMOCRATICO

  2. Carlos Almira

    Carlos Almira Responder

    7 septiembre, 2014 a las 1:16 pm

    Jose Luis, yo creo que al presentar listas, se haría visible la ilegitimidad de la norma (imagina un alcalde nombrado en una ciudad media por una diferencia de diez, veinte, o treinta votos con la segunda candidatura más votada). Que los ciudadanos voten y luego, que vean lo que se hace con su voto y quién se lo hace.
    Un saludo.

  3. ladrillez Responder

    11 septiembre, 2014 a las 11:16 pm

    Yo no sé qué le veis de malo a la ley. Francia es un sistema mayoritario y no por eso es una dictadura bananera.

    Por otro lado, la ley, con ser justa (o no) me parece ante todo estúpida, y creo que ahí reside su mayor mal.

    Sin embargo, yo la apoyaría y os explico por qué:

    Con ese tipo de ley, los pactos entre partidos deberían hacerse ANTES de las elecciones, y no después, con lo que los ciudadanos sabríamos mejor a qué atenernos, en vez de ver como nuestro voto se vende a posteriori sin nuestro consentimiento.

    tres partidos minoritarios no serían tan idiotas como para presentarse por separado, así que si quieren gobernar juntos, que lo pacten, lo negocien, y se presenten juntos. Y que gane el mejor.

    ¿Cómo es que gente como vosotros se opone a esta transparencia? No lo pillo…

  4. Carlos Almira

    Carlos Almira Responder

    15 septiembre, 2014 a las 9:51 am

    ¿De qué sirve que dos o más Partidos Políticos que funcionan por cooptación, de arriba a abajo, sin democracia interna, pacten antes de unas elecciones? Yo estaría de acuerdo si fuese el modelo británico, en que hay candidaturas unipersonales (por cada distrito electoral se presenta no una lista perjeñada por la élite oligárquica de un Partido, sino un solo candidato que, y esto es creo, lo importante, no responde ante su partido, sino ante sus votantes. Los Partidos actúan así casi como siglas (aunque por supuesto, con sus programas e ideología), y la verdadera relación se establece entre el candidato y sus votantes y, por ende, el resto de los ciudadanos. En ese caso, no vería inconveniente en que el aspirante más votado fuese el elegido finalmente (siempre que pudiese también ser revocado legalmente si incumpliera, sin razones de peso, sus compromisos electorales). Ahora bien: que una élite en el PP, el PSOE, IU, etcétera, diseñe unas listas municipales, cuyos titulares responderán por tanto ante esa élite y no ante los votantes, y que haya un pacto entre esos partidos antes de las elecciones, ¿en qué mejora o empeora el compromiso con los ciudadanos y la representación democrática de estos? Imagina una población con 6000 votantes donde el 100% ejerce su derecho al voto y hay tres Partidos: el primero obtiene 2001 votos, el segundo 2000; y el tercero 1999; ¿te parecería justo, con el sistema de Partidos actual (Partidos sin democracia interna) que 2001 voto se impusieran sobre 3999, es decir, con 1998 votos menos que los otros dos? Un saludo.

Deje un comentario