Qué es un foodie y cómo evitarlo en las redes sociales |
Portada » La Red » Qué es un foodie y cómo evitarlo en las redes sociales

Qué es un foodie y cómo evitarlo en las redes sociales

Por Ana Domínguez , 12 Junio, 2014

En la mesa de un restaurante ya no se sientan comensales. Ahora su lugar lo ocupan los foodies. Pero… ¿qué es un foodie? Es probable que nunca hayas escuchado esta palabra, pero seguramente has visto en un restaurante a un joven que, en vez de degustar su comida, dedica su tiempo a fotografiar el plato con la cámara de su smartphone. Eso es un foodie. Una persona, normalmente bastante activa en las redes sociales, a la que le encanta subir a la red fotos y más fotos sobre platos de cocina. Cuanto más espectaculares y apetitosos mejor.

Pero esta tendencia no se practica sólo en los restaurantes. Una pastelería hipster (los cupcakes son muy tentadores), un mercado al aire libre, una comida en la playa o incluso las torrijas de la abuela… Cualquier guiso bien cocinado y con una pinta increíble puede caer en las garras del foodie.

Pinterest e Instagram son las dos mayores cómplices de los foodies. Las redes sociales donde las protagonistas son las fotografías son las favoritas para estos obsesionados de la comida. Para ser un buen foodie no hace falta que te comas el plato que estás fotografiando, ni siquiera que lo hayas cocinado. Tan sólo hace falta que tengas tu smartphone a mano, que encuadres con cuidado la foto, que le apliques el filtro que más te gusta y listo. Ahora sólo hace falta que tus seguidores te pineen (si eres de Pinterest) o que marquen el corazón en la foto (si eres de Instagram).

Pero, ¿qué es lo más odiado de los foodies? Quizá esta situación te suene. Estás en la oficina o esperando el autobús. Aún quedan un par de horas para comer y, en ese momento “tonto” de la mañana, abres tus redes sociales. Ahí está el foodie, con su foto de una enorme y jugosa hamburguesa que acaba de comerse (o quizá no) y recordándote lo maravillosa que es la comida a esas horas de la mañana.

Es justo en ese momento cuando todos odiamos a los foodies y a esa afición de fotografiar, y lo que es peor, subir una foto de un apetecible plato de comida cuando nuestras tripas rugen recordándonos que ya es hora de llevarnos algo a la boca.

Y ahora, ¿puedes decir que no tienes algún amigo foodie? O quizá tú seas alguno de ellos.

Deje un comentario