Primero vinieron a buscar a los comunistas… |
Portada » Columnistas » Palabras desde Occidente » Primero vinieron a buscar a los comunistas…

Primero vinieron a buscar a los comunistas…

Por Juliano Oscar Ortiz , 19 enero, 2015

“Primero vinieron a buscar a los comunistas y no dije nada porque yo no era comunista. Luego vinieron por los judíos y no dije nada porque yo no era judío. Luego vinieron por los sindicalistas y no dije nada porque yo no era sindicalista. Luego vinieron por los católicos y no dije nada porque yo era protestante. Luego vinieron por mí pero, para entonces, ya no quedaba nadie que dijera nada”.

ts_3

Este poema es muy conocido. Lo escribió Martin Niemöller, un pastor alemán encarcelado de 1937 a 1945 por el gobierno de Hitler, y sus palabras hoy suenan más actuales que nunca. El gobierno de Cristina Kirchner hace realidad este poema en un país en el que mirar para el costado muchas veces hizo que las consecuencias fueran terribles.

Esta mañana nos despertamos con la noticia de que el fiscal Alberto Nisman a cargo del caso AMIA fue encontrado sin vida en su departamento de Puerto Madero. Hoy debía presentar ante el Congreso las pruebas sobre el presunto pacto entre el gobierno de Cristina Kirchner e Irán para exonerar a los iraníes acusados.

El hecho es de una gravedad institucional altísima, y llama la atención, que el mismo gobierno saliera a decir a las pocas horas que “todo indica que fue un suicidio”. Cuesta creer que una persona que, desde hacía más de 12 años había sido condenado a muerte por Irán, de pronto se hubiera sentido presionado como para suicidarse. Un fiscal que debía exponer sus pruebas y que había programado entrevistas para esta semana. En estas horas suenan como un golpe feroz la frase del ex Presidente Carlos Menem, “nadie muere en una víspera”.

Argentina, a pesar de la avanzada crisis económica, de una inseguridad creciente, de sospechas de corrupción sobre casi todos sus funcionarios y de la caída de la industria y la producción, podía ostentar que la violencia política era una isla esporádica. Este lamentable suceso parece contradecir esta última afirmación.

El reconocido escritor y periodista Jorge Asís declaraba en un programa radial, “Acá no hay ningún suicidio. Mandaron para arriba a un tipo que generó una gran conmoción y que tenía pendiente al país. Tal vez fue un exceso de tapones de punta”. Sensaciones que comparten la mayoría de los argentinos y que solo son criticadas abiertamente por los periodistas ultrakirchneristas que temen perder su cuota de dinero fácil y que ven cómo sus defendidos no resisten el mínimo de las investigaciones.

“Esté Nisman o no esté Nisman, las pruebas están”, con ese mensaje críptico y hablando en tercera persona el fiscal Alberto Nisman se despedía el miércoles pasado del programa televisivo “A Dos Voces”, conjeturando un posible ataque hacia su persona que, para desgracia de los argentinos, se hizo realidad. Una realidad que muestra a Cristina Kirchner contra las cuerdas en varios frentes y que en esta jornada ha llegado hasta un precipicio en el que se sujeta con una sola mano.

 

 

Deje un comentario