Polémica zanjada |
Portada » Columnistas » Polémica zanjada

Polémica zanjada

Por Fermín Caballero Bojart , 28 Mayo, 2014
FOTO. LUCA ZENNARO (EFE)

Stefano Pirazzi. Giro 2014. Foto de Luca Zennaro (Efe).

Y entonces amaneció como si no hubiera sucedido nada. El sol, la brisa fresca y suave y el ajetreo que cada mañana se organiza en las ciudades de partida en el Giro era lo único que parecía sacar de la rutina a los 700 habitantes de Sarnonico. Apenas recordaban el año que vivieron algo parecido. Un tal Pável Tonkov vencía en la llegada de aquella etapa de 2004, cuando Damiano Cunego (hoy en Lampre Merida, entonces en Saeco) se llevó el Giro a sus 22 años. Tampoco se enteraron de mucho. Bastaba con seguir la RAI y asomarse a las terrazas de sus casonas de alta montaña desde las que el Val di Non sobrevive a la nieve, la mayor parte del año, gracias a una economía, básicamente, agrícola y ganadera. Así que cuando vieron en un corrillo a varios señores, con gafas de sol algunos, con chándal otros y uno alto y rubio con un traje de ciclista con las letras Tinkoff en el pecho y una gorra, probablemente pensaron que era una estrella enfrentada a una rueda de prensa. Claro que el ciclismo de hoy genera tanta fama, a veces injusta, que la prensa necesita titulares pensaban algunos sarnonichesi. Una rutina más. Y allí estaban aquellos hombres, en una plazoleta, junto a un tractor verde, escuchándose unos a otros. “Pues si que tardan, parece una reunión de vecinos” pensó un paisano, que pasaba por allí. Mientras los ciclistas, los verdaderos héroes de la jornada del Stelvio, trataban de calentar, aunque no demasiado por que con un sprint se salían del pueblo. El paisano compró la prensa deportiva.

28srt02f1-kcvG--575x458@Gazzetta-Web_MGzoom

Pàvel Tonkov. Giro 2004.

 28 de mayo de 2004. Sobre papel rosa una foto del ciclista Tonkov vencedor de la 17a etapa del Giro. Con el maillot de su penúltimo equipo (Vini Caldirola), una fea prenda color pistacho. Una cara de circunstancias y un casco desencajado. En sus 12 años como profesional, lo había dado por el Giro del que salió triunfador en 1996. Nadie se acordaba de sus mejores momentos y la afición ya le tomaba por un ciclista arrastrado, hasta que la rabia de la victoria le salió del alma (“mi gesto no fue de desprecio”) y con un corte de mangas entró en meta. Un año después, tras disputar el Giro de Lombardía, se retiraba del ciclismo. Intrépida memoria. Y el paisano terminada su jornada laboral, regresa a casa. Se dispone a encender el televisor para ver el final de etapa. Sigue sorprendido y extrañado duda “parece que fue ayer”. Stefano Pirazzi (Bardiani CSF), con un feo culotte color pistacho, entra escapado y victorioso en meta por delante de sus compañeros de fuga, con un corte de mangas. Y un ligero matiz. Parece desprecio. El no esta acabado pero el paisano algo se ha perdido. Hojea la gaceta que compró por la mañana y comprende su error, no había un 2014 sino un 2004. No sale de su asombro y trata de encajar las piezas: motos, banderas rojas, descenso neutralizado, escapada, descenso del Stelvio, sufrimiento, nieve, abrigos, confusión e indignación. Pero sobre todo falta de conocimiento el reglamento. Bandera roja es precaución. Y en la moto va un señor de la organización. La carrera solo la neutralizan los comisarios.

Muchas protestas, interesadas unas; coyunturales otras, que llevaron a una reunión matinal de directores deportivos, junto al tractor de un vecino. “Saldremos por respeto a la afición”. Y con un “¡así se habla!”, acabó la asamblea para proceder a una etapa de transición que pasó tranquila tras 4 horas y media, fuga masiva incluida, a la espera del comunicado oficial de la UCI que decidiera si les descontaban los minutos a los escapados del descenso loco del Stelvio (Quintana, maglia rossa en juego, entre ellos). O por el contrario justificaban de una manera inconsciente, ajena a la polémica, el rabioso corte de mangas de Pirazzi dedicado realmente a todos los que quisieron anularle. A los que le ningunearon en su pasado. Imagen grabada para siempre y que, al contrario que un tweet, piensa el paisano, “jamás se podrá borrar”. Primera victoria de etapa a sus 27 años. Tercera para Bardiani en este Giro. Y lejos, como otra forma de protesta, llegó el pelotón a más de 10 minutos. La clasificación general sin cambios. Los rostros compungidos tras el comunicado de la tarde. No hay error. No hubo neutralización. La UCI manda y los venenos a sus frascos. Guardados los antídotos, vuelven a soñar los corredores con las rampas de mañana. Etapa de 170 kms con final en la Panarotta (1ª cat.). Por medio el passo San Pellegrino (1900 mts).

Clasificación de la 17a etapa:

1. Stefano Pirazzi (ITA) Bardiani 4h:38:11
2. Tim Wellens (BEL) Lotto m.t
3. Jay Mccarthy (AUS) Tinkoff-Saxo m.t
4. Thomas De Gendt (BEL) Omega Pharma m.t
5. Matteo Montaguti (ITA) AG2R mt
6. Jussi Veikkanen (FIN) Francaise a 28
7. Simon Geschke (ALE) Giant-Shimano m.t
8. Fabio Felline (ITA) Trek Factory m.t
9. Marco Canola (ITA) Bardiani m.t
10. Serge Pauwels (BEL) Omega Pharma m.t 
 

Clasificación general:

1. Nairo Quintana (COL) Movistar 73.05.31

2. Rigoberto Uran (COL) Omega Pharma a 1:41
3. Cadel Evans (AUS) BMC a 3:21

4. Pierre Rolland (FRA) Europcar a 3:26

5. Rafal Majka (POL) Tinkoff-Saxo a 3:28

6. Fabio Aru (ITA) Astana a 3:34

7. Domenico Pozzovivo (ITA) AG2R a 3:49

8. Wilco Kelderman (HOL) Belkin a 4:06

9. Ryder Hesjedal (CAN) Garmin Sharp a 4:16

10. Robert Kiserlovski (CRO) Trek a 8:02.

Deje un comentario