Pequeña Historia para un Himno |
Portada » Columnistas » Pequeña Historia para un Himno

Pequeña Historia para un Himno

Por Carlos Almira , 21 febrero, 2018

Cuando Riego fue ahorcado en la Plaza de la Cebada,

se abrió una página gloriosa de nuestra Historia.

Cuando Isabel y sus amigotes trapichearon con los ferrocarriles y la venta de los bienes de la Iglesia,

se abrió una página gloriosa de nuestra Historia.

Cuando, con el beneplácito de los Alfonsos y María Cristina,

Cánovas y Sagasta, con los suyos, se repartían los escaños y la Hacienda,

se abría una página gloriosa de nuestra Historia.

Cuando vino la República y el rey Alfonso se refugió en la Italia fascista,

se escribió una página inolvidable de la Historia de España.

Y cuando su hijo, Juan de Borbón, en el exilio,

tanteaba a los nazis para lo repusieran en el trono de España

a cambio de participar en la guerra,

se escribía una página gloriosa de nuestra Historia.

Cuando su sucesor fue finalmente rey, de la mano de un general muerto,

y con la aquiescencia de los Adolfos, los Felipes, los Manueles y los Santiagos,

para traer a España la democracia sin el pueblo,

se escribió una página inolvidable.

Los vencedores siempre estarán arriba y los vencidos abajo, es una Ley férrea de la Naturaleza,

de la que después, derivan Constituciones, Leyes, Jueces y Tribunales Supremos.

No olvidéis incluir algo de esto, por amor a la Verdad, en la letra de nuestro próximo Himno,

para cantárselo a los soldados de la próxima guerra, que se merecerán un país mejor.

Deje un comentario