Cecilio Andrade: El instructor que susurraba a las legiones. |
Portada » Columnistas » Cecilio Andrade: El instructor que susurraba a las legiones.

Cecilio Andrade: El instructor que susurraba a las legiones.

Por Fermín Caballero Bojart , 14 Febrero, 2015

75600_118356718227561_5037802_nHumano antes que soldado, Caballero Legionario antes que historiador y maestro ante todo. Equilibrado y tenaz. Ávido lector de historiadores, que le cultivaron como hombre, y con los que alcanzó el doctorado en Historia. Cecilio Andrade dice que jamás pensó en su epitafio y le creo a pesar de que su sabiduría sí ocupa lugar. Así lo pueden comprobar cada año los alumnos que siguen sus instrucciones en el manejo de las armas durante la Semana Táctica Solidaria, donde se aúnan experiencias militares y policiales compartidas por una causa benéfica.

Toda palabra me resulta exigua para delimitar los horizontes del Doctor Andrade. Ninguna respuesta, sobrias todas en esta entrevista, deja lugar a la imaginación. Él mismo establece sus fronteras y derriba algunos de los mitos que nos aborregan como sociedad.

Sencillo. Discreto. Educado. Valiente. Gallego. Amigo de sus amigos. Fiel a sus valores. Sabedor de sus virtudes. Y con un refugio familiar insondable desde una infancia auspiciada por su abuelo. Solo pensando así me he atrevido a preguntar.

  1. ¿Por qué existen las guerras?

Menuda pregunta para empezar…. ¿Por qué existen las guerras? Desde hace siglos esa pregunta la han intentado responder religiosos, filósofos, psicólogos, historiadores, diplomáticos, militares, sociólogos, políticos, economistas, geógrafos….

Podría darte una explicación socio-política, económica incluso, o de todas las ramas del saber que antes te he desglosado ¿añadiría algo? Lo dudo.

Te recomiendo lecturas de gente más sabia como Sun Tzu, Karl von Clausewitz, Joseph de Maistre, G.W.F. Hegel, Richard Holmes, Tomás de Aquino, Erasmo de Rotterdam, Oswald Spengler, Maquiavelo, Vegecio…. Y un infinito etc.

Pero imagino que preferirás una respuesta más cercana y mundana. Mi opinión es simple, quizás es demasiado simple, sin quitar ni un ápice de razón a todo lo comentado por las personas y especialidades que antes comenté, la causa última de la guerra es simple y llanamente, el orgullo y la estupidez del ser humano.

Orgullo por no saber razonar otras vías dejándose guiar y dirigir por individuos cargados de egoísmos, avaricias, narcisismo y ansias de poder. Los lugares por donde he “viajado” me ha enseñado que la sociedad como conjunto son borregos llevados por pastores que saben guiarlos y encauzarlos para su propio beneficio personal, del tipo que sea. Discursos histriónicos, miedos innatos, deseos insatisfechos, anhelos egoístas, todo ello hace que un individuo pensante acabe siendo un borrego más en una masa cerril y violenta.

¿Demasiado simple? Seguramente si… lo lamento, no tengo en muy alta estima al ser humano como ente social y masificado. Respeto al individuo pero raramente a la masa.

  1. Desde Tucídides a nuestros días, ¿con qué historiador militar se queda? ¿Por qué?

Esa pregunta no es tan fácil de responder como parece. Al igual que me gustan muchos tipos de música, Sibelius a Wagner, ACDC hasta Barón Rojo, Enia a Mike Oldfield…. Otra lista interminable….

La Historia no es el monolito creciente y uniforme que a muchos les gusta creer y enseñar. Muy al contrario. Hay grandes historiadores a lo largo de todo el recorrido conocido de la Humanidad. Unos más conocidos y otros menos pero casi ninguno ajeno a una parte muy particular y específica de esa Historia de todos.

Si hablamos de la IIGM hay muchos donde elegir, ¿me pides uno? Quizás Antony Beevor sea uno de los que más leo y analizo, por su profundidad de detalles y relaciones en cada una de sus obras. Aunque ciertamente Stephen Edward Ambrose es de los más amenos.

Respecto a Historia de España Juan Eslava Galán es quizás uno de los más eruditos, y José Javier Esparza el más afín a mi interpretación de la sociedad y relaciones de la época.

Edward Strosser y Michael Prince me enseñaron otra forma de ver los hechos. Incluso Sir Winston Churchill lo hizo con algunas de sus obras pseudo-históricas de autobombo.

Incluso hay hoy en día grandes historiadores-novelistas que acercan la Historia, la de verdad, al ciudadano común. Me encantan escuchar algunas conversaciones muy correctas en un bar tras un café o una cerveza basándose en novelas de estos autores, acercan esa parte de la cultura que tantas mentiras acumula.

¿Pero debo decirte alguno como favorito? Ok… te diré dos, uno relativamente conocido (creo) y otro un desconocido. Jenofonte e Ibn Jaldún. Ninguno moderno, ninguno muy leído, pero aun así muy importantes.

Los recomiendo.

  1. Los historiadores que tratan de rehabilitar personajes (por ejemplo a Nerón), ¿pueden marcar una línea de trabajo a futuras generaciones de historiadores?

La Historia no es un monolito solido e inamovible. La Historia por desgracia es un arma, y de destrucción masiva. Casi todas las guerras de este mundo han sido avivadas con soplos de Historia tergiversada y adaptada a los intereses puntuales del poder del momento. No es nada nuevo ni siquiera reciente. Los bolcheviques los hicieron en la Revolución Rusa, como antes lo hicieron en la Revolución Francesa; Inglaterra amañó miles de cuestiones históricas (como la famosa leyenda negra española o la supuesta Armada Invencible), los árabes lo hicieron antes en muchas acciones de las Cruzadas, la creación de la Iglesia católica es otro ejemplo, y el más lejano y documentado la de Ramses II en su guerra contra los hititas.

La Historia es un arma y como tal se usa y adapta.

Un historiador, uno real y honrado al menos, no puede ni debería entrar en esas “adaptaciones” interesadas o políticamente correctas de la Historia. Lo que a día de hoy nos parece una brutalidad sin sentido era el día a día de hace siglos. Aplicar lecturas morales, filosóficas y/o sociales modernas a actuaciones y hechos de hace varios siglos es una estupidez, salvo que se tenga un interés específico en vender esa “historia”.

Somos lo que somos hoy en día, mejores o peores, gracias a todas esas “barbaridades” que nuestros ancestros hicieron en el pasado. Poco a poco el ser humano ha ido afinando su código moral y ético. No nacemos con el, lo aprendemos, y lo aprendemos gracias y merced de todos los miles de “barbaros” que nos precedieron y fueron puliendo y expurgando todo lo que hoy nos horroriza.

¿Rehabilitar personajes históricos? No necesitan rehabilitación, solo colocarlos en el contexto que corresponde y con las normas que entonces se aplicaban, ni más ni menos. El ser humano, el peor que puedan imaginar, tiene siempre claros y oscuros. El equilibrio o desequilibrio de esos claros y oscuros, en el contexto histórico correcto de la época, es lo que da la talla real del personaje… en su época.

Nerón para mí fue una desgracia para Roma, y algunas cosas hizo bien, lo malo es que en la balanza de su época pesaron más las malas que las buenas. Pero juzgarlo solo lo pueden hacer sus contemporáneos, nosotros solo podemos analizar y estudiar, e intentar aprender algo de todo ello.

  1. ¿Con qué momento de la Historia de la humanidad se queda?

Otra dificilísima pregunta…. La Historia tiene tantas encrucijadas tan importantes y tan interesantes…. Me gustan casi todas en mayor o menor medida… si solo pudiera escoger una época no podría hacerlo con pleno convencimiento.

Pero bueno… veamos… quizás la época de la Grecia Clásica ya que de ahí parte, quizás, la línea histórica que nos permite a día de hoy hacer esta entrevista. De ahí parte uno de los hilos más importantes de la Historia del mundo. Alejandro Magno la acercó a China y la India, Roma la asentó, Europa la exportó. El mundo actual, no importa el lugar del globo, no sería igual sin esa pequeñísima parte de la Historia.

  1. Napoleón: ¿Uno de los mejores estrategas de la Historia?

El mismo Napoleón reconoció que era simple heredero de la lectura de todos los antecesores, estrategas y tácticos de la Historia. Nunca lo ocultó, muy al contrario. El merito de Napoleón fue el saber adaptar a su época todo el bagaje estratégico de 3000 años de Historia militar. Leyó a Vegecio, Jenofonte, Tucídides, las campañas de Alejandro Magno, de Julio Cesar, de Anibal, del Gran Capitán, entre muchísimos otros… fue un lector compulsivo y ávido que supo extraer lecciones y aplicaciones para su época.

Si tuviera que quedarme con alguien, alguien conocido al menos, sería con Aníbal o con Blas de Lezo. Pero hay muchísimos otros.

  1. ¿Por qué venció Franco la Guerra Civil?

Esa es fácil. Por el bando republicano estaba más preocupado de matarse entre ellos mismos que en vencer al enemigo común. Anarquistas contra stalinistas, estos contra los trosquistas, socialistas contra nacionalistas… todos contra todos y todos contra ninguno.

Llenaron más fosas comunes entre ellos mismos que del “enemigo”.

Franco no venció por la ayuda de la Alemania nazi ni la Italia fascista, ayuda que fue casi ridícula en algunos casos. La República recibió muchísima más ayuda internacional. Franco venció porque a pesar de las diferencias internas había una causa común y un mando unificado y profesional.

¿Pruebas? Cuando en el lado republicano lograba unificar esfuerzos ganaban batallas… pero eso duraba poco, en seguida empezaban a despedazarse entre ellos mismos.

  1. ¿Por qué perdió Alemania la II GM?

Esa respuesta es mucho más difícil de contestar, profesionales más sabios que yo lo han intentado y siempre quedan flecos colgando.

Si me tuviera que mojar en una contestación rápida y sencilla diría que Alemania no estaba ni militar, ni logística ni industrialmente lista empezar una guerra en 1939. Quizás si hubieran aguantado 5, o mejor 10 años, hoy día el idioma internacional sería el alemán. Quizás… recordemos que pese a todo estuvo a punto de ganar al planeta entero.

Es una razón muy escueta y breve, en realidad hay miles (millones tal vez) de factores que deberíamos añadir a esta ecuación histórica.

  1. ¿Qué arma cree que puede llegar a ser la más efectiva: La diplomacia, el espionaje o las armas de fuego?

¿Qué tal si contesto las tres? La diplomacia sin la inteligencia del “espionaje” no tiene datos para actuar, y sin la amenaza de las armas no tiene fuerza que la respalde. Al igual que las armas necesitan los datos de inteligencia y la razón de la diplomacia. Podría seguir haciendo variaciones varios folios más.

El mundo actual, en realidad el mundo humano de siempre, no se entiende desde una única y solitaria perspectiva, todo es una concatenación de líneas de trabajo, armas si lo prefieres.

Yo añadiría una a tu pequeña lista, ¿economía?

Esa es el arma con la que se vence en casi todas las guerras, las dos últimas guerras mundiales son un claro ejemplo de ello, pero la verdad que hasta en el antiguo Egipto fue así.

Economía, unida a tus tres armas y algunas más.

  1. ¿Cree que un corresponsal de guerra es un trabajo bien pagado?

Esa pregunta debería hacérsela a Don Vicente Talón o a Don Arturo Pérez Reverte, por decir alguien con quien he tenido alguna relación en ese ámbito profesional.

No lo se, nunca les he preguntado lo que cobraban y si les salía rentable. Pero en base a mi experiencia, en mi propio campo, imagino que depende del grado de implicación del profesional y de que considere pago justo. Recuerda que no todo lo que consideramos pago viene en forma de dinero, a veces el pago es algo más personal e intimo. El saber que haces algo que marca la diferencia.

Pero… ¿Qué se yo?

  1. ¿Qué escritor de novela histórica le parece más riguroso?

Como ya dije antes respecto a los historiadores, hay cada día más autores capaces y correctos. Elegir uno solo es muy difícil, y más si tenemos en cuenta que no todas sus obras tienen que tener una autenticidad y rigurosidad histórica completa.

No puedo decir uno.

Extranjeros podemos hablar de Bernard Cornwell, Michael Curtis Ford, Takashi Matsuoka, Willian Napier, Rick Atkinson, Stephen Pressfield, Stephen E. Ambrose, y un gran etc.

Ibéricos… Carlos Aurensanz, José Javier Esparza, Juan Eslava Galán, Pablo Victoria, y otro etc… aunque algo más corto.

  1. ¿Le molesta, cuando lee novela, que los personajes históricos dialoguen?

En absoluto, me molesta cuando ponen en sus labios conceptos e ideas de la actualidad, ya sea para vender una imagen acorde con la corrección política y social actual, o para denigrar o ensalzar a una persona, acción o facción determinada.

El ser humano interactúa, por eso somos humanos, pero siempre en su contexto, lugar y época. Poner en boca de un constructor de catedrales del siglo XII conceptos como derechos de los trabajadores, como ejemplo, es cuando menos ridículo, por más que hoy en día es lo correcto.

  1. ¿Qué título de cine bélico le impresionó? ¿Por qué?

Muchos y por muchas razones, algunas similares y otras no. Tampoco puedo hablar de una solo obra sin más. Podría hacerte una lista enorme, pero permíteme hacer una clasificación temática y elegir una de cada..

Historia Antigua: “Gladiator”… todos por valores y principios que transmiten y remarcan. No todos buenos pero que hacen pensar.

Edad Media y Renacimiento: “Enrique V”, … lo mismo que el caso anterior y además buenas recreaciones.

Japón: “47 Ronin” (el clásico no el engendro moderno), … honor, deber, lealtad… vamos… lo que ya no esta de moda ni es cool.

Siglo XVII y XIX: “La carga de la Brigada Ligera” (la original de 1936), “Zulú”… solo por las escenas ya valen la pena

Siglo XX, IGM y IIGM: elegir una de esta época es casi imposible, permíteme poner varias “Gallipoli”, “La Cruz de Hierro”, “Cartas desde Iwo Jima”, “El día más largo”, “El puente sobre el río Kwai”, “No eran imprescindibles”, “Uno rojo división de choque”, “Un puente lejano”… sacrificio, afán de superación, compañerismo… quizás no muy reales todas pero con valores y principios casi olvidados.

Siglo XX, Corea, Vietnam y más: Aquí déjame algunas también de ejemplo… “Los gritos del silencio”, “Cuando éramos soldados”, … si las han visto no necesitan muchas explicaciones.

Siglo XXI: “Hotel Rwanda”, “Black Hawk derribado”, “La noche más oscura”, “El único superviviente”… Me identifico… ni más ni menos. Añadiría “Lágrimas del Sol” ¿Por qué? Vean el Making-of… vale la pena.

  1. En su blog No en mi guardia, echo de menos a Rick Atkinson.

Vaya… ¿Sólo a él? Ojala pudiera poner a todos los que considero importantes o que aportan algo… ojalá. No es un olvido es simplemente que no es posible meter a tanta gente en una agujerito tan pequeño como es un blog personal… ojala fuera tan sencillo como pensarlo y añadirlo.

Sus obras son únicas, sus matices, detalles cotidianos y generales te introducen y te hacen sentir parte de la historia, ya seas veterano o un simple lector sin experiencia sabe llevarte de la mano hasta el punto de sentir la Historia en ti mismo.

¿No está? Tendré que subsanar ese olvido… entre otros.

  1. ¿Qué le ha quitado el Ejército y qué le ha dado la Universidad?

¿Quitar? ¿Dar?

Ambos me han dado, y mucho, quitar no me han quitado nada. El concepto quitar en este contexto depende de nosotros, si somos capaces de aprender y agregar a nuestro bagaje como seres humanos.

El ejército me afianzo muchos de los valores y principios que traía de mi adolescencia, me fortaleció física, intelectual y mentalmente. Nunca fui un soldado excepcional ni mucho menos, en muchos aspectos era (y soy) mediocre, pero si aprendí a no darme por vencido y a seguir un paso más, y tras ese otro más, eso sí lo asimilé. Algo que debo agradecer a muchos compañeros mandos con los que no siempre supe conectar y aprender en ese momento.

¿La Universidad?… como todo buen y sólido edificio, no basta tener ladrillos, acero, cemento y arena, hay que saber combinarlo, mezclarlo, colocarlo en las cantidades y orden adecuado; embellecerlo después y rellenarlo de muebles y objetos personales. Eso ha sido (es) para mi estudiar, completar y construir un hogar bello, cómodo, práctico, útil y sobre todo completo. Eso es para mí… si no solo sería un montón de ladrillos, arena y cemento… mejor o peor ordenados pero sin nada más.

¿Poético? No se… pero así lo veo.

  1. Legionario vs aikidoka.

La verdad no comprendo la pregunta… ¿Son antagónicos?

Un legionario (en realidad un militar de verdad de la unidad y nación que sea) es una persona que equilibra su humanidad con una ocupación que en última instancia implica (no siempre) acabar con la vida de otros por un bien mayor para la sociedad a la que pertenece, y muchas veces sabiendo que entregará la suya en el proceso.

Aikido, el camino del equilibrio y la armonía, ¿no le parece lo mismo? Un arte marcial (RAE: Perteneciente o relativo a la guerra, la milicia o los militares) cuya ética indaga usar la energía del agresor en contra de el mismo, eso desde el lado práctico y físico; en su filosofía indaga en equilibrar el espíritu del practicante.

¿Le parece tan diferente? Unos sacrifican y equilibran parte de su humanidad y vida en bien de un bien mayor para sus compatriotas. Otros buscan equilibrarse ellos mismos en esa sociedad.

Equilibrio… todo es equilibrio.

  1. ¿Qué le debe el Ejército a la madre naturaleza?

Deber, no se, sospecho que lo mismo que todos y cada uno de los humanos de este planeta, ni más ni menos. Formamos parte de ella, lleven uniforme de un color u otro, un traje de Armani o un mono/overol de trabajo, da lo mismo.

Un militar suele disfrutar más la Naturaleza, quizás porque su situación y actuación, los operativos al menos, está en ella misma. Para la mayoría de las operaciones debe aprender a adaptarse a su entorno, usar lo que ella nos aporta y minimizar los hándicaps que nos presenta… en última instancia un militar también lucha por esa Naturaleza, después de todo, ¿Dónde vive la gente por la que lucha y sacrifica su vida?

  1. ¿Qué le lleva más tiempo preparar en sus clases de instrucción?

El adaptarme al grupo, la parte técnica y práctica es relativamente sencilla y ya asimilada, es la adaptación al grupo la que siempre supone el mayor reto. Ningún grupo es igual, dar clases a profesionales implica muchos retos para hacerles llegar lo que realmente quieres transmitir.

No es cuestión de idioma o variaciones idiomáticas (ya sea inglés o castellano americano en sus distintas acepciones), es más una cuestión de conectar con las inquietudes y situaciones del grupo al que intentas transmitir.

Dar clase, o una conferencia, a un grupo de oficiales y suboficiales en la Academia de Infantería de Toledo es muy distinto de enseñar a soldados de tu propia unidad. Los policías en España no tienen las mismas inquietudes que los centro o suramericanos, ni norteamericanos. Si esos policías y militares son de distintas unidades y funciones, por no hablar de entrenamiento y nacionalidad, el problema de comunicación eficaz puede agravarse.

En definitiva, la mayor preocupación es, y así debe ser, llegar a tus oyentes, que estos puedan identificarse con lo que trasmites, y no es nada fácil.

  1. Cuéntenos en qué consiste la Semana Táctica Solidaria.

Sencillo, un grupo de amigos y profesionales que en un momento dado decidimos unificar experiencias, conocimientos y capacidades por una causa altruista.

El mundo de la instrucción táctica está, desgraciadamente, dominado por egos y cuestiones económicas, donde muchos individuos con mayor o menor capacidad y experiencia real venden, literalmente, nubes de humo a cambio de cantidades asombrosas.

La vida actual necesita dinero para progresar, guste o no es la realidad, pero siempre he pensado que hay un equilibrio (de nuevo el equilibrio que comenté antes) entre ganar para vivir contra engañar y estafar. El saber debe pagarse, no así otras cosas.

En este grupo de profesionales y amigos decidimos que podíamos hacer algo que beneficiara a otras personas menos afortunadas y a la vez a profesionales necesitados de conocimientos y experiencias. Ahí surge la Semana Táctica Solidaria, de un deseo de aportar en el máximo ámbito posible.

Y creo que lo logramos. Las familias de niños con cáncer que la organización “Por una sonrisa” reúne, reciben el dinero que necesitan para sacar adelante unos proyectos benéficos. Y profesionales armados reciben una instrucción que de otra forma sería difícil de reunir en un solo evento, sabiendo además que su esfuerzo y gasto es por una buena causa.

En resumen eso es la Semana Táctica Solidaria, pero si quieren saber más pueden acudir a la página web de la misma (www.semanatacticasolidaria.es) o en su enlace de Facebook: semanatacticasolidaria, y con mucho gusto todos contestaremos dudas y cuestiones que surjan.

  1. ¿Qué no es don Cecilio Andrade?

Esta pregunta no puedo contestarla, lo siento, se lo que soy (o eso creo) y lo que deseo ser… no sé lo que no soy, esa pregunta quizás deba hacérsela a otras personas que me conozcan… pero yo no puedo contestarla.

Lo lamento.

  1. ¿Cuántas veces ha pensado en su epitafio?

Jamás. No me lo planteo, a modo de humor negro siempre he dicho que cuando me toque me empujen a la cuneta y me echen un saco de cal para que no huela.

Mi familia sabe que como mucho he comentado ser cremado para no ocupar espacio, y las cenizas que se deshagan de ellas como mejor les venga. Quizás por mi educación y filosofía pagana (no soy católica ni similar) no considero mucho el concepto de la muerte y todo el bombo y parafernalia con el que hoy en día les gusta rodearla.

Me muero y dejo espacio, solo espero que mis acciones en vida hayan sido útiles, ni más ni menos.

Cecilio Andrade. Instructor. Conferenciante. Asesor.  Security and Risk Management Consultant en Corporación Yantarni SA.  Ex miembro de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala. 23 años de experiencia militar en unidades de élite y especiales del Ejército de Tierra. Experto en tácticas y técnicas de combate. Doctor en Historia por la UNED.

Cecilio Andrade.
Instructor. Conferenciante. Asesor.
Security and Risk Management Consultant en Corporación Yantarni SA.
Ex miembro de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala.
23 años de experiencia militar en unidades de élite y especiales del Ejército de Tierra.
Experto en tácticas y técnicas de combate.
Doctor en Historia por la UNED.

 

2 Respuestas a Cecilio Andrade: El instructor que susurraba a las legiones.

  1. pablo berra Responder

    16 Febrero, 2015 a las 12:52 pm

    Muy bueno!!! Muy bueno!

  2. Paulino Rogelio Jimenez Hidalgo Responder

    18 Febrero, 2015 a las 4:34 pm

    Aunque no tengo el gusto de conocer personalmente a Don Cecilio Andrade, sin embargo he abrevado de sus vastos conocimientos escritos en diversas ramas, siempre es grato seguir sus lecturas para continuar en la senda del aprendizaje y seguir aprendiendo de el. Maestro aunque se que no le gusta que nos dirijamos a usted MUCHAS GRACIAS POR LOS CONCEPTOS ENUNCIADOS. Espero poder estar con usted en la Semana Táctica Solidaria y continuar aprendiendo de su experiencia y con afecto Paulino Rogelio Jimenez Hidalgo Ciudad de Mexico.

Deje un comentario