PANORAMA DESDE EL SUELO |
Portada » Social » PANORAMA DESDE EL SUELO

PANORAMA DESDE EL SUELO

Por Agustín Ramírez , 19 Octubre, 2015

Hoy he escuchado un programa de radio en el que se hablaba de la trata de mujeres, la prostitución, la esclavitud; en definitiva, se hablaba de uno de los negocios más lucrativos que en el mundo es y ha sido.

La prostitución es un negocio que se hace con una materia de muy bajo coste, -en su inmensa mayoría mujeres –incluso niñas- pobres, engañadas y endeudadas-, y que genera un movimiento de dinero de entre 7 y 12 billones de dólares anuales según un reciente informe de la ONU. Ciñéndonos a España, las cifras que se manejan según la defensora del Pueblo, es de 5 millones de euros diarios.

Hablando de personas, el movimiento de mujeres engañadas que entran en España, anualmente, está entre 40.000 y 50.000; en Europa la cifra sube a 500.000 y en todo el mundo el número de personas asciende a casi 3.000.000 de personas; en estas cifras hay que destacar que casi la mitad de ellas son menores de edad.

Tras el tráfico de armas y antes que el tráfico de drogas, la trata de mujeres y la prostitución es el segundo negocio clandestino más rentable, y no olvidemos la vertiente macabra de la trata de personas para trasplante de órganos.

Y me pregunto, ¿qué se hace con este problema? Además de responder que nada, solo se me ocurre recordar las páginas de anuncios de prostitución en los periódicos, las campañas que ha habido para eliminarlas y como el dinero, el negocio y los beneficios empresariales han impuesto su lógica económica de la conquista de la riqueza a cualquier precio.

En 2015 el 1% de la población mundial tiene tanto dinero líquido o invertido como el 99% restante de la población mundial y, además, esta brecha ha llegado hasta aquí, creciendo, desde el comienzo de la crisis económica en el año 2008; estos datos han sidopublicados por el banco suizo Credit Suisse.

Según Amnistía Internacional 640 millones de armas circulan por el mundo, cada año se fabrican 8 millones más y 16.000 millones de balas y traduciendo estas cifras a dinero, y según los informes de Oxfam-Intermon, anualmente el comercio de armas de fuego alcanza los 2.157 millones de euros y el comercio de municiones de armas pequeñas 3.461 millones de euros y no quiero saber, si subimos el nivel en el tipo de armamento y municiones, porque no se si sabría escribir los miles de billones de euros, dólares –o muertes- que se mueven. Estas realidades no existen, ni merecen la atención, para la soldadesca burocrática que forman los gobiernos,  empeñados, muy malintencionadamente, en vender unas ideas de democracia en la que no creen ni les interesa, en presentar unas cifras macroeconómicas que ignoran la vida cotidiana del ciudadano de a pie que tiene que sobrevivir con los hachazos que ha recibido en sueldos, pensiones, educación pública, sanidad pública, tipos y tiempos de trabajo, no olvidemos los hoy llamados “trabajadores pobres” que, trabajando, son incapaces de cubrir sus necesidades básicas.

Nos escandalizamos con las migraciones humanas, con la pobreza, con la desigualdad social, con el tráfico de seres humanos, con las guerras pero, llegado el caso, estas situaciones no son nuevas, están ahí, desarrollándose, mientras los poderes reales solo quieren seguir acumulando y acumulando, poder y dinero, esto último para ser los más ricos del cementerio o, tal vez, quieren establecer un record Guiness, tan de moda, de la mejor urna con las cenizas del más rico, según creencias, vaya.

De este panorama, ¿nos salvarán los Rajoy, Sánchez, Rivera, Iglesias, Obama, Juncker, Merkel? Pues como creo que no, ustedes dirán.

Deje un comentario