Otros tiempos, mismos modos para el FN |
Portada » Columnistas » Otros tiempos, mismos modos para el FN

Otros tiempos, mismos modos para el FN

Por Esther López García , 8 Diciembre, 2015

La rabia y el deseo de seguridad determinan ahora el pulso francés en las regionales que se están celebrando del 6 al 13 de diciembre. La ultraderecha francesa es ahora el mayor roedor político, un excelso capibara que se mantiene a flote, entre aguas cómodas, en donde la izquierda prefiere hundirse expresamente para hacer de trampolín humano a Sarkozy.

Béret

Conocer al gran capibara es tener consciencia del miedo a lo peor en regiones con paro de una carnalidad abierta y de carácter marcado inmigrante. Todavía no han pasado tantos años desde la llegada de los pieds noirs, todavía resuena en el imaginario francés el aire paternalista naïf: ne touche pas à mon pote, ne touche pas à mon pote, un muro que actúa de dique contencioso para las seis regiones a las cuáles aspira el FN. El núcleo ganador parece no escapar de un horizonte en el FN que ya comienza a escapar de una irreal y patética portada en un por ejemplo semanal Le Canard Enchaîné. Una Marine Le Pen ordenando filas en el Eliseo del 2017 parece menos inalcanzable. Paso a paso. Marine Le Pen se haría con Nord-Pas-de-Calais y Picardía, y Marion Marechal con Provenza, Alpes y Costa Azul. La nueva distribución territorial de marcado tinte economizador de Bernard Cazeneuve parece haber ayudado ligadamente a ello. Una ya realidad del 40’69% y del 40’55% respectivamente. Con la izquierda, pese a la izquierda. Las intervenciones de Marine Le Pen, pocos días después del 13V 2015, en medios como FranceInfo, constatan su gran capacidad de llevar al matadero a unos locutores sin posibilidad de escapatoria dialéctica. Mismos argumentos de limitación y expulsión de entrada de inmigrantes. Misma crítica retroalimentada por parte de Marine Le Pen: binomio izquierda, derecha, derecha, izquierda que desencanta al elector. Otros tiempos, mismos modos.

Sigamos oliendo las lilas nacidas de las ramas viejas tradicionales. Que la poda no empiece antes de tiempo.

Deje un comentario