Otra batalla de Mühlberg o cómo aterricé en este país |
Portada » Columnistas » Otra batalla de Mühlberg o cómo aterricé en este país

Otra batalla de Mühlberg o cómo aterricé en este país

Por Esther Patrocinio , 24 Marzo, 2014

Muchos me preguntan qué hago yo aquí y cómo llegue a Alemania, para explicarlo y de paso echar mano de la historia escribo esta semana sobre la Batalla de Mühlberg.

19 pm de un día lluvioso de Abril de 1547

Fernando Álvarez de Toledo mira a su alrededor y encuentra cierto parecido entre el paisaje verde de Mühlberg, ciudad a orillas del Elba y sus posesiones  a la orilla del Tormes en Salamanca. No piensa en la batalla que está por comenzar, en su cabeza tiene claro qué debe hacer y cómo servir al Emperador Carlos V al mando de sus tropas.

19 pm de un día lluvioso de Abril de 2010

Desde la ventanilla del taxi los turistas tratan de encontrar la silueta del Allianz Arena a las afueras de Múnich, en el sureste de Alemania.

1547

Los príncipes protestantes del Sacro Imperio Romano Germánico se han unido en la Liga de Esmalcalda (Schmalkalden) para luchar contra el Emperador Carlos V, defensor del catolicismo frente a la reforma luterana. El impulsor de la Liga protestante es el príncipe elector de Sajonia y Esmalcalda, Juan Federico en 1531 y se han aliado junto a él otros territorios como Anhalt, Bremen, Magdeburgo, Estrasburgo, Ulm, Constanza, Reutlingen, Memmingen, Lindau y Lübeck. El Duque de Alba reflexiona; él está al mando de los tercios españoles y debe tener clara la estrategia a seguir. A lo lejos en el horizonte el sol casi ha terminado de ponerse.

2010

Españoles y alemanes no somos tan diferentes. Todos europeos y hoy día ser católico o protestante no es motivo de discusión alguna. En el siglo XVI eran otros tiempos, los luteranos confiscaron tierras a la Iglesia y Príncipes católicos, así que el Emperador tenía que mostrar su superioridad como gobernante más allá de temas de religión. Los viajeros no tienen un ejército de 44.000 soldados de infantería y 7.000 de caballería. Les acompañan dos maletas, su poco-mucho conocimiento del alemán y un hormigueo en el estómago.

24 de Abril de 1547

Las tropas enemigas están a orillas del Elba cerca de Mühlberg. Han destruido los puentes y piensan que el río les protege. Pero Fernando Álvarez de Toledo ha sido más rápido. Días antes ha enviado espías a preguntar entre los campesinos y habitantes de la zona. Uno de ellos, furioso porque los protestantes le han robado los caballos explica a las tropas del Emperador dónde está el vado en el río para cruzar hasta el campamento de los protestantes. En poco tiempo los arcabuceros se han metido en el agua mientras la infantería a caballo busca una zona del río donde poder cruzar sin bajar de sus monturas mientras las barcas forman un puente improvisado sobre el Elba. El duque de Alba ordena que la caballería ligera, formada por húngaros, españoles y alemanes, cruce al otro lado.

Resultado final, Juan Federico de Sajonia es hecho prisionero junto al resto de sus tropas. Algunos años más tarde el Gran Duque dará indicaciones al pintor Cristóbal Passini sobre cómo representar este momento en la bóveda del Torreón del Homenaje de su palacio en Alba de Tormes.

24 de Abril de 2010

Después de algunos días en Alemania comprendo el significado de la palabra europeo. Eso no impide, sin embargo, que haya gente que les mire en el metro con desconfianza porque no son rubios de ojos azules.

25 de Septiembre de 1555

Pese a la gran victoria de las tropas imperiales al mando del Gran Duque de Alba en Mühlberg es necesario firmar un tratado de paz entre el Emperador Carlos V y la Liga de Esmalcalda. La firma se produce en la ciudad de Augsburgo (Ausburg) en la región de Baviera y resuelve el conflicto de religión dividiendo el Imperio Germánico en dos confesiones, católica y protestante. El Príncipe de cada Estado elige una y sus súbditos son obligados a acatarla aunque si no están de acuerdo siempre pueden emigrar a otro principado.

25 de Mayo de 2010

Merece la pena viajar hasta Ratisbona (Regensburg) intentando aprovechar uno de los pocos fines de semana con sol de primavera. El viajero reconoce en las calles de esta ciudad a Salamanca. Paseando por el centro se recomienda terminar en la plaza principal donde la gente bebe cerveza y disfruta de la música popular de Baviera que toca un grupo sobre un improvisado escenario.

Ventana desde la que Carlos V vio a Bárbara Blomberg

Ventana desde la que Carlos V vio a Bárbara Blomberg

Los turistas más observadores descubrirán en la fachada de uno de los edificios de la plaza una placa con un nombre en español. ¿Cómo es posible? El texto traducido del alemán explica: “Esta es la ventana a través de la que Carlos V vio a Bárbara Blomberg por primera vez. En esta casa nació Don Juan de Austria héroe de Lepanto.” Al volver la esquina se tropieza uno con la estatua de un hombre vestido al modo cervantino; el mismísimo Don Juan de Austria hijo ilustre de la ciudad de Ratisbona y uno de los vínculos históricos que compartimos con Alemania.

La próxima semana más y mejor. ¡Feliz lunes!

Una respuesta para Otra batalla de Mühlberg o cómo aterricé en este país

  1. Pingback: Abierto por vacaciones – Regensburg (Ratisbona) |

Deje un comentario