OPINIONES Y DESENCUENTROS CON EL REY DE ESPAÑA |
Portada » Nacional » OPINIONES Y DESENCUENTROS CON EL REY DE ESPAÑA

OPINIONES Y DESENCUENTROS CON EL REY DE ESPAÑA

Por Agustín Ramírez , 24 julio, 2017

El discurso del Rey Felipe VI con motivo de la conmemoración del XL aniversario de las Elecciones Generales del 15 de junio de 1977 ha sido acogido por la prensa con muy buenos comentarios, lo cual no sorprende viniendo de donde vienen y dirigidos a quien se dirigen; otra cosa es que si lo revisamos un poco en detalle podamos convenir con el diputado Garzón cuando dijo que tras escuchar el discurso su convencimiento republicano era más fuerte.

Afirma Felipe VI que “las elecciones del 15 de junio de 1977 tenían la responsabilidad histórica de dar una respuesta política a nuestros errores del pasado y superar las diferencias entre los españoles, convencidos de que la Guerra Civil y la dictadura era una inmensa tragedia sobre la que no convenía fundar el porvenir de España”. Aún reconociendo que el franquismo fue una dictadura, echo en falta una condena explícita de ella, aunque me temo que nunca la vaya a hacer porque él es Rey gracias al designio del dictador que colocó a su padre, Juan Carlos I, como Rey de España. O quizás sea porque las dictaduras y las monarquías se parecen en algo: quien está en el poder designa al sucesor –y en el caso de la monarquía española con la misoginia que supone la exclusión de la mujer-. El pueblo, según ese modo de proceder, está solo para aplaudir en los fastos posteriores y poner el dinero para su mantenimiento.

En otro momento del discurso afirma que “todo lo que hoy disfrutamos –y que pertenece a todos los españoles por igual- no nos ha venido dado sino que es el resultado del sacrificio y esfuerzo del pueblo español, de millones de españoles. Y constituye un extraordinario patrimonio moral y material que no debemos silenciar ni ignorar, que no podemos dividir, ni mucho menos destruir”. Y me vuelvo a preguntar ¿en qué planeta vive nuestro Rey?

Primero de todo, ¿Quien es España? España es ese país que está el número 24 en su compromiso contra la desigualdad, a través de su lucha con el gasto social, más la progresividad fiscal y los derechos laborales, según el informe elaborado por Oxfam Intermón en colaboración con la consultora Development Finance International; pues bien, si se reconoce ese nivel de desigualdad, ¿de quien está hablando el monarca?

El Rey recordará que ha habido una crisis económica que ha traído recortes salariales, de pensiones, de puestos de trabajo, de derechos laborales, de personal sanitario, de personal docente, recortes presupuestarios en la investigación, en la dependencia, en el acceso a las ayudas por desempleo, en los servicios sociales y en tantos otros; en definitiva, recortes al Estado del Bienestar, pues bien ¿Quiénes forman esa España suya, señor monarca?

Señor monarca, ¿es la misma España la de los directivos de las empresas del Ibex 35, de las grandes empresas del mundo financiero, de las del poder industrial que la España de los trabajadores de esas empresas que si no han sido despedidos han visto recortados o congelados sus salarios?

Señor Felipe VI, ¿Quién es su España, la de los que presumen de que la prima de riesgo ya está por debajo de los 100 puntos o la de que los que solo encuentran trabajo precario, de baja calidad y bajo salario?, ¿Usted de qué España habla, de las personas que cobran 2 euros por habitación limpiada o de los directivos que se incrementan los salarios y retribuciones adyacentes de manera escandalosa?

Señor hijo de Juan Carlos I, ¿Cuál es su España? ¿La de los que critican que las ONG colaboren con los desplazados por razones de hambre, guerra y trabajo de zonas en conflicto, o la de las personas que ayudan a esos desplazados a tener una vida un poco menos mala?

Quizás es que no existe su España. Aunque sea una idea antigua, caduca y nada moderna, lo que sigue existiendo es una desigualdad que sirve para que unos vivan muy bien a costa de los demás; antes eso se llamaba lucha de clases, hoy lo desconozco porque lo moderno es decir los de arriba y los de bajo, los unos y los otros. Yo lo entendía mejor antes pero, supongo, que ese es mi problema.

2 Respuestas a OPINIONES Y DESENCUENTROS CON EL REY DE ESPAÑA

  1. Marta Bongiovanni Responder

    25 julio, 2017 a las 11:24 pm

    Estoy lejos ,en un país sin monarquia por suerte, me gustó tu editorial , clara y contundente.
    La leerá el mantenido Rey Felipe ?
    Lástima, creo que no.

  2. Luis G, Baeta Responder

    24 agosto, 2017 a las 12:14 pm

    En el mundo de las ideas, que no de las tendencias y prejuicios propios respetables, la relación causa-efecto debería estar presente a la hora de enjuiciar para no tomar la parte por el todo y perder perspectiva. La monarquía como institución, ahora mismo, está en la Constitución que hay que respetar a la espera de una modificación deseada. Le preguntaban a la señora María si prefería monarquía o república. “Yo, lo que sea más barato”, dijo. De entrada me apunto a la contestación. Afortunadamente, la histórica monarquía hereditaria con prebendas a costa del pueblo son el pasado en términos generales. Hoy, la función y el margen de maniobra del rey como institución y el talante de quien la encarna, creo que no sobresale como injusticia social, al margen de la esperada votación sobre su permanencia.

Deje un comentario