Oktoberfest (Wies’n) |
Portada » Columnistas » Desde Munich con jamón » Oktoberfest (Wies’n)

Oktoberfest (Wies’n)

Por Esther Patrocinio , 7 Octubre, 2014

El domingo echamos el cierre al Oktoberfest 2014 pero ¿cómo empezó la fiesta de la cerveza? En 1810 entre el 12 y el 17 de Octubre cuando se celebró el matrimonio entre el Príncipe Luis I de Baviera con la Princesa Teresa de Sajonia. Los habitantes de Múnich regalaron a los novios como celebración una carrera de caballos en el campo llamado desde entonces Theresienwiese (pradera o campo de Teresa) en las afueras de la ciudad.

Desde entonces se celebra el festival en homenaje a los esposos aunque se adelantó a Septiembre para garantizar que el tiempo no fuera demasiado frío. El Oktoberfest (o Wies’n en bávaro) se celebra cada año durante dos semanas desde mediados del mes de Septiembre para finalizar el primer fin de semana de Octubre. Esto ha hecho que muchos visitantes crean erróneamente que la fiesta comienza en el mes de Octubre, como indica su nombre.

Se calcula que en esos quince días que dura el Festival la ciudad acoge a 6 millones de visitantes nacionales y también procedentes de países como Italia, España, Francia, Holanda, EE.UU. o Japón. De hecho el segundo fin de semana del Oktober es conocido como el fin de semana de los italianos, ya que es en el que los italianos se desplazan por carretera hasta Múnich para acudir a la mayor fiesta de la cerveza.

Protocolo festivo

Desde 1887 el Oktober no comienza sin el desfile de los propietarios de las cervecerías que recorren una parte de la ciudad; desde Karlsplatz (Stachus) hasta el Theresienwiese el primer sábado. Ellos abren la fiesta con sus carros tirados por caballos con barriles de cerveza y las bandas que después animarán la fiesta en las respectivas Zelt o carpas.

O’zapft ist !

Tras la llegada de los cerveceros en el desfile a las 12 del mediodía el Alcalde de Múnich procede a abrir el primer barril de cerveza en la carpa Schottenhamel. Incluso se hacen apuestas para acertar el número de golpes que necesitará el alcalde para abrir el barril. Tras el grito de O’zaptf ist! (Ya está abierto) comienzan a servirse cervezas en todas las carpas.

Domingo

Tras el desfile y la inauguración, el día después, domingo se celebra el desfile de trajes típicos. En 1835 se celebra por primera vez como homenaje a las bodas de plata de Luis I y Theresa. Se celebra anualmente desde 1950, se calcula que son cerca de ocho mil participantes los que desfilan hasta el Theresienwiese ataviados con los trajes de época.

Excepciones

Durante estos doscientos años (1810-2010) no siempre se ha celebrado. Durante la I Guerra Mundial no hubo Oktoberfest entre 1914 y 1918, por problemas económicos tampoco tuvo lugar en los años 1923 y 1924. Durante los años 1939 y 1945 no hubo fiesta de la cerveza debido a la II Guerra Mundial.

Atentado

El 26 de Septiembre de 1980 se produjo una explosión en la entrada del recinto matando a 13 personas e hiriendo a varios cientos. El autor del atentado fue Gundolf Köhler un neonazi de 21 años que también falleció en el acto por la onda expansiva del artefacto.

Un pequeño monumento en este lugar recuerda a las víctimas del atentado y este año con motivo del bicentenario del primer Oktoberfest los diarios más importantes de Baviera han dedicado páginas especiales a los supervivientes de dicho atentado, como un padre de familia que perdió a su mujer y sus dos hijos a causa de la bomba.

Disfrutar el Oktoberfest

En el recinto Theresienwiese no sólo se encuentran las carpas gigantes de las 6 cervecerías de Múnich (Hacker-Pschorr, Spaten, Löwenbräu, Hofbräu, Augustiner y Paulaner) también la dulce carpa de Rischart y de asadurías de todo tipo de carne y pescado y la famosa Weinzelt donde acuden entre otros célebres visitantes Carolina de Mónaco y todos los VIP de la ciudad.

Para disfrutar realmente de la fiesta hay que hacerse con un traje típico Lederhose para los hombres y Dirndl para las mujeres, que se puede conseguir ya sea de segunda mano o nuevo en cualquiera de las numerosas tiendas que hay en el centro. Los hay económicos por unos 30 euros de segunda mano o con un precio superior a los 500 euros si se trata de diseños exclusivos.

Una vez ataviados con el traje típico hay que acercarse a las carpas para degustar una buena cerveza acompañada de un plato típico de Baviera. Antes o después merece la pena pasear entre las atracciones de feria y decidir si se arriesga uno a subir a la torre que alcanza los 66 metros para caer de golpe al suelo, o si se prefieren los tradicionales columpios chinos para hacer mejor la digestión.

No hay que olvidarse de las tradicionales almendras tostadas y azucaradas o de comprarle un lebkuchen en forma de corazón que regalarle a nuestra pareja con alguna frase romántica. Antes de dejar el recinto del Oktober se puede probar fortuna en las casetas de tiro y otras habilidades para ganar algún premio o medir nuestra fuerza golpeando con un martillo para hacer sonar la campana en lo más alto del poste. O por qué no, detenernos unos minutos a ver la odisea que sufren los borrachos que se atreven a subir al Tobogán.

Oktoberfest internacional

Gracias al fenómeno de la inmigración hoy en día se celebra el Oktoberfest en otras ciudades y regiones del mundo en las que hay una cuota de residentes con origen alemán. En América Latina se celebra el Oktoberfest en Venezuela (Colonia Tovar), Chile (Santiago y Valdivia), Argentina (Villa General Belgrano), Ecuador (Quito), México (Ciudad de México, Mazatlán y Puebla de Zaragoza) y Perú (Lima).

Oktoberfest en España

El más antiguo Festival en España se celebra en Calpe (Alicante) desde el año 1988 organizado por la amplia comunidad con raíces alemanas que vive en la zona.

En Paguera (Mallorca) se celebra desde el año 2007 con un gran éxito entre los visitantes y residentes alemanes.

Otras ciudades como  Barcelona, Madrid, Málaga, Murcia o Salamanca acogen su propio Oktoberfest organizado por una conocida marca de cerveza alemana contando con un gran éxito de público y ventas.

Una respuesta para Oktoberfest (Wies’n)

  1. Lobito Responder

    7 Octubre, 2014 a las 9:39 am

    Se ha olvidado usted el Oktoberfest que se celebra en Barcelona, del que su colega y columnista de El Cotidiano, Pere Serrat, ha escrito hace 48 horas un artículo muy descriptivo con toques de guasa (yoga), bajo el título de ‘Mi cerveza y su yoga’. http://www.elcotidiano.es/mi-cerveza-y-su-yoga/

Deje un comentario