Nosotras infringiremos la ley, ellos nuestros derechos |
Portada » Social » Nosotras infringiremos la ley, ellos nuestros derechos

Nosotras infringiremos la ley, ellos nuestros derechos

Por Natalia Méndez , 18 marzo, 2014

 

manifestación Antes de legalizarse el aborto muchas hemos perdido la cuenta de las vecinas, hijas de vecinas, cuñadas o conocidas que viajaban a Londres misteriosamente, solo por unos días, sin saber inglés, y a la vuelta no volvían a hablar mucho de ello. Y parece ser que volvemos a ello.

Estos días, y desde que el Gobierno lanzase la bomba de ilegalizar el aborto, se ha hablado mucho de los tantos por ciento, de cuanta gente está a favor del aborto, de cuanta está en contra,  cuantos pretenden seguir haciendolo…pero es que ilegalidad el aborto, ideologias a parte, supone un riesgo para muchas mujeres y un filón económico para otros muchos.

Con esta reforma aquellas que quieran interrumpir su embarazo verán sus opciones limitadas: o elige una clínica clandestina que lo practique, o viajan a un país extranjero donde sí que sea legal. Pero el único problema no es elegir si viajar o no. A la dura decisión del aborto se unen los problemas de salubridad a los que nos enfrentamos en una clínica clandestina, así como a la fiabilidad del que lo va a practicar; las prisas, las salas semioscuras, los “postoperatorios” mal llevados y las salidas a hurtadillas por puertas traseras se repiten 30 años después.

La situación de crisis que además estamos viviendo puede llevar  muchas mujeres a tomar esta decisión principalmente por no poder hacer frente a los gastos que supone un nuevo miembro en la familia, así que hacheros una idea de si esta mujer X podría hacer frente a una clínica “clandestina” pero cara o viajar y mantenerse unos días en cualquier país extranjero para practicarle un aborto. ¿Qué pasaría con la señora X? que por el miedo y la presión social acabaría acudiendo a una clínica clandestina con fórmulas no fiables, con suerte una clínica, o a métodos que pueden poner en riesgo su salud para conseguir su objetivo.

Tras preguntar a más de 100 mujeres entre los 25 y los 50 años más de la mitad han reconocido que por su seguridad no abortarían en su país, si en este la interrupción del aborto fuese ilegal, pues las opciones reducidas y poco fiables que les quedarían no las harían sentirse a gusto con su decisión,;preferirían viajar para esta interrupción. Aunque casi todas ellas apuntaban que bajo necesidades o impedimentos económicos “nunca se sabe”.

Y es que si no deseas ese bebé en potencia, o la situación no es la favorable como para sacarlo adelante como se merece ¿qué opción queda? ¿la adopción? Las esperas para las adopciones nacionales son de más de 5 años. Gracias a dios la mentalidad de la población española ha cambiado paulatinamente, y ser adoptado ya no es un estigma que esconder ante el temor de ser rechazado. pero esos niños adoptados han tenido una madre biológica, mujer que los “ha entregado” por motivos diversos; una mujer que sí que quedará marcada de por vida por los que le rodean, ya que siempre será <<la que abandonó a su hijo>>. El resumen o conclusión de esto: si la situación laboral, económica, mental, sentimental, familiar… no es la favorable para traer un bebé al mundo, o porque no queremos tenerlo (¡también tenemos el derecho a no querer ser madres!) siempre seremos “las malas” para alguien, por abandonar o por asesinar. Y con eso las mujeres hemos lidiado siempre, hemos aprendido a ignorar la opinión de los demás para poder seguir adelante; pero ahora nos enfrentamos a los malos comentarios y a la ley.

A favor del aborto o no, habiéndolo hecho alguna vez o no, y convencidas de querer hacérselo o no; la mayoría de las mujeres coinciden en que la práctica de un aborto es una experiencia traumática para ellas. A esa experiencia, con esta nueva ley, hemos añadido los problemas económicos, presión social y legal y el MIEDO. Miedo a qué pasará, a si será seguro, a si “me pillarán”, a quien acudo si tengo problemas, a si…, a si… miles de dudas, miles de problemas, miles de trabas para que sigamos el sendero de la ideología de unos cuantos. Quien no está a favor del aborto, como ha ocurrido hasta ahora, no ha abortado aunque ha tenido la oportunidad; mientras que aquellas que sí querían interrumpir su embarazo tenían la oportunidad ¡esa es la libertad! poder si quieres.

mujer embarazada

Una respuesta para Nosotras infringiremos la ley, ellos nuestros derechos

  1. ateo666666 Responder

    18 marzo, 2014 a las 11:58 pm

    ¿por qué deberíamos no ya hacer caso sino tener en cuenta siquiera las opiniones de un grupo de ancianos seniles que dicen hablar con palomas extraterrestres, obsesionados con el sexo aunque sin embargo dicen no practicarlo (excepto cuando se trata de encubrir violaciones a menores de edad por parte de sus acólitos) y que en su pobre estrechez mental interpretan la compleja realidad de la sociedad hiperdesarrollada del siglo XXI basándose únicamente en un libro escrito hace milenios por unos pobres e ignorantes pastores de cabras judíos (muchos de ellos con evidentes trastornos psiquiátricos) para amenizar las largas y frías noches del desierto? http://diario-de-un-ateo.blogspot.com.es/2013/12/apertura-en-la-iglesia-catolica-no-se.html

Deje un comentario