Nos queda la poesía |
Portada » Columnistas » Apuntes a mano alzada » Nos queda la poesía

Nos queda la poesía

Por Juana Vázquez , 3 Agosto, 2014

                                    NOS QUEDA LA POESÍA

 

 

La poesía durante milenios ha permanecido al acecho del lado oscuro del hombre. Silenciosa , huyendo de los vendedores de certezas, es el último reducto espiritual que nos queda en este mundo materialista del dios mercado, con las diosas de  la oferta y la demanda. ( Ningún poeta se ha hecho rico a través de su  poesía).

Profeta de utopías,  se quiebra en los períodos materialistas, cuando  el significado se intercambia  con el objeto  y pierde su sentido mítico. Entonces  languidece con  conceptos quebradizos y pusilánimes  quedándose en la superficie del  hombre y las cosas,  superficie  que esconde  los gemidos, y miserias de aquellos que no tienen voz.

Hoy  la poesía está enferma, pues la palabra se ha prostituido y evita reflejar donde la vida se atropella. Y es que “los versos  más tristes esta noche”  de nuestro tiempo, no son que “el cielo está estrellado” ni que “titilan las estrellas a los  lejos”. Hoy los versos más tristes  y auténticos están cuarteados en los medios de comunicación, en un espacio que no es el poema , en donde la gente vive a trozos , y muere , en muchas ocasiones, tan sola que ni siquiera le acompaña la palabra muerte. Son simplemente “los representantes de efectos colaterales”…Si la palabra ya no puede ser, como en un principio,  si quedó atrás su urdidumbre teologal, hoy la palabra poética desacralizada , si no quiere verse derribada por el número, debe construir el territorio lírico del otro lado del poema, buscando en los suburbios del diccionario palabras  con que perfilar un nuevo espacio, en donde habite la solidaridad con los desheredados, los tristes, los míseros, un mundo liberado “de la mentira de ser verdad”, de la mentira de ser el único posible.

Debemos representar la cara oculta de  nuestra época, pues ahí está el origen de la condición humana, que es social, aunque vivamos en un tiempo de individualismo feroz.

Por todo eso, congratulémonos, pues , a pesar de todo, nos queda,  la “poesía”.

 

 

 

 

 

 

 

Deje un comentario