Nos debería bastar con |
Portada » Educación » Nos debería bastar con

Nos debería bastar con

Por Eley Grey , 26 noviembre, 2017

En julio de 2016, el esposo y los suegros de una niña de 14 años embarazada, la quemaron viva para castigar a su padre por fugarse con una prima del marido. La niña murió cinco días más tarde en un hospital de Kabul. Afganistán– (*)

Las mujeres seguían estando jurídicamente subordinadas a los hombres y en situación de inferioridad a ellos en lo relativo al matrimonio, el divorcio, la custodia de los hijos e hijas y la herencia, y no tenían acceso a la educación superior, al empleo remunerado y a los viajes al extranjero sin la aprobación de su tutor varón. También seguían teniendo prohibido conducir vehículos. –Arabia Saudí– (*)

En marzo de 2016, la violación y el asesinato de Tonu, de 19 años, provocaron indignación y grandes protestas en las calles. Los activistas afirmaron que la policía había retrasado de forma deliberada la investigación, y que había presionado a la familia de la víctima para manipular sus declaraciones. –Bangladesh– (*)

El 29 de mayo de 2016 una niña de 17 años murió de una hemorragia tras haber sido sometida a mutilación genital femenina en un hospital privado de la gobernación de Suez. Fueron procesadas por cargos de causar lesiones letales y mutilación genital femenina cuatro personas, entre ellas la madre de la niña y personal médico. –Egipto– (*)

Cientos de mujeres y niñas fueron víctimas de violencia sexual en zonas afectadas por el conflicto. Entre los autores había soldados y otros agentes del Estado, así como combatientes de grupos armados como Raia Mutomboki (una coalición de grupos), la FRPI y la milicia hutu Mai-Mai Nyatura. –República democrática del Congo– (*)

El Código Penal seguía prohibiendo la violación sin definirla y sin reconocer expresamente como delito la violación conyugal, y permitía que los hombres que violasen a niñas menores de 18 años eludieran el procesamiento casándose con la víctima. –Argelia– (*)

 

Mientras tanto, en 2017…

… se cuentan hasta la fecha 45 feminicidios, mientras que ocho niños han sido asesinados en este contexto de violencia de género sobre sus madres y otros 24 se han quedado huérfanos por los mismos delitos. –España– (**)

********

Las cifras no son solo números. Las cifras son vidas, familias y libertades fundamentales arrebatadas demasiadas veces con el beneplácito de las leyes, la justicia, el sistema y la sociedad.

Jamás deberíamos olvidar que la libertad es, sin lugar a dudas, el bien más preciado que tenemos. Es la libertad la que nos permite salir cada día a la calle y sentirnos íntegras y completas.

De hecho, nos debería bastar con la libertad para caminar sin miedo, sin culpa y sin vergüenza. Sin la inseguridad que provocan quienes nos juzgan (a pesar de no tener derecho a hacerlo) solo por ser mujeres. Mujeres libres, artistas, pensadoras, escritoras, maestras, periodistas, deportistas, abogadas, niñas, adolescentes o ingenieras. Mujeres poderosas porque saben que lo son, porque sienten la fuerza de la libertad.

Y porque en definitiva somos nosotras quienes nos levantamos después de cada zancadilla, puede que haya llegado la hora de empezar a mirar a la cara a quien estira la pierna para hacernos caer. Y nos debería bastar con la libertad para hacerlo, como decía, para mirarles a la cara sin miedo, erguirnos y a continuación, igual que hacía mi abuela con los hierros oxidados y peligrosos en mitad de la calle, apartarlos para siempre de nuestro camino.

  

(*) Fuente: Informe 2016/2017 de Amnistía Internacional.

(**) Fuente: La Sexta Noticias.

Deje un comentario