El negocio del Big Data crecerá hasta los 5.500 millones en 2018 |
Portada » Economía » El negocio del Big Data crecerá hasta los 5.500 millones en 2018

El negocio del Big Data crecerá hasta los 5.500 millones en 2018

Por José Julián Martín , 30 Marzo, 2017
big-data

big data

El volumen de negocio del sector del Big Data en Europa crecerá desde los 2.000 millones de euros de 2013 a los más de 5.500 millones en el año 2018. Esta es una de las principales conclusiones del desayuno informativo organizado por CUNEF (Colegio Universitario de Estudios Financieros), en el que han participado Juan Manuel López Zafra y Ricardo Queralt, codirectores del Máster de Data Science para Finanzas de CUNEF.

El profesor Juan Manuel López Zafra señaló que “diariamente se generan 2,5 trillones de datos y el 90% de toda la información disponible se produjo en los dos últimos años, pero solo se puede analizar el 1%”. La magnitud de los grandes volúmenes de información generados a día de hoy se ejemplifica muy bien con las cifras que se manejan en Internet y las Redes Sociales.

En una sola hora se suben 2 millones de fotografías a Instagram, se dan 9.375.000 likes en Facebook, se lanzan 20 millones de tweets, se visualizan 183 millones de videos y se genera un tráfico de 113.400 terabytes en internet.

En este sentido, los profesores explicaron que un 43% de las empresas de EEUU reconoció recientemente que la falta de capacidades analíticas era su principal debilidad y más de la mitad señaló que tiene la necesidad de transformar la capacidad de análisis en información relevante para los ejecutivos.

El Big Data se convertirá en los próximos años en un sector clave para la empleabilidad a lo largo de todo el mundo. Sólo en EEUU, existe una demanda potencial de entre 4 y 5 millones de empleos para el próximo año, cuando se estima que la brecha entre la oferta y la demanda de las habilidades analíticas será de entre el 40% y el 50%.

En el caso de Europa, la necesidad de empleados que encajen con este perfil podrá ser incluso superior, puesto que los salarios en start-ups y gigantes norteamericanos son tan atractivos que acaparan todo el talento hacia ellas.

Jugadores especializados vs. Jugadores globales

El Big Data ha provocado un cambio de paradigma en diferentes sectores productivos, con la aparición de nuevos players que se configuran como los competidores de las compañías tradicionales. Es el caso de segmentos tan dispares como el de las telecomunicaciones, el turismo o el sector financiero. La presencia disruptiva de las fintech ha supuesto, sólo entre 2014 y 2016, más de 3.400 operaciones en el sector, con un volumen de negocio global de más de 150.000 millones de dólares.

PayPal se consolida como una alternativa de pago a las tarjetas de crédito, y Android Pay y Apple Pay, las plataformas de pago de Google y Apple, se posicionan con fuerza en todos los mercados, especialmente el asiático. Cabe recordar que Facebook, con 1.600 millones de usuarios, posee ficha bancaria en el Banco de España desde septiembre de 2016, lo que le permite operar en igualdad de condiciones que el resto de entidades.

Las entidades españolas mueven ficha

Las principales entidades ya se han posicionado y están creando (o lo han hecho ya) áreas que ponen el foco en las potencialidades del Big Data. Es el caso de Banco Santander, que anunció recientemente la creación de una división específica de Analytics para el diseño de la gestión de sistemas de riesgos; BBVA, que trabaja desde hace tiempo en áreas como analítica de clientes, procesos, riesgo y fraude y nuevos productos digitales; o La Caixa, que fue una de las primeras entidades españoles en posicionarse a este respecto.

En España, el año pasado, se pagaron alrededor de 49.000 millones de euros por siniestralidad, tanto en vida como en no vida y, según informaciones del sector, el fraude pudo alcanzar el 1,5% de los siniestros declarados, alrededor de 735 millones de euros.

Mediante los modelos analíticos de detección, esta cifra se podría reducir en un primer momento en un 20%, lo que supondría un ahorro de alrededor de 150 millones de euros. Una apuesta decidida por modelos predictivos de gestión del fraude supondría una garantía de seguridad y mejores precios para la gran mayoría de los asegurados.

Deje un comentario