Muere Gerard Mortier, consejero artístico del Teatro Real |
Portada » Cultura » Muere Gerard Mortier, consejero artístico del Teatro Real

Muere Gerard Mortier, consejero artístico del Teatro Real

Por Redacción , 9 Marzo, 2014

Ha fallecido en Bruselas a los 70 años de edad a consecuencia de un cáncer

GERARD-MORTIER--644x362

Gerad Mortier, gestor teatral belga y exdirector artístico del Teatro Real de Madrid, nacido en noviembre de 1943 en Ganteen, ha fallecido Bruselas a consecuencia de un cáncer que se le diagnosticó en verano.

Doctor en Derecho y diplomado en Prensa y Comunicación, su primer trabajo en el mundo operístico fue como asistente del director del Festival de Flandes.

De 1973 a 1980 fue colabadorador del director de orquesta Christoph von Dhonanyi en las ciudades alemanas de Dusseldorf, Fráncfort y Hamburgo, en funciones de director artístico. Después fue llamado por Rolf Liebermann y Hugues Gall para colaborar en la Ópera de París.

En 1981 fue nombrado director del Teatro Real de la Monnaie (Bruselas), convirtiendo la capital belga en un referente del arte lírico en Europa. Para ello se rodeó de importantes nombres de la escena y de nuevos talentos, a la vez que organizó una atractiva programación.

Entre 1988 y 1989 intervino en la preparación del proyecto de la Ópera de la Bastilla en Parísy, en 1991, se hizo cargo de la dirección del Festival de Salzburgo, cargo en el que sucedió a Herbert von Karajan. Su gestión al frente del festival de la ciudad austríaca se distinguió por la renovación de la programación, la búsqueda de nuevas audiencias y la modernización del Festival.

Durante las diez temporadas que estuvo al frente del Festival de Salzburgo logró importantes éxitos a pesar de las fuertes resistencias a las que hubo de hacer frente.

Después el Gobierno de la región alemana de Renania del Norte-Westfalia le ofreció en 2001 eldesafío de crear y dirigir en la región del Ruhr el festival “Ruhr-Triennale 2002-2004”. Ese último año fue nombrado director de la Ópera de París, de la que era director delegado desde diciembre de 2001.

Su intención de revolucionar la escena operística de Nueva York, de la que se iba a hacer cargo en 2009, se vio frustrada tras renunciar a dirigir la ópera de la ciudad estadounidense en 2008 por los recortes en gastos de la institución.

De noviembre de 2008 a septiembre de 2013 estuvo al frente del Teatro Real de Madrid, que quiso convertir en “un laboratorio de la ópera del siglo XXI”. Pero la gestión del belga fue muy criticada y provocó su relevo, a pesar de que su contrato vencía en 2016, por el español Joan Matabosch.

Deje un comentario