Momentos de buena suerte. Matthew Quick |
Portada » Cultura » Momentos de buena suerte. Matthew Quick

Momentos de buena suerte. Matthew Quick

Por Olga Navarro , 15 septiembre, 2014

Autor: Matthew Quick
Editorial: Espasa
Narrativa
300 páginas

Llamémoslo destino, o sincronicidad, o voluntad divina…, o llamémoslo LA SUERTE QUE MUEVE EL UNIVERSO.
A punto de cumplir los cuarenta, Bartholomew Neil es un hombre especial que ha pasado toda su vida bajo la protección y el cariño de su madre. La muerte de ésta le obliga a abrirse al mundo y crearse un círculo de amistades.
Los amigos de Bartholomew son, como él, de lo más peculiar: un cura católico próximo a la familia que roza la locura, un joven de carácter imprevisible y la hermana de éste, una tímida librera. Juntos deciden emprender un viaje a Canadá en busca del padre biológico de Bartholomew. El cuarteto se verá implicado en todo tipo de rocambolescas situaciones, que Bartholomew narra con exquisito humor. Una original y divertida fábula en clave moderna cuyos excéntricos personajes buscan, y finalmente encuentran, su lugar en el mundo.
Matthew Quick, autor de “El lado bueno de las cosas” y de “ Lo siento, Leonard Peacock” escribe en primera persona de nuevo, creando de nuevo, personajes excéntricos, y con una manera peculiar de ver la vida.
Bartholomew, el protagonista, vive una inmadurez y una inocencia constante producida por el apego a la figura materna. Su pérdida le dará la vuelta a su peculiar cosmos y serán las cartas que le dedica a Richard Gere el hilo conductor de su historia. A él le cuenta lo que le pasa, lo que piensa.. encontrando así el apoyo virtual que necesita.
Cuando decide viajar a buscar a su padre lo hará acompañado de un excéntrico grupo y se encontrará situaciones imprevisibles, divertidas, absurdas.. protagonizadas por unos compañeros de viaje que también buscan su sitio y que se darán el apoyo que necesitan.
Historia extremadamente tierna que mezcla con ironia la inocencia, la falta de autoestima, reflexiones profundas, inocencia e inseguridades.

Deje un comentario