Mismamente, tal que un 7 de mayo |
Portada » Columnistas » La bitácora del emperador » Mismamente, tal que un 7 de mayo

Mismamente, tal que un 7 de mayo

Por Víctor F Correas , 7 mayo, 2015

Un sordo, una firma, una echada para delante y un mito, entre otros. Esos son los protagonistas de este 7 de mayo.

El sordo, Beethoven, que tal día como hoy hace 191 años asistió al estreno de su Novena Sinfonía en re menor en el Teatro de la Corte Imperial de Viena. Al segundo movimiento ya tenía ganado al público, que estalló en aplausos. Por culpa de lo que estaba escuchando. Una maravilla. Al final del concierto, entre lágrimas, Beethoven vio a todo el teatro puesto en pie para aclamarlo. Los aplausos no pudo escucharlos, pero igualmente le llegaron al alma.

La firma, la del fin de la Segunda Guerra Mundial en Europa. Hace 70 años. La cosa se alargaría unos meses más en el Extremo Oriente. Hasta que dos bombas atómicas convencieron a los japoneses de que lo mejor era rendirse. Cinco años y medio de horror, muerte y destrucción llegaban a su fin en Reims, y el Viejo Continente volvía a respirar paz. Y ahí seguimos, aunque de cuando en cuando llegue alguna vaharada maloliente en forma de escamaruza o guerra, directamente. No aprendemos.

La echada para delante, Juana de Arco, una soñadora para algunos, una mujer que estaba más para allá que para acá según otros; y en general, una mujer con un par, bien puestos. Al frente de 5.000 hombres se lanzó a la conquista de Orleans tal que hoy hace 586 años. Y se apoderó del acceso de la ciudad aun siendo herida de gravedad en el hombro izquierdo por una flecha inglesa. Su tropa tomará la ciudad al día siguiente, lo que allanará el camino del delfín Carlos como nuevo rey de Francia. Luego la quemarían viva en la hoguera en Ruán. Por hereje y apóstata, entre otra cosas. No aprendemos, de nuevo.

Y el mito, una actriz. María Eva Duarte. De Los Toldos, provincia de Buenos Aires. Hoy se cumplen 96 años de su nacimiento. Alcanzó cierto renombre en el teatro, en el radioteatro y también en el cine. La señora de Pérez, con la compañía de José Franco y Joaquín de Vedia, donde tenía un papel de cuatro palabras, Cada casa es un mundo y La dama, el caballero y el ladrón. Eso, en teatro. En el cine, La carga de los valientes, El más infeliz del pueblo y Una novia en apuros. En 1944 conoció a Juan Domingo Perón, con el que contrajo matrimonio en 1945. Al año siguiente se convertiría en la primera dama argentina. Su tumba se encuentra en el Cementerio de La Recoleta de Buenos Aires. Un homenaje perpetuo. Para verla.

Y un par de apuntes para acabar. Hace 109 años falleció Antonio Salieri, compositor de óperas. Sí, el de la cara de estreñido de Amadeus, maravillosamente interpretado por F. Murray Abraham; y también nacieron Tchaikovksy, que siempre mostró su predilección por el que decían que era rival de Salieri, otro compositor apellidado Mozart, y Rabindranath Tagore, poeta bengalí de nombre muy prosaico. Una magdalena en la boca y a pronunciarlo tres veces. A ver si hay cojones.

Deje un comentario