Marcelo Colombini. La nueva novela negra argentina. |
Portada » Cultura » Marcelo Colombini. La nueva novela negra argentina.

Marcelo Colombini. La nueva novela negra argentina.

Por Alonso Barán , 24 Marzo, 2015

Hoy quiero presentarles a Marcelo Colombini, un escritor de gran talento cuya literatura ha cruzado el océano para llegar hasta nosotros. La obra de Marcelo Colombini ha sido calificada, entre cosas buenas, como “la nueva novela negra argentina”. No es de extrañar, pues su libro VIOLENCIA MUDA aúna intriga y reflexión sobre la naturaleza humana, sin olvidar un estilo narrativo ágil y con numerosos nudos de trama y giros imprevistos.
Pueden encontrar el libro VIOLENCIA MUDA publicado en papel por Divalentis Editorial y también en versión Kindle en Amazon y también en e-book en la página http://divalentis.es.

VIOLENCIA_MUDA_portada_demoQuerido lector, lo mejor es que lea el libro y disfrute de esa gran narración, pero antes le ofrezco la oportunidad de escuchar a su autor. Un lujo, desde mi punto de vista.
Hola, Marcelo.  Tu libro VIOLENCIA MUDA, háblanos de cómo surgió esta idea y qué objetivos consideras que has cumplido tras su escritura.

La idea de Violencia muda surgió por varios motivos, el primero, y más importante, es el hecho de que mi experiencia de vida me demostró que la violencia proviene de diferentes estados de ánimos, que pueden, o no controlarse, los asesinos, de hecho, no sólo no los controlan, sino que los llevan a la práctica, a veces, reincidentemente. A más que de la fórmula matemática en la mente de un criminal, el hecho de que habrá, al menos una víctima, unas pruebas, uno o varios sospechosos, no me pasa a mí, como sí le pasa a Patricia Highmith (autora, entre una enormidad de novelas, de Extraños en un tren, quien partía de la causa de una muerte y elaboraba a partir de ahí). En mi caso partí de la relación hombre-mujer. Tanto como esposos, amantes, triángulos llamados normales, triángulos secretamente ilícitos por sus características. Surgen también relaciones alternativas como las de los travestis y las lesbianas, entre sí, caso muy poco visto en la realidad: el hecho de que un hombre vestido de mujer se vea atraído por una mujer, por más masculina que esta sea. En relación a los objetivos cumplidos, es difícil hablar de ello, porque la lectura la completa el lector, y están, finalmente, en su psique, la sucesión de causas y efectos, es decir de objetivos. Pero, desde lo objetivo, hablando de objetivos, creo haber creado personajes de carne y hueso, que sienten dolor, alegría, amor, odio, melancolía, y lo demuestran, incluido el detective que narra la historia, quien padece debilidades y fortalezas de las que hablaré más adelante, y utiliza esas mismas debilidades, ayudado por una Watson femenina, a resolver el caso. Otro de los puntos es la poeticidad de las escenas de acción, no basadas, exactamente en metáforas, sino en el Verbo, ese mismo Verbo, que hace nutrir a toda obra literaria verdaderamente sentida desde las entrañas.

marcello foto oficial correccion_recortada
¿Qué virtudes tiene Violencia muda que no tienen otras novelas tuyas?

A lo largo de los años, mi oído se ha ido puliendo, mi memoria ha ido almacenando la forma de hablar de la gente, los conflictos, las alegrías, los pequeñamente fugaces momentos de felicidad que los movilizaban. La pregunta me obliga a dejar la falsa humildad de lado. Contestaré, en parte, con un fragmento de una reseña que la escritora Anna Donner, de Montevideo, Uruguay, hizo de Violencia muda “[…] a través del hilo conductor de un personaje (Julián Cánovas), Colombini logra como autor crear historias paralelas, historias que parecen nada tener que ver entre sí pero como desmenuzando un ovillo de pronto todas terminan relacionadas y existe un punto muy claro en común. Por otro lado, a través de este entramado tan particular, interpeló el tema de la sexualidad y sus miles de variantes. ¿Qué pasa por la cabeza de un homosexual? Una novela que pone luz en temas de los cuales nadie se anima a hablar en esta sociedad en su mayor parte, al menos en Latinoamérica, homófoba e injusta. El suspenso lo consiguió logrando mantener al lector en vilo hasta el final. ¿Hasta dónde es capaz de llegar alguien que reprime la violencia? ¿Qué sucede si ya no lo consigue? Un paseo por la psiquis humana que revela que todos tenemos un costado sublime y otro miserable”.

 
¿Es un texto de fácil o difícil lectura para el público en general? ¿Está preparado para hacer una adaptación al cine?

Es un texto fluido, ágil, con una línea argumental sólida, apoyada en una gran tensión dramática lanzada desde personajes que ganan un lugar en la atención del lector; personajes construidos con un material psicológico que se diferencia de lo convencional, sin provocar distanciamiento alguno. En todos ellos, sobre todo en el protagonista, Julián Cánovas, hay una violencia que busca ser sublimada: violencia en el sentido de quebrantar y violar, vaciar y descontextualizar, mostrar fisuras que buscan remediarse en la utopía. De los distintos perfiles y objetivos de los personajes surgen, en varios pasajes de la novela, situaciones que rozan el humor.
A través de una estructura de cajas chinas, la escritura se vuelve más cruda y más realista a través de la trama.
Hay en estas páginas una violencia extraña, llena de contrastes tonales y de sorpresivas paradojas.

Por momentos, el suspense se suprime engañosamente y da la sensación de que todo puede llegar a funcionar en armonía, sin violencia, hasta que acontece un hecho alarmante: la muerte de un personaje secundario que origina un audaz giro imprevisto.
La influencia del Nouveau Roman me llevó a la creación de escenarios de gran visualidad y verosimilitud, pero con la economía de lenguaje de las historias minimalistas.
Los diálogos están construidos desde individualidades bien diferenciadas, trabajo propio de los dialoguistas, lo que se refuerza con el certero punto de vista de un narrador en primera persona que siente y padece la historia con intensidad.
Julián Cánovas, detective privado, escritor, ex policía, seguirá siendo conocido en más profundidad en las otras 4 novelas de la Saga Cánovas, en todo el mundo, gracias al método de compra del e-book, a través de internet, desde cualquier pueblo o ciudad del mundo todo.
La historia de Violencia muda cierra en sí misma, como una obra individual, y podría hacerse una adaptación al cine de ella por sí misma, y, llegado el caso de haber la posibilidad, hay cuatro tomos más, el segundo está por salir en España primero en soporte de papel, y los siguientes ya están escritos.

Gracias por antenderme, Marcelo.

Gracias a ti, Alonso. Me despido de ustedes, lectores de El Cotidiano, y les recomiendo, con el corazón y el intelecto, la lectura de Violencia muda.

Deje un comentario