Madre e hijo, de Calin Peter Netzer |
Portada » Cultura » Cine » Madre e hijo, de Calin Peter Netzer

Madre e hijo, de Calin Peter Netzer

Por José Luis Muñoz , 1 Junio, 2014

MADREDe Rumania nos llega una cinematografía descarnada—4 meses, 3 semanas, 2 días de Cristian Mungiu, por ejemplo— que nos habla de un país gris salido, con no muy bien pie, del socialismo después de una revolución cruenta contra Ceasescu, que no acaba de levantar cabeza.

Madre e hijo, de Calin Peter Netzer, cuenta la asfixiante  relación de una madre posesiva que pertenece a la elite del país, la arquitecta Cornelia (Luminita Gheorghiu) de 60 años, y su hijo Barbu (Bogdan Dumitrache) de 34, un tipo mediocre, apático  y absolutamente gris que trata de distanciarse de su madre en compañía de su novia. Cuando, en un fortuito accidente de tráfico, Barbu atropella porque circula a mucho más velocidad de la permitida, a un niño de etnia gitana que muere a causa del accidente, Cornelia removerá cielos y tierra, e incluso se humillará ante los padres del niño muerto, para evitar que su hijo Barbu vaya a la cárcel.

Calin Peter Netzer, en un ejercicio casi bressoniano, desnuda a sus personajes de cualquier atributo positivo y nos cuenta ese denso drama familiar casi como si fuera un documental. Que con tan pocos carismáticos personajes centrales y una estética deliberadamente feísta consiga captar el interés del espectador es un mérito considerable del director rumano. Madre e hijo habla de ese amor de madre hacia hijo, casi nunca correspondido en intensidad, y lo hace dotando de cierta grandeza a un personaje hosco y frío como es Cornelia. Si ambos acaban envueltos en llanto no es por el mal irreparable que ha causado Barbu, sino porque ese accidente mortal forja una nueva unión familiar y crea una deuda. Barbu no se libra de su madre, la sigue necesitando a pesar de su demanda de independencia.

Rodada bajo el método dogma—sin más música que la de ambiente, montaje directo, desnudez formal, primeros planos y muchos silencios—, la morosidad con la que discurre la película y la escasa empatía que producen sus protagonistas, así como unos molestos barridos de los que el director abusa, lastran esta Madre e hijo deliberadamente árida que, además de centrarse en unas relaciones familiares casi patológicas—el hijo sufre un profundo complejo de Edipo que la madre alimenta—critica la corrupción imperante en el sistema policial y judicial de Rumania—Cornelia utiliza a todos sus conocidos y no duda en sobornar con dinero para que los testigos cambien sus declaraciones—, proclive a inclinarse hacia el más fuerte socialmente hablando.

 

Título original: Pozitia copilului
País: Rumanía
Año de producción: 2013
Duración: 112 minutos
Director: Calin Peter Netzer
Estreno en España: 23/05/2014

Deje un comentario