Los Tyrakis: una crónica familiar griega para conocer sus sucesos |
Portada » Columnistas » Los Tyrakis: una crónica familiar griega para conocer sus sucesos

Los Tyrakis: una crónica familiar griega para conocer sus sucesos

Por Esther López García , 10 Mayo, 2016

Los autores del libro Los Tyrakis (Galaxia Gutenberg, marzo 2016), Ana R. Cañil y Joaquín Estefanía, profundizan para el Cotidiano sobre esta saga familiar griega que ha surcado a través de diferentes ocupaciones.

LOS TYRAKIS

¿Sentisteis miedo o pánico en escoger a la familia Tyrakis para mostrar el laboratorio en el que se ha convertido/han convertido el país griego?

Miedo no. Encontramos a alguno de los hermanos Tyrakis porque hablan español -emigraron a Argentina una parte de ellos- mientras cubríamos los acontecimientos de Grecia, tanto el referéndum como el corralito. Al hablar de su madre, que iba a votar que no en el referéndum y que era una persona mayor, muy luchadora, pedimos conocerla.

¿Cómo es el carácter de esta saga griega?, ¿comparten lugares comunes sus miembros?

Son una familia de nueve hermanos, con trayectorias y vidas diferentes, pero muy normales, clase media en la sociedad griega y muy parecidos a nosotros, los españoles. Comparten su infancia, dura con un padre sacerdote ortodoxo, muy exigente y enfermo, lo que transmitió a todos un importante afán de superación.

¿En qué falsos clichés se pueden caer explicando una tragedia griega como la de los Tyrakis?

Si por clichés os referís a ideas de que los griegos han vivido por encima de sus posibilidades, lema muy extendido para explicar la crisis y las medidas de austeridad, los hermanos Tyrakis y su madre encarnan la clase media, pura y dura, que lo más que aspiraba era a tener trabajos dignos y vivienda. Han pagado los platos rotos de la austeridad y la corrupción y muchos de ellos ya ni son clase media, han bajado de peldaño. Clase baja y con apuros.

Hacéis mención de la analogía, citando al intelectual Jose María Ridao, entre el personaje principal de La letra escarlata de Nathaniel Hawthorne y la consideración por parte de los otros estados miembros de la UE hacia Grecia. Los medios de comunicación han salpimentado también en el tratamiento inclusivo PIGS hacia Grecia. ¿Un cambio de tratamiento por parte de la prensa es posible?

Los medios de comunicación hablan de PIGS sobre Grecia, España Portugal o Italia, pero son los medios anglosajones. Es difícil que los medios de los países PIGS puedan hacer cambiar de opinión a los del Norte, aunque como en todo, siempre hay analistas que tienen miradas más amplias en cada publicación. Estos días asistimos a un acontecimiento que ha costado ocho años y mucha gente que se queda en el camino, al fin reconocen que el pago de la deuda griega -como pasará con la italiana o la española- es imposible en los plazos establecidos. Y cuando tu asfixias al deudor y le quitas todo lo que tiene para que pueda recuperarse, es imposible que pueda saldar nunca esa deuda.

¿Qué tipo de democracia hace uso en sus políticas la izquierda radical Griega, en términos del escritor Pedro Olalla, cuando suprime las reducciones del 30%, como esbozan en el libro, y vuelve a instaurar las tarifas sobre el valor añadido en las islas del Mar Egeo (del 6%, 13% y el 23%) principalmente en Santorini, Míkonos, Rodas, Naxos, Paros y Skiathos?

La democracia que les imponen desde Bruselas, una democracia tutelada por el poder económico y los cuatro miembros de la antigua troika. El FMI está logrando cambiar la idea, pero lentamente. Lo mismo que en España, las normas desde la UE obligan a los gobiernos a aparcar sus programas y cumplir con los objetivos económicos.

Ana R. Cañil y Joaquín Estefanía

(C) Galaxia Gutenberg

Los estómagos aullando, el patetismo de no poder compartir ni verbalizar la hambruna, la misma muda limpia antes y poco después de los años de ocupación, la tiranía paterna, el contexto cambiante y cíclico al mismo tiempo, la muerte de uno de sus hermanos. ¿Cuál ha sido la camisa de fuerza dorada para la familia Tirakis?

Los Tyrakis, pese a sus circunstancias con un padre enfermo, han vivido las mismas dificultades que la media de las familias griegas de después de la Segunda Guerra Mundial. De hecho, precisamente ellos se han preguntado por qué habían sido escogidos para protagonizar un libro, si son como tantas y tantas familias de su alrededor.

¿Creen que los hijos de Tirakis han vivido sin desprenderse de su abnegación?, ¿qué papel ha jugado el determinismo social en el devenir de sus vidas?

Es evidente que si hubieran sido hijos de un armador griego lo hubieran tenido más fácil, al menos económicamente. Pero ni se auto-compadecen ni se sienten víctimas de nadie. El lema del clan Tyrakis es que ellos siempre crecieron en crisis. No era nada fácil alimentar y sacar adelante a nueve bocas. Esa red es la que les hace ahora acudir en apoyo unos de otros, desde que estalló la crisis.

¿Son los griegos refugiados en su propio país?

Los chinos están comprando una parte de Grecia, (El Pireo, islas), como antes hicieron otros ricos americanos o rusos, pero los griegos siempre serán dueños de Grecia. Ni las invasiones romanas, turcas, venecianas o los nazis lograron hacerles refugiados. Basta leer a sus escritores, a los muchos, muchísimos intelectuales que se proyectan y estudiaron a fondo Grecia y repasar su historia para saber que es un error creer que alguien les va a doblegar.

Como remarcan en el libro, más de 235 kilómetros de vallas y fronteras existen en el espacio europeo en el que naufragan la movilidad de las gentes que, según su tesis, serán pieza clave en la estimulación de la economía. ¿Cómo creen que va a ser posible si filtros políticos reducen la entrada de refugiados para 2016 a 17.680? ¿Estamos preparados para un traslado masivo de 7 millones de personas?

Al menos no están preparados los gobiernos de la UE, que han acabado con el concepto de Europa culminando con la miserable respuesta dada a una crisis humana -es humana ya más que humanitaria- como la de los refugiados. Como en otras muchas ocasiones, la sociedad civil, los griegos primero y las ONG del mundo, van muy por delante de la ceguera y el cortoplacismo electoralista de la clase política de la Unión Europea.

¿Qué compromiso moral tenemos para con Grecia?

Allá con la conciencia de cada uno de nosotros. Fue lo que nos contestó un corresponsal de la TV griega cuando rodaba el hambre y la situación de los refugiados en El Pireo y a los jubilados griegos que les traían comida o les ofrecían sus casas. Le dijimos que en España no había ni veinte refugiados, (18) y contestó eso: Allá ustedes y su conciencia como personas y país.

(c) Galaxia Gutenberg

(C) Galaxia Gutenberg

Deje un comentario