Portada » Columnistas » Los nuevos faraones

Los nuevos faraones

Por Alicia Ibarra Gámez , 13 julio, 2014

Reuters

A principios de esta semana conocíamos una noticia sobre Dubái: la construcción de Mall of the World, el centro comercial más grande del mundo. Aun no tiene fecha de inauguración, pero contará con una superficie de más de 740.000 metros cuadrados y capacidad para recibir a 180 millones de visitantes al año. Un sin fin de parques de juegos, zonas de teatros, centros médicos y oficinas turísticas vinculadas con más de 100 hoteles. También dispondrá de la sala de congresos más grande de Oriente Medio, un salón de bodas y un aparcamiento con capacidad para 50.000 vehículos.

Sin embargo, pocos medios reflejaban la cruda realidad que hay detrás de este proyecto faraónico: una mano de obra a precio de saldo. Filipinos, indios o pakistaníes son los peones, el último eslabón de la cadena, una población pobre que trabaja de sol a sol en este imperio de los Emiratos Árabes Unidos. La mayoría de ellos son hombres entre los 20 y los 47 años, que vienen de otros países -con visados de dudosa validez legal- para trabajar en los gigantescos rascacielos, que magnates y jeques deciden poner en pie.

Según diferentes Organizaciones, vienen engañados, con la promesa de un futuro mejor. Cuando llegan se encuentran con un trabajo precario, con pasaportes caducados o requisados y totalmente desamparados ante la ley. La mayoría de ellos viven en pabellones a las afueras de la ciudad, donde tienen que compartir espacio con cientos de personas en su misma situación. Poseen un salario -si es que les pagan- que no les llega ni para comer y muchos de ellos acuden a casas de beneficencia. Si faltan al trabajo o hacen algún tipo de reivindicación, son expulsados del país.

Aidan McQuade, director de Anti Slavery International explica en una entrevista a la BBC cómo se ha construido el poderoso imperio de los rascacielos. Define a los jeques árabes como «esclavistas» que usan el complejo entramado de las leyes de inmigración para atrapar a los obreros en Dubái. Organizaciones como esta denuncian la situación en la costa del golfo Pérsico y piden soluciones a lo que consideran ya «un nuevo modelo de esclavitud«. El Parlamento Europeo envió una resolución, en octubre de 2012, pidiendo a los Emiratos Árabes Unidos que respetara los derechos humanos y las libertades fundamentales. Acciones internacionales que, una vez más, caen en saco roto.

Lejos de encontrar información sobre esta situación o medidas contundentes que se vayan a llevar a cabo, sólo he leído en la sección económica y de inversión de los periódicos la noticia sobre el Mall of the World. Esta bien saber que se va a construir el mayor centro comercial del mundo pero, ¿es lo más importante que está sucediendo en Dubái?

Deje un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.