LOS BANQUEROS ¿ENSEÑAN? EDUCACIÓN FINANCIERA A ESTUDIANTES DE E.S.O. |
Portada » Social » LOS BANQUEROS ¿ENSEÑAN? EDUCACIÓN FINANCIERA A ESTUDIANTES DE E.S.O.

LOS BANQUEROS ¿ENSEÑAN? EDUCACIÓN FINANCIERA A ESTUDIANTES DE E.S.O.

Por Agustín Ramírez , 17 Marzo, 2015

Hace unos días sucedió que el presidente de la patronal bancaria, varios consejeros delegados y algún presidente de los grandes bancos españoles –pequeños, la verdad, ya casi ni quedan- han visitado las instalaciones de un instituto privado de Madrid para enseñar a los alumnos educación financiera.

Esta idea es de un humor negro y un maniqueísmo que demuestra que el poder financiero no tiene límites. Tras la apariencia de explicar que no hay que gastar más de lo que se tiene, que hay que ahorrar pensando en el futuro -explícitamente se habló de la jubilación contratada con entidades privadas pues la pública no va a dar para casi nada-  y de explicar que cuanto más beneficio se quiere obtener en una inversión –y aquí si se explayaron en todas las variedades que su negra inteligencia ha inventado- más riesgo se va a correr, estos próceres de la banca lo que están es sembrando la semilla, y en buenos campos lo hacen, de que los bancos son buena gente que se dedica a ayudar a las familias y que la imagen tan nefasta que se tiene de ellos en mi humilde opinión ganada a pulso y con todo merecimiento, no se corresponde con la realidad y hay que empezar a combatirla desde abajo.

Siendo gente tan inteligente y que ocupa un lugar tan alto en la sociedad ¿cómo se les iba a ocurrir compartir y contrastar sus enseñanzas con la otra cara de la moneda del sector bancario, con los clientes que día a día ven como se les cobran comisiones por mantenimiento de cuentas y gastos de correo, con los desahuciados de sus pisos por no poder pagar algunas letras como consecuencia de la crisis, con los que han visto desaparecer sus ahorros por hacerles caso y confiando en ellos contratar productos –entre tóxicos y mortales- como las preferentes y las subordinadas, con los que se ven con reclamaciones desorbitadas por no haberles explicado o haberles ocultado la letra pequeña de los contratos, con los que se han visto afectados por las clausulas-suelo en los préstamos hipotecarios? Esa parte de su negocio no se explica, ellos para sí mismos lo llaman valores añadidos o ¡vaya usted a saber!

Pues habría que hacer otra campaña para explicar a esos mismos alumnos y al resto, la realidad de lo que es y significa la banca.

Habría que explicar que cuando un banco se queda con un piso, mayoritariamente, deja de pagar los gastos de comunidad y esa deuda, hasta que se liquide, si se liquida, se la pasan al resto de vecinos.

Habría que explicar que cuando un banco vende sus pisos vacíos o con inquilinos, con demasiada frecuencia lo hace a los bien llamados “fondos buitre” a un precio ridículo para que estas aves carroñeras de las finanzas aprieten las tuercas a los inquilinos y les impongan unas condiciones leoninas e impagables que puedan permitir ventas especulativas posteriores, luciendo sus beneficios como una gestión de mercado espléndida y después meter ese beneficio en la rueda de empresas que terminan en paraísos fiscales y no pagando impuestos.

Habría que explicar que esos mismo bancos tienen delegaciones en paraísos fiscales y que ellos, si se atreviesen, dirían que el único objetivo es no pagar impuestos y dar más beneficios a los dueños de los bancos.

Habría que explicar que esos mismos bancos cuando concedían préstamos hipotecarios tasaban el inmueble a un precio superior al real, no solo para obtener mayores intereses durante la vida del préstamo, sino que de esta manera cuando hubiese que ejecutar el desahucio de un posible moroso –independientemente de las causas que motivasen la morosidad- la deuda contraída con el banco fuese mayor, casi inacabable, y estuviera siempre en deuda permanente con ellos y, claro, la dación en pago es algo que puede perjudicar tanto la cuenta de resultados, que mejor, ni tocarla.

Habría que explicar que los bancos son esas organizaciones que intervienen en la especulación con los alimentos y las materias primas, haciendo del hambre un negocio para el que come todos los días, a costa de que quien trabaja la tierra se pueda quedar sin comer.

Habría que explicar que los bancos son esas organizaciones que reciben dinero del Banco Central Europeo a un tipo de interés casi simbólico para utilizarlo, no en dar créditos a las empresas, pymes y familias y ayudar a reactivar la economía, sino para comprar deuda del Estado a tipos de interés “generosos” y, de esta manera, ellos obtienen beneficios los cuales pagamos los ciudadanos con el incremento de la deuda pública por los intereses comprometidos; de esta manera, ejercen una presión sobre el poder político para que éste tome decisiones que nunca puedan perjudicar su negocio y, en demasiadas ocasiones, solo a ellos favorezca. Incluso, cuando el dinero recibido es mayor que el utilizado tienen la desfachatez de depositarlo en mismo BCE ¡pagando por ello! Admirable no, lo contrario.

En definitiva, no hace falta seguir con más ejemplos, mejor volvamos a la Historia y recordemos lo que el tercer presidente de los Estados Unidos, Thomas Jefferson, escribió en 1802: “Pienso que las entidades bancarias son más peligrosas para nuestras libertades que todos los ejércitos listos para el combate. Si el pueblo estadounidense permite un día que los bancos privados controlen su moneda, los bancos privados, y todas las entidades que florecerán en torno a ellos, privarán a los ciudadanos de lo que les pertenece, primero con la inflación y más tarde con la recesión, hasta que sus hijos se despierten, sin casa y sin techo, sobre la tierra que sus padres conquistaron”. ¿Les habrán comentado algo de lo que dijo Jefferson a los alumnos a los que pretender instruir o manipular?

Deje un comentario