Libros y madrugones |
Portada » Historias Cotidianas » Libros y madrugones

Libros y madrugones

Por Anna Genovés , 8 septiembre, 2015

1Cada país afronta la vuelta al cole en una época del año. Pero todo hijo de vecino, soporta una especie de depresión post-vacacional tras descansar unas semanas, o incluso meses, de las obligaciones habituales.

En España, sucede durante estas fechas… El otoño trae consigo la cuesta de septiembre y unos desajustes psicológicos evidentes no solo en adultos: los niños los sufren igualmente. Todos necesitamos un tiempo para acoplarnos a nuestras obligaciones cotidianas. Por otro lado, los cambios de temperatura con la consabida bajado de luz, el exceso de ruido y los atascos de tráfico, el desembolso económico de las matriculas escolares y sus muchos etcéteras (libros, uniformes, mochilas, clases de repaso, comedor, transporte escolar, actividades extraescolares…) y, cómo no, los madrugones después del periodo de asueto más largo del año, hacen mella en el más pintado de los hombres, mujeres y niños. Es conveniente ajustarse a los nuevos horarios unas jornadas antes.

La psicóloga, Silvia Álava, dice: «Es normal que al volver de las vacaciones la gente se sienta triste y apática; las personas no somos máquinas, y notamos el cambio al reincorporarnos a nuestras actividades diarias con una agenda repleta de obligaciones. Los niños también necesitan un pequeño periodo de adaptación, para retomar sus costumbres habituales, sus horarios de descanso, y desacelerar el ritmo vacacional».

4Los mayores debemos practicar con el ejemplo y hacer todo lo que esté en nuestras manos, para auxiliar a los más pequeños. ¿Cómo? Por ejemplo, acompañándolos a que vean los colegios y conozcan a sus profes, haciendo hincapié en lo mucho que se juega durante el recreo y en los amiguitos que conocerán; motivarles leyéndoles cuentos relacionados con el tema: tienen que ilusionarse con la vuelta al cole, no agobiarse. Hay que remarcar los aspectos positivos de la nueva etapa escolar y sus actividades: pintar, jugar, hacer fichas, aprender cosas nuevas… Y algo muy importante: enseñarles que las actividades extraescolares son una prolongación del colegio. Los niños tienen que aprender pasándoselo bien, debemos conocer qué les gusta de verdad a nuestros hijos. No vale agobiarlos en demasía para que lleguen a casa rendidos y no molesten…

Los papás también deben prepararse para la nueva etapa; por un lado, te distancias de los hijos más horas de lo normal. Por otro, está el desembolso económico. Los primeros días, resultarán difíciles para todos: los niños, de la edad que sea, se quedan en un entorno desconocido en el que no puedes protegerles. Debemos ser fuertes pero flexibles, mostrándoles cariño y comprensión. Además, las despedidas deberán ser breves y las recogidas, puntuales. En unos días, la vuelta al cole, se convertirá en un ritual agradable y cotidiano para toda la familia.

Con respecto al gasto económico, el español desembolsa una media de 334€ por niño en la temida cuesta de septiembre. Los costes varían según la edad de los hijos y el colegio. Pero, si algo está claro, es que una buena planificación, ayuda a la economía. Hay muchos métodos:

  1. Reutilizar libros.
  2. Comparar precios y elegir los comercios más asequibles.
  3. Evitar duplicación de material escolar.
  4. Compartir trasporte privado con otros papás.
  5. Trueque de uniformes a través de los AMPA.
  6. Utilización de promociones 2×1 o similares.
  7. Planificar gastos con antelación y no dejar las compras para última hora.
  8. Solicitar becas siempre que sea posible.
  9. Posibilidad de que el niño lleve tupper con la comida de casa.

2¡Ánimo papis! Si pones en funcionamiento la imaginación, seguro que ahorras. Todo es válido para afrontar la cuesta de septiembre.

©Anna Genovés

Blog de la autora

Deje un comentario