Las sombras de Rivera |
Portada » Columnistas » Las sombras de Rivera

Las sombras de Rivera

Por Yolanda Larrea Sánchez , 7 diciembre, 2015

albert-rivera-en-una-conferencia-

Es el yerno de España. El hombre que copa toda la actualidad. Su campaña empezó hace mucho, y los sondeos lo alzan como baza fundamental en las elecciones del 20D. Albert Rivera es la cara más amable del partido naranja pero, seguramente, el ciudadano de a pie, de medidas puramente políticas y sociales, poco sabe.

Ciudadanos nació en 2006. Desde la elección del color naranja de su logo, intentan ya abarcar al mayor espectro de votantes: ni el rojo socialista ni el azul del PP, aunque más cercano cromáticamente al primero pues, ya se sabe del desprestigio actual de todo lo que huela a la derecha más casposa.  No sorprende por tanto que, en las múltiples intervenciones de su portavoz, no se haga mención de que Albert formó parte de las juventudes del PP durante 3 años y 7 meses. Tampoco se menciona que, ya en las elecciones al Parlamento Europeo de 2009, se presentó junto a Libertas con el nombre de ‘Libertas-Ciudadanos de España’. Su cabeza de lista fue Miguel Durán, quien fue relacionado con un presunto delito fiscal del que posteriormente fue absuelto. En su momento, Libertas fue catalogado como partido xenófobo y de ultraderecha.

Muchos se preguntan qué propone en líneas generales el partido de Albert Rivera. Propone, ante todo, muchas ambigüedades y algunos aciertos que también pueden estar bajo la lupa:

En materia laboral, proponen el contrato laboral único, que ha recibido bastantes críticas al poder conllevar la perpetuación de la precariedad laboral, pues supondría que a la empresa le saldría mucho más barato el despido del trabajador. A nivel de impuestos, propone una bajada del IRPF de hasta el 3%, que haría que la cuota a pagar fuese un poco inferior a la que presupone el Partido Popular para el 2016. Sin embargo, quiere que solo existan dos tipos de IVA: uno general al 18% y uno reducido al 7%, en el que se incluirá a la cultura . En este último pasarían a incluirse aquellos artículos de primera necesidad que tenían el tipo superreducido al 4%. Así, una barra de pan o un brik de leche serán más caros. Esto también afectará al precio de libros y periódicos en formato papel que, si ya vivían una fuerte crisis, si gobierna Ciudadanos verán cómo el número de ventas sigue cayendo, lo que podría influir de forma directa en la ya maltrecha situación laboral de aquellos que desarrollan su carrera profesional en estos ámbitos. Esta subida del IVA también afectaría a los medicamentos y a determinados productos farmaceúticos. De esta forma el Sintrom o el Paracetamol pasarán del 4% al 7%. De esta medida se deduce que aquellos servicios que tributan al 10%, exceptuando los que tienen que ver con la hostelería, tributarán según el tipo general, es decir, al 18%. Esta subida afectará al precio del agua (sí, el agua) o el transporte. Proporcionalmente, quizá si usted quiere mantener los mismos gastos, deberá empezar a pensar en que debe ducharse menos y puede fumar más. Asimismo, dejará de subvencionar el cine, pero no los toros que, como ya sabemos, el lleno absoluto de las plazas proporciona innumerables ganancias al Estado, sin omitir la gran labor ética que conlleva cada estocada en la médula de los astados.

Ironías aparte, Ciudadanos también defiende medidas que causan posiciones encontradas, no solo políticas sino, sobre todo, a nivel moral. Pretende la retirada de la tarjeta sanitaria a los inmigrantes que se encuentren en situación irregular. Ni siquiera creerían en la posibilidad de que exista una tarjeta especial, como ya ha propuesto Cifuentes en la Comunidad de Madrid. Sorprendentemente, según ‘Médicos del Mundo‘, esto incrementaría los gastos puesto que “muchas personas excluidas terminan utilizando la asistencia sanitaria únicamente cuando su situación sanitaria está seriamente comprometida, circunstancia que..eleva los gastos de asistencia”. Continuando con la Sanidad, Ciudadanos considera que el Sistema Nacional de Salud ha de financiarse exclusivamente por impuestos. Sin embargo, pocos meses atrás sus responsables barajaban la posibilidad de introducir copagos en atención primaria y urgencias.

Lo que sí parecen tener claro es el deseo de regeneración política y su pacto contra la corrupción. Tanto es así que en su programa pretende que los imputados (que no es sinónimo de culpable, oiga) no puedan ir en ninguna lista electoral. Su fuerte compromiso no fue tal en 2014, cuando Jordi Cañas fue investigado por un presunto delito de fraude fiscal. Éste fue recolocado por Ciudadanos como asesor en el Parlamento Europeo y, como todos sabemos, tampoco les importaron las imputaciones del PSOE de Andalucía a la hora de poder pactar con ellos y tocar el poder. Este aparente énfasis en la regeneración va de la mano con una medida que ha de tenerse en cuenta: la racionalización de las Instituciones. Albert y los suyos proponen suprimir el Consejo General del Poder Judicial. Éste sería sustituido por un juez y dos adjuntos. La intención sería despolitizarlo, lo cual choca con el hecho de que dicho presidente tendría que ser elegido por mayoría en el Congreso, nunca de forma proporcional. Del mismo modo, también propone suprimir el Senado. ¿Adivinan de dónde sacaron la idea? Sí, de UPyD. Si su medida estrella ya fue dicha por otros y ha tenido mucha mayor visibilidad que ellos, quizá es que el emisor tiene mucha más importancia que el propio mensaje. Ya se sabe: Lo que no se conoce, lo que se transmite, es como si nunca hubiese existido.

Si algo es cierto es que la campaña mediática de Ciudadanos ha tenido un impacto brutal, copando mucho más tiempo los programas de radio y televisión que el resto de partidos desde el momento en que el miedo ante la irrupción de Podemos se hizo una realidad. Muchas personas son las  que recelan de la vinculación del partido naranja con el Ibex 35. Y no es para menos. ‘El Mundo’ publica estos días que es el Banco Popular el que ha financiado la campaña del partido de Rivera, con un crédito de 4 millones de euros. Casualidad o no, el Banco Popular Español es una de las empresas miembro del Ibex 35. Sin poder poner en duda el buen hacer en las encuestas realizadas por Sigma Dos, resulta por lo menos llamativo que, a fecha de 30 de noviembre, los resultados de las mismas fueran bastante dispares. GAD3 y NC Report situaban a Ciudadanos como tercera fuerza y con un 17% de los votos. En cambio, Sigma Dos colocó al partido de Albert en segunda posición, y con una estimación de voto del 23%. Lo que es aún más sorprendente es que, según publicaba ‘El Confidencial’ a principios de año, Elena Sánchez Álvarez, además de ser la presidenta de Sigma Dos, es la asesora predilecta del señor Albert Rivera. Entre las múltiples técnicas de la comunicación persuasiva en política, se encuentra siempre la de intentar dar sensación de masa, de mayoría, aunque ésta no responda claramente a los dictámenes de la realidad. ¿Si todo el mundo va a votar a C’S tú no lo vas a hacer? ¿No quieres formar parte del cambio?

Elena Sánchez Álvarez es también la exmujer de Juan Costa, secretario de Estado con Rodrigo Rato. Sin embargo, pese a lo que pudiese parecer y según evidencian los últimos pasos tanto de PSOE como de Ciudadanos, la sombra del PP puede encontrarse con la soberbia del partido naranja, que ya no se vislumbra como bisagra, sino como puerta fundamental en la formación de Gobierno. Si pactase con el PP, gobernaría Rajoy, pero puede que a Rivera le ciegue el poder que sí puede alcanzar pactando con PSOE y Podemos. Un tripartito que colme las aspiraciones del yernísimo, y reedite el desaguisado de la Alcaldía de Madrid que casi acaba por trastornar a Aguirre. En abril, los naranjas aseguraban que apoyarían la lista más votada “con condiciones”. Hoy, su candidato ya avisa: “No me comprometo a que gobierne la lista más votada”.

Es verdad, Albert nunca supo nada de Kant y su imperativo categórico: “Obra de tal modo que uses a la humanidad…como fin, no como medio”. Ni autónomo, ni necesario.

3 Respuestas a Las sombras de Rivera

  1. Javier Responder

    9 diciembre, 2015 a las 1:15 am

    Los ataques se dan cuando se ve un ganador y ese es Albert Rivera, nada ni nadie va a impedir que la marea naranja cubra la mayor parte del territorio español.

  2. fernando Responder

    9 diciembre, 2015 a las 11:22 am

    ciudagramos! la gran estafa! misma mierda que el PP pero de color naranja.

  3. Javier Responder

    9 diciembre, 2015 a las 12:05 pm

    Da pena decirlo pero es el menos malo de todos.

Deje un comentario