La última llamada, de Empar Fernández |
Portada » Cultura » La última llamada, de Empar Fernández

La última llamada, de Empar Fernández

Por José Luis Muñoz , 14 Abril, 2015

Empar Fernández 1Tiene la novelista Empar Fernández un territorio propio dentro de la novela negra española que nadie le disputa: el de la novela psicológica que gira en torno al dolor sobre la pérdida. Había una pérdida en esa mujer que no bajó del avión de su anterior novela, también publicada en la colección Off Versátil que dirige David G. Panadero, y la hay en La última llamada. Empar Fernández novela en esta ocasión lo peor que le puede pasar a una familia: perder a uno de los suyos; perder a una hija, en una noche, y no saber absolutamente nada de ella; vivir en esa angustia espantosa de no saber si el ser querido está vivo o ha muerto; culparse uno a otro de esa desaparición traumática; no poder hacer el duelo y agarrarse a cualquier posibilidad, por absurda que sea, para seguir manteniendo la esperanza de encontrar a la hija desaparecida. La crónica de sucesos está repleta de estos casos.

Noemí Monteagudo desaparece tras una noche de fiesta. Hace una llamada con su teléfono móvil a su padre desde el autobús que coge, pero su padre no responde. Desde entonces el silencio y unas pesquisas policiales que no dan resultado en tres años. Un show televisivo, pilotado por una médium que asegura entrar en contacto con los muertos, abre a la familia un abanico de esperanzas de comunicarse con esa hija desaparecida a la que dan por muerta pero no encuentran.

Describe con precisión Empar Fernández el dolor que siente Julio, el padre, o Sergio Alcaide, el novio de Noemí, que busca expiar sus culpas aunque sea aguantando los golpes de éste sin responder. —No tienes derecho, cabrón. No tienes derecho. No puedes…Tú también tienes la culpa. También la tienes, hijo de puta. Ella está muerta y tú también tienes la culpa. ¿Cómo puedes pensar que mereces un hijo?, cuando se entera el padre de Noemí de que su antiguo novio ha rehecho su vida.

Sabe anclar su última novela Empar Fernández en la más rabiosa actualidad, en esta época de crisis y desahucios que nos ha tocado vivir, de rabia social a duras penas contenida y que alumbra nuevas formaciones políticas en las que muchos ponen sus esperanzas. Pero para esa familia huérfana y rota no hay bálsamo posible.

Describe con precisión la autora de La mujer que no bajó del avión el entorno familiar de Noemí Monteagudo, la protagonista ausente de la novela, la que no está en ninguna página pero sobre la que pivota toda la trama: su padre Julio, repartidor y enganchado al alcohol, más desde que la desgracia se abate sobre su entorno; su hermana Yolanda, periodista; la madre autista, desde que la desgracia se cernió sobre ellos. Describe, asimismo, con exactitud los rasgos físicos de sus personajes, porque hasta en ellos el drama hace estragos. De cerca su piel resultaba todavía más blanca, sus labios más rojos y sus ojos, oscurecidos los párpados por una sombra gris ceniza y mal emparejados, todavía más desconcertantes. Consigue la autora que el ambiente se convierta también en personaje de su dramática narración. Era una lluvia cansina, de aquellas que el cielo apenas escupe sobre las aceras y que te obliga a entornar los ojos y caminar encogido como si atravesaras un paraje salpicado de francotiradores. Y estremecernos con el ir y venir de ese padre alcoholizado que busca a su hija incluso hasta en el club Paradise de La Junquera y sería inmensamente feliz si la viera en una de las habitaciones de ese macroburdel ejerciendo la profesión más antigua del mundo.

Pero hay una historia colateral, la de la médium Samantha Damon, que distrae al lector de la absorbente trama de la novela, una historia metida dentro de la historia principal que no ayuda, sino todo lo contrario. Si la historia colateral de La mujer que no bajó del avión, el diario de esa mujer que moría en el trayecto, funcionaba y hasta llegaba a competir en interés con la trama principal del relato, en La última llamada, la lastra. Un pero a una novela, por lo demás, modélica.

Título: La última llamada
Autor: Empar Fernández
Género: negro
Editorial: Off Versátil
ISBN: 978-84-942257-5-8
Páginas: 273
Precio: 17 €

Deje un comentario